ACUERDOS POSTELECTORALES

Sémper rechaza acercar presos de ETA pero trataría la política penitenciaria con PNV

A su modo de ver, a quien debería "apretar" Urkullu es a la propia ETA, que es quien impide a sus presos reinsertarse y sigue haciendo uso de un 'frente de makos'

Foto:  Borja Semper. (Efe)
Borja Semper. (Efe)

El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, rechaza que el Ejecutivo central negocie con el PNV un acercamiento de los presos de ETA al País Vasco para allanar el camino a la investidura de Mariano Rajoy, pero sí ve posible hablar de transferir la gestión de las prisiones, cosa que está prevista en el Estatuto de Autonomía vasco.

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, Sémper se ha mostrado "sorprendido" por el hecho de que el lehendakari, Íñigo Urkullu, haya reclamado el fin de la dispersión de los presos de ETA porque, si bien "no es una reivindicación nueva" por su parte, le sorprende que sea una prioridad para él en estos momentos, cuando no lo es ni para los vascos ni para el conjunto de los españoles.

Iñigo Urkullu en un acto. (Efe)
Iñigo Urkullu en un acto. (Efe)

A su modo de ver, a quien debería "apretar" Urkullu es a la propia ETA, que es quien impide a sus presos reinsertarse y sigue haciendo uso de un 'frente de makos' para utilizarlos en su estrategia. Sémper ha subrayado que España tiene una de las legislaciones más avanzadas en materia de reinserción pero es la propia ETA quien impide a sus presos acogerse a ella para no aceptar la legalidad española.

Así, ha defendido que "la política de dispersión ha dado resultados", de manera que debe imperar el sentido común y "no se debe manosear" lo que funciona, incluyendo el mantener abiertas vías de reinserción como la llamada 'vía Nanclares', con ese u otro nombre. Y ha añadido que ahora debe ser ETA quien se mueva: "La política de dispersión empezó con ETA y acabará cuando acabe ETA", ha zanjado.

En cambio, ha explicado que la transferencia de la gestión de las prisiones al País Vasco es algo pendiente desde el Estatuto de Autonomía, así que no debería ser "ningún drama" hablar sobre ello. De hecho, ha recordado que la competencia fue "una patata caliente" para el Gobierno vasco, que no la quiso "cuando ETA mataba y ahora resulta más fácil".

En cuanto a la reclamación de que el Gobierno central acepte la reforma del Estatuto de Gernika que apruebe el Parlamento vasco, Sémper ha replicado que la Cámara autonómica lleva tres años discutiéndolo en una ponencia y no ha sido capaz de pactar un texto articulado, así que cree que no tiene sentido pedir a otros que acepten lo que ellos aún no han conseguido acordar.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios