podemos revisa su hoja de ruta

Iglesias trata de aplacar las divergencias con sus barones de cara al consejo ciudadano

Bajo la consigna de mantener viva la llama del “sí se puede” y la cohesión interna, el secretario general de Podemos ha pedido a los líderes territoriales una tregua en el consejo

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c,i), y el secretario de Organización, Pablo Echenique (c,d), durante la reunión que han mantenido hoy con los secretarios autonómicos. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c,i), y el secretario de Organización, Pablo Echenique (c,d), durante la reunión que han mantenido hoy con los secretarios autonómicos. (EFE)

Dos únicas consignas: mantener viva la llama del “sí se puede” y la cohesión interna. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reunido esta mañana a los líderes territoriales del partido durante casi dos horas para tratar de aplacar la división interna y allanar el camino para que el primer consejo ciudadano estatal tras las elecciones generales del 26-J no se convierta en un campo de batalla entre sectores. No será fácil aplacar las divergencias en medio del cruce de acusaciones entre pablistas y errejonistas que ha ido in crescendo a lo largo de toda la semana, pero al menos se intenta que el enfrentamiento no trascienda de puertas hacia afuera, evitando así desmoralizar a las bases y “regalar las armas al enemigo”.

El encuentro celebrado esta mañana en Princesa 2 se ha desarrollado con unas coordenas diferentes al cónclave del viernes con los líderes de las confluencias e IU, donde se sentaron las bases de una hoja de ruta conjunta basada en el frentismo y la recuperación de la movilización social y cultural. El objetivo en este caso era decretar una tregua interna, aplazando el actual enfrentamiento a un nuevo Vistalegre, y transmitir el nuevo argumentario elaborado por la dirección para que se difumine territorio a territirio, municipio a municipio y círculo a círculo.

Pablo Echenique, Pablo Iglesias y Juanma del Olmo, al inicio del encuentro. (EFE)
Pablo Echenique, Pablo Iglesias y Juanma del Olmo, al inicio del encuentro. (EFE)

“Existe una coincidencia de análisis, creo que habrá un notable acuerdo sobre el diagnóstico. Hay muchos elementos coincidentes y voluntad de seguir trabajando juntos. Salimos más cohesionados y con más madurez” tras el 26-J, ha declarado Pablo Iglesias a la entrada del encuentro. La solución para que los diagnósticos sobre las causas de la pérdida de apoyos no se indentifiquen con errores de uno u otro sector (la alianza con IU culpando así a los pablistas o el diseño de la campaña arremetiendo por tanto contra los errejonistas) es transitar por el carril del medio y apuntar a factores exógenos. El mensaje del miedo ha triunfado y los cerca del 1.100.000 de votos perdidos se han ido a la oposición.

La mayor parte de los líderes territoriales se han alineado con el nuevo discurso de la dirección, principalmente después de Íñigo Errejón insistiese también a los suyos en la necesidad de, al menos de momento, “ir todos a una”. De puertas hacia adentro, los afines al secretario político han defendido algunas de las líneas maestras que deben guiar el futuro del partido: federalizar la organización “para enraizar en cada territorio”, multiplicar los cuadros dirigentes a nivel territorial y fortalecer su formación, y hacer girar la movilización social defendida en el cónclave con las confluencias hacia parámetros que tengan más que ver con “una batalla cultural” que con la simple protesta callejera.

La solución para que los diagnósticos sobre las causas de la pérdida de apoyos no se indentifiquen con errores de uno u otro sector es transitar por el carril del medio y apuntar a factores exógenos

El secretario político de Podemos Euskadi, Eduardo Maura, uno de los líderes territoriales más próximos a Errejón y que gana enteros después de dirigir la campaña en la única comunidad donde la formación ha mejorado sus resultados desbancando al PNV de su histórica hegemonía, ha relativizado la causa del miedo para explicar los resultados. “Hablamos y nos hablan mucho de miedo estos días, y en principio no está mal. Pero cuidado con dar por supuesto "el miedo" como factor político fácil de comprender. Es útil recordar que hay muchas maneras de tener miedo, y muchas formas de miedo, y que de hecho algunas de ellas tienen que ver con la esperanza. Miedo y esperanza no son pasiones antagónicas”, escribía a modo de reflexión.

Para Maura, uno de los cuadros que más se opuso a la alianza con IU por considerar que no sumaría, “la pregunta crucial sigue siendo la que conduce hacia delante. Con algo de miedo quizá, pero también con esperanza, audacia, generosidad, autocrítica, mirada ancha, además de larga, y sobre todo muchas ganas de hacerlo bien todos los días de esta legislatura”.

Situación tensa y cierre de filas frágil

La esperanza a la que alude el dirigente vasco, precisamente, está presente en el argumentario del que pretende echar mano Podemos durante los próximas días y semanas. Esto es, potenciar la sensación de que los resultados siguen siendo “impresionantes” para una formación con apenas dos años y medio de vida. “Como 'Cholo' Simeone, hemos llegado a la final, tenemos la sensación de que nos merecíamos más, pero pronto habrá una nueva final”, ha afirmado Pabo Iglesias.

Pablo Iglesias: “El futuro pasa por Podemos y Unidos Podemos, nos queda mucha mili"

Mirar al futuro y valorar lo conseguido, insistir en que Podemos ha sido una pieza fundamental para cambiar el sistema de partidos políticos en España y que, tarde o temprano, acabará gobernando. “El futuro pasa por Podemos y Unidos Podemos, nos queda mucha mili”, ha avisado Iglesias, insistiendo en las metáforas futbolísticas: “No vamos a tirar la toalla después de llegar a la final de Champions”.

El terreno comienza a allanarse para que el consejo ciudadano estatal no sea tan bronco como pronosticaba el atrincheramiento y el cruce de acusaciones protagonizado durante estos días por la mayoría de miembros de la ejecutiva. Con voluntad de que no se visibilice el enfrentamiento de puertas hacia afuera, los errejonistas ha recalcado que tiene intención de seguir trabajando “codo con codo”, pero no renunciarán a defender en el consejo estatal, donde cuentan con mayoría numérica, la hoja de ruta antes mencionada.

Todo ello, insisten los afines a este sector, “siempre pensando en crecer, en los que faltan”, en alusión a una transversalidad que choca con la vía frentista de Pablo Iglesias, las confluencias e IU. La situación es tensa y el cierre de filas frágil, por lo que la ejecutiva del 9 de julio se presenta como un punto de inflexión en el breve recorrido vital de una formación que, con altibajos, ha revolucionado la vida política del país.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios