Es noticia
Menú
La 'patronal' de encuestadoras abre el gran debate sobre los sondeos electorales
  1. Elecciones Generales
LAS CONSECUENCIAS DEL 26-J

La 'patronal' de encuestadoras abre el gran debate sobre los sondeos electorales

Aneimo, que agrupa a las empresas líder del sector, va a impulsar un encuentro con otras asociaciones y empresas demoscópicas para definir una guía que regule la publicación de encuestas en los medios

Las elecciones generales del 26-J demostraron que los españoles querían premiar al PP y a Mariano Rajoy, que deseaban mantener (aunque castigando) al PSOE como segunda fuerza del país y primera en el espectro de la izquierda, que la coalición de Podemos e IU no era igual a la suma de las dos fuerzas por separado (ni mucho menos) y que Ciudadanos había perdido fuelle. Un panorama sustancialmente distinto al que pintaban todas las encuestas preelectorales, incluida la del Centro de Investigaciones Sociológicas. Incluidas las 'israelitas' del mismo domingo. Todas fallaron. Dibujaron un PP más débil de la cuenta y a un Unidos Podemos que había logrado el 'sorpasso' a los socialistas en votos y en escaños.

[Consulta todos los resultados de las elecciones generales del 26-J]

El estrepitoso fallo de los sondeos del 26-J ha suscitado un debate en los medios y también removido las aguas en el sector. Hasta el punto de que la Asociación Nacional de Empresas de Investigación de Mercados y Opinión Pública (Aneimo), la 'patronal' que aglutina a las compañías líderes del sector, va a impulsar un encuentro con otras asociaciones y firmas de estudios demoscópicos "con el fin de definir de forma precisa una guía que regule la publicación de sondeos electorales en los medios de comunicación, de forma que pueda eliminarse toda duda sobre la calidad de los mismos".

Aneimo lanza la iniciativa a través de un comunicado hecho público este viernes [aquí en PDF]. Una nota durísima en la que condena la "mala praxis" que supone la proyección de escaños con muestras insuficientes. Y en la que expresa su "preocupación" por la presencia cada vez mayor de encuestas poco consistentes.

El PP triunfa en casi todas las comunidades autónomas el 26-J

Tanto las preelectorales como las 'israelitas'

La asociación hace algunas puntualizaciones tanto sobre los sondeos preelectorales, difundidos en las semanas o días previos a la apertura de las urnas, y las encuestas a pie de urna ('exit polls' o 'israelitas'), realizadas el mismo día de los comicios con la publicación de resultados justo al cierre de los colegios electorales.

Respecto a los primeros, Aneimo recuerda que el objetivo no es "acertar o predecir el resultado final de las elecciones", sino "analizar o determinar el clima político y/o tendencias y expectativas de voto de los ciudadanos en el momento de realización de la encuesta". Como en España, por imperativo de la Ley Electoral, no se pueden publicar sondeos cinco días antes de la jornada electoral -la fecha tope para su difusión es el lunes previo a los comicios-, las empresas sólo pueden recoger y publicar las tendencias y expectativas de los votantes 10-12 días antes de las elecciones.

La asociación destaca que el cuerpo electoral es un "ser vivo" así que cualquier acontecimiento de última hora puede influir en el comportamiento electoral

El comunicado señala que es "obvio", y así ha quedado "suficientemente demostrado en el pasado", que el cuerpo electoral es un "ser vivo, por lo que cualquier acontecimiento o coyuntura de impacto sobrevenida en las jornadas previas a ese día de las elecciones puede influir de forma significativa en el comportamiento final de los ciudadanos". En el caso del 26-J, el final de la campaña estuvo dominado por las grabaciones de las reuniones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el ya destituido jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, y por el Brexit. Ambos hechos no pudieron ser medidos por las encuestas. Sólo había una mínima orientación publicada, la de los sondeos diarios de Gesop para 'El Periòdic d'Andorra', que pintaban un panorama similar al de los estudios anteriores, con un mayor acercamiento entre Unidos Podemos y PSOE.

Aneimo subraya que los sondeos preelectorales tienen "límites" en cuanto a su capacidad de análisis y de proyección, en función sobre todo de la amplitud de la muestra (el número de entrevistas efectuadas). Los sondeos difundidos entre el 15 y el 20 de junio -los últimos antes de los comicios- estaban realizados sobre una media de 1.500 entrevistas en el conjunto de España, "suficientes para poder elaborar con rigor estadístico estimaciones de votos a nivel global en términos de porcentaje, pero insuficientes desde un punto de vista metodológico para poder efectuar, con garantías técnicas, proyecciones de escaños atribuibles a las diferentes fuerzas políticas", dice el comunicado.

52 comicios distintos y a la vez

En las generales no hay una circunscripción única. El distrito es la provincia, por lo que en la práctica es como si se realizaran 52 elecciones distintas a la vez. La asociación recalca que estimar el número de diputados es un "ejercicio demoscópico que requiere de decenas de miles de entrevistas", lo que sería muy costoso. El estudio más amplio, el del CIS, se basó, para el 26-J, en 17.488 entrevistas, pero se realizó bastante antes de los comicios, entre el 4 y el 22 de mayo.

Aneimo observa con "preocupación" la inflación de encuestas "técnicamente débiles", hechas con pocos recursos y pensadas para buscar "notoriedad"

La asociación "quiere llamar la atención de la mala praxis que supone, por tanto, la realización y publicación en los medios de estimaciones de escaños a nivel estatal con muestras insuficientes. Este hecho viene sucediendo desde hace tiempo, muy especialmente en el contexto de estas recientes elecciones generales, por parte de empresas ajenas a Aneimo, y perjudica la necesaria credibilidad de este tipo de encuestas". Así, dice que observa "con preocupación" la cada vez mayor presencia de sondeos preelectorales "técnicamente débiles", a los que se destinan "pocos recursos económicos en busca quizá de la 'notoriedad' por encima de su idoneidad metodológica". O sea, que hay una inflación de encuestas en las que se busca más el titular que la pulcritud en su realización.

GAD3 y Sigma Dos reconocen fallos de análisis en sus encuestas del 26-J

El segundo asunto que aborda Aneimo son las 'israelitas', que en teoría tienen como objetivo hacer una previsión "lo más ajustada posible" a los resultados. Para el 26-J, RTVE y Forta hicieron público un sondeo de Sigma Dos en el que asignaron al PP entre 117 y 121 escaños (pescó 137); a Unidos Podemos, entre 91 y 95 (tuvo 71); al PSOE, entre 81 y 85 (logró 85), y a Ciudadanos, entre 26 y 30 (fueron 32 al final). Es decir, seguía vaticinando el 'sorpasso'. Igual que la encuesta de GAD3 para 'Abc' y Cope: 121-124 para el PP, 87-89 para Unidos Podemos, 84-86 para el PSOE y 29-32 para C's. RTVE y las teles autonómicas pagaron 280.800 euros más IVA por el estudio.

Las 'israelitas' requieren de una "gran complejidad en su diseño y desarrollo", pues precisan de despliegue de recursos humanos y un 'know how' del equipo

Las 'israelitas' no recogen expectativas o intenciones de los ciudadanos, sino "declaración del voto que acaban de emitir". Pero requieren de "una gran complejidad en su diseño y desarrollo" y precisan de un "enorme despliegue de medios humanos y recursos materiales, planificados y coordinados al máximo". Aneimo señala que es "enormemente valioso el 'know how' de la empresa y el equipo de profesionales" encargado de la realización, tanto para la gestión del operativo como para el análisis de los datos y la proyección de votos y escaños. La asociación destaca que "ninguna de las empresas integradas" en la asociación efectuó un sondeo a pie de urna el 26-J. Entre las 14 empresas asociadas, que representan al 60% del volumen de negocio del sector, se encuentran Instituto DYM -que ha pilotado los estudios para este periódico-, Ipsos, Netquest, TNS / Kantar o Análisis e Investigación.

Aneimo, que es la única 'patronal' de empresas de estudios de mercado y opinión pública -la otra 'patronal', Aedemo, agrupa a los profesionales, no a las compañías-, "considera importante y va a impulsar un encuentro con otras asociaciones y empresas demoscópicas", promete, para "definir de forma precisa una guía que regule la publicación de sondeos electorales en los medios de comunicación, de forma que pueda eliminarse toda duda sobre la calidad de los mismos".

Las elecciones generales del 26-J demostraron que los españoles querían premiar al PP y a Mariano Rajoy, que deseaban mantener (aunque castigando) al PSOE como segunda fuerza del país y primera en el espectro de la izquierda, que la coalición de Podemos e IU no era igual a la suma de las dos fuerzas por separado (ni mucho menos) y que Ciudadanos había perdido fuelle. Un panorama sustancialmente distinto al que pintaban todas las encuestas preelectorales, incluida la del Centro de Investigaciones Sociológicas. Incluidas las 'israelitas' del mismo domingo. Todas fallaron. Dibujaron un PP más débil de la cuenta y a un Unidos Podemos que había logrado el 'sorpasso' a los socialistas en votos y en escaños.

Empresas Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) Ciudadanos
El redactor recomienda