Es noticia
Menú
Iglesias descarta la hipótesis del “pucherazo electoral” alentado por parte de las bases
  1. Elecciones Generales
ELECCIONES GENERALES

Iglesias descarta la hipótesis del “pucherazo electoral” alentado por parte de las bases

El líder de Podemos excluye las teorías del fraude para explicar la pérdida de apoyos el 26-J porque “es impensable en un país como España”

Foto: Pablo Iglesias, durante una emisión del programa Fort Apache que presenta en la televisión HISPANTV.
Pablo Iglesias, durante una emisión del programa Fort Apache que presenta en la televisión HISPANTV.

El debate sobre la hipótesis de un “pucherazo electoral” ha ido engordando durante los últimos días, alimentado por comentarios en redes sociales de apoderados de Unidos Podemos que apuntan a un supuesto fraude, fotografías de actas donde no coincide el número de votos de la formación con los asignados por el Ministerio de Interior, recogidas de firmas para que se auditen los resultados del 26-J y hasta una convocatoria de protesta en la Puerta del Sol. Una teoría de la conspiración con un fuerte predicamento entre un sector de las bases, que han llegado al punto de elevar sus denuncias a medios de comunicación.

Los dirigentes de Podemos no se han quedado al margen de esta polémica introducida en la agenda mediante las redes sociales desde la misma noche electoral, siempre con la intención de negar estas teorías. Primero ha sido el portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, quien este jueves afirmaba desde su cuenta de Twitter que “en todo proceso electoral puede haber errores en mesas, pero aquí no hay pucherazo”. En su opinión, añadía, “hay un mal resultados que debemos reconocer y analizar”.

Pablo Iglesias también ha abordado de pasada el tan mentado fraude, para desacreditar a quienes lo defienden, durante el programa de debate que presenta en Fort Apache. La tertulia, centrada en el análisis de los resultados del 26-J, fue grabada durante la tarde del jueves y está previsto que se emita durante los próximos días, en cuya mesa estarán presentes Irene Montero y Jorge Vestringe. El líder de Podemos, durante la opinión que realiza para introducir el debate, excluye la hipótesis del fraude porque, dice, “es impensable en un país como España”.

El secretario general de Podemos también excluye las dos teorías más en boga durante estos días y que enfrentan a errejonistas y pablistas. Los primeros apunta como principal causa de la pérdida de casi 1.100.000 apoyos a la alianza con Izquierda Unida, por arrinconar el proyecto en unas coordenadas asociadas a la izquierda clásica y abandonar la transversalidad. Los segundos, en cambio, culpan al diseño de campaña, realizado por el propio Íñigo Errejón, al considerar que su perfil bajo, extremadamente conservador y con connotaciones socialdemócratas y ambiguas ha contribuido a la desmovilización de sus votantes.

Pablo Iglesias analiza la pérdida de votos el 26-J

Para Pablo Iglesias ninguna de estas dos cuestiones ha sido determinante. Es más, ante el cruce de acusaciones entre las dos principales corrientes del partido, el secretario general advierte que recurrir a una u otra hipótisis para explicar los resultados electorales puede “alentar el enfrentamiento interno en Podemos” y lo que es peor, “es de suponer que nuestros adversarios insistan en ellas”.

El miedo a gobernar

La explicación a la que recurre el líder de la formación se centra en el cariz líquido de los votantes. No se refiere al trasvase de votos, sino al hecho de que una parte del electorado que depositó su voto a favor de Podemos en las europeas o el 20-D lo hizo como un toque de atención al establishment, como un voto de castigo al bipartidismo, pero “esa gente no nos votaría si supiera que íbamos a ganar”. Estos votantes, continúa Iglesias en su análisis, son cruciales para entender a dónde han ido a parar los apoyos perdidos. Son electores que, aduce, “tienen simpatía por nosotros, nos agradecen el meneo que le hemos dado a la política española, pero ante la evidencia de gobernar” deciden cambiar su voto.

La “evidencia” de gobernar, como sostuvieron la gran mayoría de empresas demoscópicas desde el CIS preelectoral y hasta el último día en el que la ley permite su publicación, ha jugado pues en contra de las expectativas de Podemos. En este sentido ha contribuido la alianza con IU, entiende Iglesias, por que “nos relanzó como fuerza hegemónica”. Ligado a ello se encuentra el triunfo del mensaje del miedo. El miedo a lo nuevo, que vendría a ser confirmado, según admite el secretario general de Podemos, en el Brexit.

El debate sobre la hipótesis de un “pucherazo electoral” ha ido engordando durante los últimos días, alimentado por comentarios en redes sociales de apoderados de Unidos Podemos que apuntan a un supuesto fraude, fotografías de actas donde no coincide el número de votos de la formación con los asignados por el Ministerio de Interior, recogidas de firmas para que se auditen los resultados del 26-J y hasta una convocatoria de protesta en la Puerta del Sol. Una teoría de la conspiración con un fuerte predicamento entre un sector de las bases, que han llegado al punto de elevar sus denuncias a medios de comunicación.

Irene Montero Resultados empresariales Izquierda Unida Brexit
El redactor recomienda