EN TORNO A LA POSTURA CON MARIANO RAJOY

C's minimiza la 'crisis de los fundadores' y niega fisuras en la estrategia de Rivera

Pese a la postura de varios intelectuales que firmaron el manifiesto fundacional de C's, los grandes dirigentes se desmarcan y se mantienen firmes con las decisiones de Albert Rivera

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (6i), presidió la reunión de la ejecutiva de su partido en Madrid para analizar los resultados de las elecciones del 26-J. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (6i), presidió la reunión de la ejecutiva de su partido en Madrid para analizar los resultados de las elecciones del 26-J. (EFE)

La ejecutiva nacional de Ciudadanos trató el pasado lunes, apenas 24 horas después de las elecciones generales, la estrategia a seguir a partir de ahora por el partido -que cuenta con 32 escaños tras el 26-J- en lo que respecta a la formación del próximo Ejecutivo. Albert Rivera fue taxativo en su intervención ante los medios, asegurando: "Nosotros no vamos a apoyar el Gobierno de Mariano Rajoy". Aunque después vinieron los matices. El líder de centro propuso una mesa de negociación con populares y socialistas para llegar a un acuerdo de contenidos antes de hablar expresamente de nombres. Y entre los 'pesos pesados' del aparato no hay fisuras: respaldan de forma íntegra la estrategia marcada por la ejecutiva y las decisiones del presidente del partido.

Los principales dirigentes tratan de minimizar las declaraciones hechas durante los últimos días por algunos de los fundadores de la formación, que expresaron públicamente su postura a favor de que Rivera levante su veto a la figura de Rajoy. El pistoletazo de salida lo dio Francesc de Carreras en el diario 'El País', cuando en una columna afirmó que "entrometerse en las decisiones de otro partido no parece serio, ni es un buen precedente democrático, más todavía si se sostiene que no es cuestión de sillones sino de programas". También Arcadi Espada, Félix de Azúa y otros intelectuales que fimaron el manifiesto fundacional de Ciudadanos se retrataron en esa línea.

Albert Rivera. (Reuters)
Albert Rivera. (Reuters)

Unas afirmaciones que no sientan especialmente bien en la formación pese a mostrar "respeto" por las mismas, a la par que recuerdan que ninguno de ellos ostenta un cargo orgánico dentro del partido ni forman parte de la estructura en la actualidad. Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario naranja, fue el más claro en los pasillos de la Cámara Baja, al insistir en que los fundadores hacen bien en expresar sus opiniones, "teniendo en cuenta que ellos no deben responder ante más de tres millones de votantes".

En ese sentido, el partido se 'desmarca' de las voces fundadoras, que insisten en que el líder de centro debería cumplir con su palabra, "y si no es una cuestión de sillones" tampoco mantener al presidente en funciones y representante de la fuerza más votada en una línea roja. Fuentes del partido insisten en que la mayoría de estos intelectuales no solo no forman parte de la estructura, sino que apenas mantienen contactos con los dirigentes. Carreras es, con diferencia, el firmante del manifiesto que más relación tiene no solo con el partido sino con Rivera, sobre todo porque fue uno de los autores de la reforma constitucional que Ciudadanos presentó en su programa electoral del pasado diciembre, en la que también participaron Paco Sosa Wagner, Mercedes Fuentes y Andrés Betancor.

Rivera no se moverá sin reformas

La cuestión por resolver es si finalmente PSOE y C's apoyarán -aunque sea a través de la abstención- a Rajoy de cara a la investidura, ya que con toda probabilidad el Rey volverá a hacer el encargo al jefe de Génova una vez se constituyan las Cortes y dé comienzo la ronda de contactos en Zarzuela. Pese a que Rivera insistió en negar toda posibilidad de apoyar al candidato popular, el verdadero escollo en la formación de centro es la falta de reformas y cesiones que hasta ahora ha visibilizado el PP. Varios miembros del partido insisten en repetir el 'quid' de la cuestión: "El proyecto de Rajoy no incluye las reformas que el país necesita".

Mariano Rajoy y Albert Rivera, durante una sesión parlamentaria en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Mariano Rajoy y Albert Rivera, durante una sesión parlamentaria en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Precisamente por eso, Ciudadanos planteó el martes, dos días después de las elecciones, una mesa de negociación a tres -junto con populares y socialistas- para abordar todas esas medidas que el nuevo Ejecutivo de España deberá afrontar, y que actuarán como moneda de cambio del candidato conservador. "Primero hay que hablar del qué y luego del quién", reiteran en el partido de centro. Es decir, con toda claridad, Ciudadanos no compremeterá su apoyo a un candidato si no tiene la garantía de que se cumplirá un elenco de medidas en materia de justicia, educación y regeneración política -los tres pilares del ideario naranja-.

Es decir, el partido de Rivera considera prioritario que Rajoy proponga una negociación con una hoja de ruta común sobre la mesa, y no su candidatura a la presidencia por delante, pidiendo apoyos sin asegurar cesiones. "Nosotros somos un partido de Estado y queremos evitar terceras elecciones, pero en estos momentos no depende de nosotros y, en lo que dependa, hablaremos primero de reformas", aseguran desde la formación, dejando de nuevo la pelota sobre el tejado de Pedro Sánchez, ya que el objetivo de Ciudadanos pasa por que los socialistas se retraten primero.

Elecciones Generales

El redactor recomienda