Las consecuencias del 26-J en el Partido popular

Cospedal, Casado, Cifuentes y Feijóo ganan peso ante el congreso nacional del PP

Cospedal sale reforzada por la disciplina impuesta en la formación desde el 20-D y por situar a Castilla-La Mancha como feudo del PP, 10 puntos por encima de la media nacional

Foto: La secretaria general del Partido Popular y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
La secretaria general del Partido Popular y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, y la presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

Los resultados del 26-J arrojan claves internas en el Partido Popular para la formación de un posible Gobierno y el congreso nacional que vendrá después, en el otoño. Al margen de la consolidación de Mariano Rajoy, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, sale reforzada de los comicios por la disciplina impuesta en la formación durante la etapa del bloqueo institucional y por situar a Castilla-La Mancha como feudo del PP con 12 de 21 escaños en juego.

[Consulte aquí los resultados de las elecciones generales]

Además, Cristina Cifuentes ha contribuido, como nueva lideresa en Madrid, a sumar otros dos diputados para el Grupo Popular del Congreso, Alberto Núñez Feijóo recupera la hegemonía absoluta en Galicia (12 de 23) y Pablo Casado es en Ávila el diputado más votado de España, con un 51,5%. Son los cuatro dirigentes del PP que salen más reforzados de las urnas para los repartos de poder internos y futuros ascensos en el Ejecutivo o en la dirección del partido. 

Pablo Caso y Alberto Núñez Feijóo se saludan. (EFE)
Pablo Caso y Alberto Núñez Feijóo se saludan. (EFE)

Rajoy ha tirado en persona de la campaña del PP y es el principal responsable de la victoria, pero el 'aparato' también sale consolidado. Cospedal hizo su particular campaña de apoyo por toda España (15.000 kilómetros). Pero de puertas adentro sostienen que su principal contribución a la causa del ascenso consiste en haber garantizado la unidad y disciplina en toda la organización durante los últimos seis meses, casi como en tiempos del 'general secretario': Francisco Álvárez-Cascos.

En Castilla-La Mancha, la expresidenta de la Junta autonómica y ahora cabeza de lista por Toledo ha sumado dos escaños más que el 20-D, uno por la propia circunscripción de Toledo y otro por Guadalajara. Cospedal ha logrado que su región, con una subida de 4,6 puntos y un total del 42,8% de los votos, esté por encima de la subida media del PP en toda España y contar con 10 puntos más sobre el 33% nacional de los populares. Además, sacó a los socialistas una ventaja de 15 puntos y colocó a Castilla-La Mancha como autonomía libre de representación de Ciudadanos, un título muy cotizado entre los populares.

El otro miembro del equipo de dirección que más ha brillado en las elecciones es el vicesecretario de comunicación, Pablo Casado. En Ávila, la circunscripción donde nació Adolfo Suárez, se inició José María Aznar y Ángel Acebes alcanzó la categoría de diputado más votado de España (el 63% en 2000), Casado suma su particular subida de más de cinco puntos y se convierte también en el parlamentario con más apoyo popular (51,5%) de los que se sentarán en el Congreso.

Hernando y Bermúdez de Castro, al alza

En la dirección del Grupo Popular, el portavoz, Rafael Hernando, y José Antonio Bermúdez de Castro también figuran entre los dirigentes del PP que triunfaron en las urnas. Hernando logró sumar en Almería un nuevo diputado para el PP y lo hizo a costa de restarle uno a Podemos, en concreto al exjefe de Estado Mayor (con el PSOE) Julio Rodríguez, ahora a las órdenes de Pablo Iglesias y rechazado dos veces en las urnas. Bermúdez de Castro consiguió un 3-1 para el PP en Salamanca gracias a la mayor subida en votos registrada en las urnas (seis puntos), que además dejó fuera al diputado de Ciudadanos.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. (EFE)
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. (EFE)

Entre los presidentes autonómicos, la jefa de la gestora de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, son los que salen más reforzados de las urnas. No competían directamente el 26-J, pero examinaban su peso en el ámbito regional y ante el reparto de influencia y poder interno en la organización que se tendrá que dirimir en el congreso nacional previsto para el otoño. Ambos contribuyeron a sumar dos escaños cada uno al Grupo Popular y se convierten en los primeros 'barones' del PP.

En fuentes de los populares insisten en que la figura de Cifuentes como nueva presidenta del PP de Madrid ha sido clave en la campaña y que lo será más en el futuro del partido, una vez que sea investida en el cargo en el próximo congreso regional. Feijóo está centrado en Galicia para intentar repetir al frente de la Xunta en los comicios autonómicos del otoño. Cospedal y Casado cifran sus aspiraciones de ascenso en el ámbito nacional, en el futuro Gobierno o en la dirección del partido, que se tendrá que renovar después. Y de Rajoy para abajo, todos los puestos en la sede de Génova están en el aire.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios