sin referencias al ministro del interior

Rajoy carga contra Iglesias por dudar de la limpieza de las elecciones en España

El PP echa el resto en Sevilla, donde cree que puede lograr el escaño que necesita para superar al PSOE en el histórico feudo andaluz. Rajoy se encara con Podemos sin citar a su ministro

Foto: El presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en el acto electoral en Sevilla. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en el acto electoral en Sevilla. (EFE)

Mariano Rajoy sigue imperturbable su campaña. O casi. Aprieta con el mensaje del miedo frente a Podemos y lo malo que puede traer al país y defiende al PP como "la gran fuerza política de la moderación española". Pese a sus intentos de parecer ajeno a la gran polémica que acecha a su partido y a las peticiones unánimes de dimisión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, esta vez ha creído que tocaba pararle los pies a Pablo Iglesias. En Sevilla dejó claro que el líder de Podemos se ha pasado de la raya al dudar de la limpieza del proceso democrático el próximo domingo si el responsable de Interior sigue sin dimitir y al frente de sus responsabilidades. "Hoy el señor Iglesias ha dado un salto cualitativo muy fuerte. Ha dudado de la limpieza de las elecciones en España. España es una democracia donde las elecciones las gana quien dice la gente. España no es Venezuela", denunció.

Al finalizar el acto del PP se han vivido momentos de tensión entre militantes populares y un grupo de ciudadanos con pancartas de la Plataforma Antidesahucios (PAH). Ha tenido que intervenir la Policía para evitar que el cruce de insultos y duros reproches llegara a mayores. Los asistentes al acto de Rajoy han coreado consignas como "yo soy español, español, español" y ha invitado a quienes protestaban a marcharse a Venezuela, mientras caminaban trataron de acorralar a los manifestantes, que seguían con sus improperios. El enfrentamiento ha dado buena muestra del clima de gran tensión en el que se está adentrando el final de la campaña.

La plataforma de afectados por la hipoteca han protestado ante el presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, al finalizar el acto electoral en Sevilla. (EFE)
La plataforma de afectados por la hipoteca han protestado ante el presidente del Gobierno en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy, al finalizar el acto electoral en Sevilla. (EFE)

Poco antes, Rajoy desde el escenario replicaba a esto: "Hay que tener en cuenta que el ministerio del Interior y este ministro son los encargados de velar por la seguridad de las votaciones el próximo domingo, todos los ciudadanos tenemos serias razones razones para estar preocupados". Fue lo que sostuvo Pablo Iglesias la mañana de este jueves en una entrevista en Cuatro. "Nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están siempre ahí a la altura de las circunstancias", ha deslizado Rajoy en otro momento de su intervención.

Mucho en juego

"Algunos dicen que las elecciones son dudosas. Eso es lo que está en juego", insistió el presidente en funciones arremetiendo duramente contra Podemos y Pablo Iglesias. "Aquí llega Adán, dice que todo lo demás no sirve para nada y lo cambió todo. Por eso digo que esta no es una elección más, es una elección entre la gente moderada, que pueden discrepar pero coinciden en lo fundamental, frente a los extremistas y radicales que nada bueno han traído a España nunca". Está claro que quiere convertir en una oportunidad este último gran obstáculo en su campaña, tras las revelaciones de comprometidos audios del ministro del Interior en conversaciones con el director de la agencia Antifraude de Cataluña, presionando para que salieran a la luz casos comprometidos para el independentismo catalán.

Mariano Rajoy durante el mitin en Sevilla. (Reuters)
Mariano Rajoy durante el mitin en Sevilla. (Reuters)

El presidente en funciones ha cerrado la antepenúltima jornada de campaña a 40 grados en Sevilla. Es su última visita a Andalucía, un feudo clave que el PP ha tratado con mimo. Rajoy ha visitado cinco de las ocho provincias andaluzas. Las encuestas señalan que esta comunidad, donde están en juego 61 escaños, es definitiva para que el PP apuntale una victoria. El CIS pronosticó un empate a 20 escaños con los socialistas. El diputado que necesita para ganar y desempatar con el PSOE, ganándole, está aquí, en Sevilla. O eso creen. Por eso admiten que están peleando hasta el último minuto. "Son unas elecciones de resultados inciertos y hay que trabajar hasta el último segundo", recordó Rajoy en un intento de movilizar votos.

A por el empate en Andalucía

En las pasadas elecciones de diciembre, el PP quedó a 1,6 puntos y un diputado por detrás del partido de Susana Díaz. El PSOE, que se muestra convencido de que mantendrá su superioridad en la comunidad andaluza, no da crédito a un 'sorpasso' del PP en su granero más potente. Como símbolo, los jardines elegidos para el acto están enmarcados por el Palacio de San Telmo, la imponente sede del Gobierno andaluz que durante más de tres décadas se le ha resistido a los populares. La racha de victorias insólitas del PP en Andalucía se quebró en 2012, cuando como marca histórica se quedaron al borde de una mayoría absoluta en las autonómicas. El PSOE consiguió, con IU, salvar el Gobierno. Desde entonces, el PP ha ido en caída libre.

Rajoy hasta ahora no había dado muestras de ninguna preocupación por la filtración de los audios del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que ha reventado la campaña a apenas 72 horas de la cita con las urnas. Esta mañana, durante su paseo por la provincia onubense, ha vuelto a dejar claro que no cree que está polémica vaya a perjudicar sus resultados electorales. Es más, se ha permitido bromear con los periodistas sobre la supuesta conspiración contra el PP.

Concentrar el voto moderado

Rajoy en el mitin de Sevilla. (EFE)
Rajoy en el mitin de Sevilla. (EFE)

"Hay que sumar el voto y concentrarlo en el PP", pidió Rajoy, sobre todo para frenar a Podemos. Es lo que toca a dos días del 26-J. Días atrás, el pasado sábado, Albert Rivera protagonizaba un mitin a pocos metros del lugar elegido este jueves por Rajoy. Peleaba descaradamente por el voto descontento de los populares. Hoy el candidato popular, repitiendo ese mensaje del voto moderado, ha jugado una vez más a desmontar ese mensaje. Entre banderas de España y del PP, bromeando sobre qué dentro de poco visitará a Juanma Moreno en el Palacio de San Telmo, ha defendido al PP como el partido de "la seguridad y las certidumbres". "España necesita reglas de juego claras. Una fuerza política, que es el PP, que afirme que con las cosas de comer no se juega. Seguridad de que la recuperación económica va a continuar y llegue a todos los españoles. Seguridad para que nadie juegue con la nación española que es de todos y sobre cuyo futuro todos queremos opinar", ha defendido. "España no está para experimentos ni para hacer pruebas. No estamos para jugar con fuego. Con absoluta franqueza, no sabemos lo que significa votar a algunas de las fuerzas políticas que se presentan a estas elecciones", insistió entre aplausos de centenares de militantes.

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, ironizaba sobre la petición de la socialista Susana Díaz de que pidan perdón después de que se haya filtrado el futuro le de "en los próximos meses" la juez Núñez Bolaños podría archivar la pieza política del caso de la formación. "¿De qué tiene que pedir perdón el PP en Andalucía? Quien tiene que pedir perdón es el PSOE y Susana Díaz por condenar a Andalucía", "por tener dos décadas de gestión sentada en el banquillo de los acusados", dijo aludiendo al procesamiento de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán por el caso ERE.

El clan de los tiesos

La campaña se envuelve en un halo cada vez más turbio de acusaciones. "Hay algunos que por ser familiar de la presidenta de la Junta lo tiene mucho más fácil. Hay algunos que tienen una pasarela directa al empleo. Que dé explicaciones por el clan de los tiesos que acaban de descubrir los medios de comunicación", sostuvo Moreno Bonilla. El líder del PP andaluza se refería a la vinculación del marido de Susana Díaz, José María Moriche, a quien ella misma llamó "tieso" durante su comparecencia en la comisión parlamentaria, con los cursos de formación de UGT como administrativo. Según diversas informaciones aparecidas en estos días de campaña, otro cuñado de Díaz estaba contratado por la fundación de UGT que daba los cursos y su hermana ha sido denunciada ante la Inspección de Trabajo por la CGT poniendo en duda su ascenso de azafata a coordinadora en el AVE. Otro cuñado, además,ha sido señalado como beneficiario como alumno de la formación de una escuela taller en 2002, cuando la actual presidenta andaluza era concejala en el Ayuntamiento de Sevilla. Ella jamás ha replicado ni contestado a estas informaciones que el PSOE califica de "peligroso juego sucio".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios