EL ECUADOR DE LA campaña del 26-j

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

Advierte de que "el futuro se escribe con los votos" y reclama a los suyos que no se distraigan con los sondeos. Presume en Zaragoza de "equipazo" y comparte mitin con su 'Gobierno en la sombra'

Foto: Pedro Sánchez, durante su mitin en la sala multiusos del Auditorio de Zaragoza, este 19 de junio. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su mitin en la sala multiusos del Auditorio de Zaragoza, este 19 de junio. (EFE)

Un tormentón de encuestas. Casi una indigestión. Todas vaticinan la hecatombe, más o menos monstruosa, para el PSOE. Pero ni la dirección ni el candidato quiere creerlas, ni tragarse los malos augurios. Necesita afrontar la recta final de la campaña pensando en que es posible movilizar a sus votantes, confiar en que los resultados no coincidirán con lo que señalan todos los estudios demoscópicos. Esperar que "el futuro no está escrito", porque "se escribe con los votos", y no con los pronósticos (malos) que arrojan los sondeos. 

Pedro Sánchez quiere aislarse de esos negros datos y quiere que su partido haga abstracción de ellos. "En estos últimos días, no miréis a ningún lado, mirad de frente, sentid los colores", gritó el candidato a los más de 2.000 simpatizantes congregados en la sala multiusos del Auditorio de Zaragoza. Era el cierre de un mitin (largo) en la capital aragonesa, en el que el secretario general tiró de sus ministrables -su "Gobierno del cambio"- para presentarse ante los votantes como el jefe de un equipo solvente y preparado para llegar al poder. Con ellos se hizo una foto (otra más) en el cercano parque de José Antonio Labordeta y con ellos llegó a un pabellón abarrotado y que se encendió especialmente no con él, sino cuando intervino Patxi López, presidente del Congreso y miembro del 'Ejecutivo en la sombra'. Igual que había pasado, por cierto, en Durango (Bizkaia), al comienzo de la campaña

"Nunca nos han regalado nada. El futuro no está escrito. El futuro se escribe con los votos. Vamos a llenar las urnas de puños y rosas", dice el candidato

A Sánchez se le veía cansado. Repitiendo los mensajes de los últimos días, con el piloto automático puesto en marcha. Sus colaboradores reconocen que "la gente está asustada", "preocupada" por las encuestas, por si confirman el 'sorpasso' de Unidos Podemos. El objetivo de mínimos ya a estas alturas es impedir que la coalición de Pablo Iglesias gane en escaños, porque eso sepultaría al PSOE y le abocaría a una crisis interna gravísima, con el agravante de tener que decir "si con papá o con mamá", si da el Gobierno al PP o a Podemos. Por eso el candidato necesitaba advertir en Zaragoza a los suyos de que no puede cundir el desánimo, que la victoria es posible: "Nunca nos han regalado nada. Nunca nos lo han puesto fácil. El futuro no está escrito. El futuro se escribe con los votos. Vamos a llenar las urnas de puños y rosas", clamó. 

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

"Un problema no se resuelve con otro"

"El 26-J está en vuestro voto poder cambiar las cosas. Entiendo que hay mucha gente del PSOE, muchos votantes, que se preguntan si merece la pena o no volver a votar. Pero hoy tenemos más razones que nunca para votar al PSOE. Tenemos muy cerca el cambio y acabar con el Gobierno de Rajoy", arengó al público. Y añadió: el próximo domingo "la mayoría de los españoles dirán sí al cambio y sí al PSOE". "Estoy convencido de ello". 

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

"Me voy a mojar. Vamos a ganar las elecciones, puerta a puerta, calle a calle, plaza a plaza, voto a voto", subrayó, indicando que la pelea está en cada papeleta, seguro de que los ciudadanos no optarán por los extremos: "¿Rajoy? ¿Iglesias? No. Un problema no se resuelve con otro problema. La solución está aquí, con el PSOE". 

Patxi López: "¡Si alguien pretende robarnos nuestra historia, adueñarse del sacrificio de millones de socialistas, no lo vamos a permitir!"

Sánchez señaló nada más arrancar su breve intervención (15 minutos) que el de este domingo en Zaragoza era un “acto de reivindicación”. Del “poder del voto”, y recordó cómo se dio la vuelta al Gobierno de Aragón hace un año, arrebatándoselo a la derecha, y del “equipazo” que le acompañaba. El secretario general se había hecho la foto de familia con sus ministrables en el cercano parque de José Antonio Labordeta y luego caminó con ellos hacia el auditorio. El mitin lo abrió la cabeza de lista provincial, la diputada y miembro de la ejecutiva federal Susana Sumelzo, que fue presentando uno a uno a todos los integrantes del 'comité de sabios' que se habían trasladado hasta la capital aragonesa: 14 de un total de 20. Los ausentes, Josep Borrell, Meritxell Batet, Ángel Ubide, Pilar Cancela, Sami Naïr y María González Veracruz [consulta la lista completa]. 

Núria Parlon, Magdalena Valerio, Teresa Ribera, Silvina Bacigalupo, Margarita Robles, Ángel Gabilondo, Carmen Montón, Javier Lambán, Jordi Sevilla, Pedro Sánchez, Susana Sumelzo, Luc André Diouf, Patxi López, Gregorio Cámara, José Enrique Serrano, Ana García D'Atri y Rafa Bengoa, hoy en Zaragoza. (EFE)
Núria Parlon, Magdalena Valerio, Teresa Ribera, Silvina Bacigalupo, Margarita Robles, Ángel Gabilondo, Carmen Montón, Javier Lambán, Jordi Sevilla, Pedro Sánchez, Susana Sumelzo, Luc André Diouf, Patxi López, Gregorio Cámara, José Enrique Serrano, Ana García D'Atri y Rafa Bengoa, hoy en Zaragoza. (EFE)

El más vehemente de todos, Patxi López. El presidente del Congreso, como hizo la pasada semana desde Durango, cargó con dureza contra Podemos: “La política no necesita disfraces ni caretas […]. ¡Si alguien pretende robarnos nuestra historia, adueñarse del sacrificio de millones de socialistas, no lo vamos a permitir! Estamos orgullosos de nuestra historia. ¡Tenemos valores, tenemos principios!”. El público aplaudió y aplaudió, aclamándolo. Si los socialistas salen a la calle “con fuerza”, añadió, “¡no habrá encuesta, ni disfraz, ni pinza” que les puedan “parar”. “¡A conquistar lo que otros nos han querido arrebatar!”, animó.

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

Las razones del grupo de expertos

López fue el que tiró de un tono más mitinero para levantar la moral a la tropa. Aunque también recurrió a él la consellera valenciana Carmen Montón, encargada de los temas de igualdad. Cada ministrable fue desgranando propuestas, insuflando ánimo, incidiendo en la necesidad de un cambio en La Moncloa. Así, se pasaron el micro Teresa Ribera -reclutada por Sánchez para cuestiones de medio ambiente-; Luc André Diouf (inmigración) -“Hemos tenido un pasado con logros, tenemos un presente y con Pedro habrá un futuro para España”-; Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Políticas Sociales) -“Nos duele la desigualdad, resultado de políticas ideológicas y regresivas del PP y de Mariano Rajoy”-; Jordi Sevilla (economía) -“Hay que volver al socialismo, no a las nuevas ideas que se ocurren en un plató de televisión”-; Rafa Bengoa (sanidad); Magdalena Valerio (pensiones); Silvina Bacigalupo (ética empresarial); Ana García D'Atri (cultura) o Gregorio Cámara (reforma constitucional).

Robles advierte de que los socialistas no aceptarán las "lecciones" de Podemos, que quiere "gobernar para ordenar a jueces y policías lo que tienen que hacer"

Llamó la atención el fuerte aplauso que cosechó Margarita Robles, la jueza fichada por Sánchez como número dos por Madrid. La magistrada también disparó contra “esos señores” de Podemos. “No vamos a aceptar lecciones de otros que quieren gobernar para ordenar a los jueces y policías lo que tienen que hacer”. José Enrique Serrano, coordinador del grupo de expertos y veterano conocedor de los resortes del poder desde La Moncloa y en el partido, se presentó como “el soso”, “el de los papeles”, el experto negociador ahora encargado de dar forma a los argumentarios y que en campaña se pasa el día “escribiendo para que todos estén en mejores condiciones de ganar” y “poner nerviosos a los de enfrente”. El exministro Ángel Gabilondo, comodín de Sánchez, acabó con un “hay que votar al PSOE, no lo tomen a mal”, porque de eso se trata, de vencer la ruina que pronostican las encuestas.

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

El último telonero, el anfitrión, el presidente aragonés, Javier Lambán, uno de los barones más críticos con Sánchez pero que, como todos, asume que hay que remar el 26-J, luchar en la campaña “con uñas y dientes”. Lambán repartió estopa al PP y al Partido Aragonés -que concurren en coalición- y a Podemos, gracias al cual gobierna en la comunidad. El jefe del Ejecutivo regional advirtió, y eso también iba para Sánchez, de que el PSOE no aceptaría ningún “acuerdo que pase por reconocer el derecho de autodeterminación de Cataluña, País Vasco y Galicia”, y criticó la “frivolidad” del alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, por dejar “tirados a miles de ciudadanos” en la huelga de autobuses que se prolongó en la ciudad durante meses. Santisteve, cabeza de cartel de la franquicia local de Podemos, fue investido con los votos del PSOE.

Sánchez tira de ministrables y pide no caer en el desánimo y ganar a las encuestas

La recta final se presenta negra para los socialistas. En realidad, como toda la campaña. No ha habido margen para ganar oxígeno, ninguna buena noticia. Pero el candidato y su partido creen que aún pueden darle la vuelta a unos sondeos que han ido condenándoles a una tercera plaza en votos y escaños. Toca “mirar de frente”, según Sánchez. Salir a la calle y redoblar esfuerzos para un 26-J más que espinoso.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios