LA CAMPAÑA DEL 26-j

Zapatero cierra filas con Sánchez después del 'cortejo' de Iglesias

El expresidente responde al líder de Podemos que "cualquier palabra de reconocimiento" a su figura es un "reconocimiento" también al PSOE. El candidato reivindica a Zapatero y lo equipara a González

Foto: Pedro Sánchez y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, este 17 de junio en el mitin en el polideportivo La Victoria de Valladolid. (EFE)
Pedro Sánchez y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, este 17 de junio en el mitin en el polideportivo La Victoria de Valladolid. (EFE)

Un pisotón que sirve para coger impulso. Si Pablo Iglesias reivindica a José Luis Rodríguez Zapatero como el "mejor expresidente" de la democracia española, Zapatero le responde que ese elogio es, en realidad, "un reconocimiento" al PSOE, y que además la socialdemocracia solo la encarna el PSOE. Y si Pablo Iglesias busca hurgar en la herida de la patente tensión entre el exjefe del Ejecutivo y Pedro Sánchez, el candidato socialista saca pecho de la historia del partido y reivindica a Zapatero y a Felipe González, a los dos, como "los dos mejores presidentes" desde la Transición. 

A los socialistas no les vino mal, después de todo, que el líder de Podemos marcara la agenda de campaña del jueves piropeando al expresidente socialista -"un tipo muy solvente y muy humilde" y del que ha aprendido "muchísimo"- y asegurando que le consulta "dudas" de "temas importantes". Acrecentó el morbo sobre el mitin de este viernes en Valladolid, la ciudad natal del expresidente, el único con Sánchez en toda la campaña del 26-J. Y sirvió para que ambos cerrasen filas y el partido se reagrupase. La reacción lógica forzada también por la inminencia de los comicios, pese a que las diferencias entre los dos líderes sean tan profundas que no sean capaces de suturar tan fácilmente uno o varios actos conjuntos. Todo dependerá del resultado de las urnas. 

Está muy bien que todos quieran serlo, pero socialdemocracia, socialdemocracia, es el PSOE", advierte Zapatero a Podemos

Pero por lo pronto los socialistas lograron una foto de unidad en el abarrotado polideportivo La Victoria de la capital castellanoleonesa, en uno de los mítines más animados de toda esta campaña, y ante 2.000 simpatizantes -según la organización- entregados y luciendo euforia. Zapatero primero se reivindicó y reivindicó a su partido y después se dirigió a Iglesias, a quien le agradeció "sinceramente" sus "amables" palabras. Y enseguida le advirtió: "Cualquier palabra que suponga respeto o reconocimiento a mi tarea no es otra cosa que el respeto y el reconocimiento al PSOE, porque yo me debo al PSOE. Toda mi vida ha sido así". "Es un reconocimiento a vosotros y a los votantes del PSOE -siguió-. Eso es lo que suponen las palabras de Iglesias".

Dijo algo más del líder de Podemos, que insiste en las últimas semanas en presentarse como la "nueva socialdemocracia" frente a la "vieja socialdemocracia" que encarnaría el PSOE. "No, oiga, está muy bien que todos quieran serlo, pero socialdemocracia, socialdemocracia, es el PSOE", afirmó, con la complicidad del público, muchos mayores y pocos jóvenes. 

Zapatero cierra filas con Sánchez después del 'cortejo' de Iglesias

"Pan para hoy..."

Zapatero no tiene el estilo grueso de González, ni le gusta usar los exabruptos contra la formación morada que emplean dirigentes como los presidentes Susana Díaz o Javier Fernández. No. Exhibió "talante", apreció que conviene "ser humilde" y "saber escuchar", que es mejor "ni presumir mucho, ni atacar mucho". Recorrió la "huella" dejada por el PSOE con el paso de los años, lució "orgullo" -"un orgullo sentimental, Pedro"- "por la tarea hecha, con dignidad", por los valores que la sociedad española ha absorbido (la "tolerancia", la conquista de derechos y libertades que ni el PP se ha "atrevido" a arrebatar). Y denostó la oposición de la vieja y la nueva política. "No, es la política, la política sentida", la defensa del interés general que "siempre" ha estado en el frontispicio de las preocupaciones de los socialistas. Pero, añadió, lo que "motiva y moviliza" no es solo el pasado, sino sobre todo "el futuro", y ahí lo que "quiere mayoritariamente la sociedad española" es "un Gobierno serio, que sepa gobernar", que vele ante todo por la "cohesión social, política y territorial de España".

"Por razones de futuro, España necesita un Gobierno equilibrado entre la responsabilidad y el compromiso social", sentencia el expresidente

Otra carga de profundidad: subrayó que el PSOE es un partido "apasionado de la cohesión social, de la cohesión social razonable", y no en la que se convierte "en pan para hoy y hambre para mañana". El expresidente remarcó otra diferencia: el PSOE no es “antisistema”, “siempre” ha sido defensor de las instituciones y del “respeto a la ley”. Las pullas son en Zapatero ponderadas. Él mismo sostuvo que lo mejor es ser "humilde" y "saber escuchar", procurar "ni presumir mucho, ni atacar mucho". Talante, que siempre intenta "practicar". 

Zapatero saluda a los asistentes a su llegada al mitin de Valladolid. (EFE)
Zapatero saluda a los asistentes a su llegada al mitin de Valladolid. (EFE)

Zapatero hiló una defensa de Sánchez y del proyecto socialista. Por "razones de futuro", España "necesita un Gobierno equilibrado", entre la "responsabilidad  y el compromiso social, entre la ambición de futuro y el poso que da la historia de 137 años detrás del PSOE". El exjefe del Ejecutivo pidió el voto para el candidato y animó a las huestes pese a las malas encuestas -"Lo que da de sí una semana de campaña"-: "Se gana cuando se quiere ganar, se gana cuando se va a ganar, se gana con convicción. Esa convicción, valentía y honestidad que ha demostrado Pedro Sánchez es la que nos va a llevar a ganar el 26 de junio". 

Sánchez tomó la palabra justo después de Zapatero. Aprovechó la palanca del líder de Podemos para reivindicar al expresidente y su gestión: “El descontento entre los votantes de Podemos llega hasta Pablo Iglesias. Incluso él, ya reconoce que los mejores presidentes de la democracia son socialistas. ¡Tiene razón! ¿Porque quién si no el PSOE puso en pie la dependencia, las pensiones, la educación, la sanidad, la ley de igualdad entre hombres y mujeres? ¡Si hasta el final del terrorismo etarra tiene unas siglas que son las del PSOE! Y dos grandes presidentes, ¡los dos mejores presidentes de la democracia, José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González! ¡Son del PSOE, son de nuestro equipo!”. El pabellón de La Victoria de Valladolid -el nombre hasta estaba cargado de simbolismo-, situado en un barrio obrero, parecía venirse abajo por momentos. El público aplaudía a rabiar y se puso en pie como un resorte. El candidato, que esta vez se mostró más animado y relajado, le había tocado la fibra.

Zapatero cierra filas con Sánchez después del 'cortejo' de Iglesias

No a los "volantazos"

Iglesias, pues, vino a facilitar la 'reconciliación' de Sánchez y Zapatero. El secretario general suele sacar a pasear la herencia de los Gobiernos socialistas, pero reservaba la banda de “mejor expresidente” a González. No sólo porque la dirección crea que los ciudadanos no han perdonado aún a Zapatero, sino también porque siente más cercano al primer socialista que llegó a La Moncloa tras la muerte de Franco, porque le ha defendido en la adversidad. La relación con Zapatero, en cambio, se ha ido enfriando progresiva e irreversiblemente. Pero en elecciones a todo el partido le toca apretar los dientes y pensar en el mejor resultado posible. Por eso Zapatero cerró filas, sin deshacerse en elogios hacia su sucesor. Y por eso Sánchez presumió de los avances de las dos últimas legislaturas socialistas y prometió continuar con la obra y con la recuperación y defensa de derechos y libertades -Educación para la Ciudadanía, ley de libertad religiosa, dependencia, igualdad…- en caso de llegar al poder. Al final del mitin, ambos se abrazaron, pero las cámaras no pudieron esconder un punto de incomodidad entre ambos.

Sánchez asegura que estas son las elecciones "definitivas" porque no habrá unas terceras, y afirma que una semana de campaña "da para mucho"

El secretario general, por lo demás, no elevó el tono contra Iglesias, como le ha aconsejado su equipo de campaña, nada partidario de “volantazos” en la recta final. Insistió en que el líder de Podemos y el presidente del Gobierno en funciones representan “dos extremos opuestos” pero que comparten “una forma de entender la política”, como un “contrato de adhesión”, y que el PSOE se erige como una solución entre la campaña “del miedo” de Rajoy y la voluntad de “romper todo” de Podemos. Advirtió de que estas son las elecciones "definitivas", queno habrá unas terceras, así que los votantes socialistas en los que confía deben movilizarse. Queda aún, porque, como convino con Zapatero, "una semana de campaña da para mucho". 

Pedro Sánchez, durante su mitin. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su mitin. (EFE)

Los más duros contra la formación morada fueron los dos principales teloneros: la cabeza de lista por Valladolid, la exportavoz en el Congreso Soraya Rodríguez, y sobre todo el alcalde de la ciudad desde 2015, Óscar Puente, que arrebató la vara de mando al histórico Javier León de la Riva gracias al apoyo de IU -con quien gobierna- y la marca local de Podemos. Puente calificó al partido emergente como “caballo de Troya del independentismo”, recordó que España no se cambia desde “el interés personal, el revanchismo”. A Iglesias le llamó "predicador", y a los ayuntamientos del cambio dirigidos por las franquicias municipales de Podemos les acusó de cierto postureo: el PSOE no tiene como prioridad "cambiar nombres de calles o cambiar de sexo a los Reyes Magos", sino construir "una sociedad más justa".

Un "chute de energía"

Y recogiendo el hilo de los elogios de Iglesias a Zapatero, contrapuso a ambos: “No sé qué ha visto en ti. Eres un tío tolerante, que cree que los medios de comunicación deben ser libres, que crees en los derechos de las mujeres. Nunca te oí descalificar a nadie, eres humilde. Él no ha sido nada y se pasa el día perdonándonos la vida”. El regidor ironizó con las “consultas” que le traslada Iglesias a Zapatero: “Si te consulta las dudas, no tienes que dar abasto […]. Pero una duda que no te consultó es si apoyaba a un presidente socialista. Ahí lo tenía clarísimo. ¡No quería a un presidente socialista!”.

Los teloneros, el alcalde, Óscar Puente, y la diputada Soraya Rodríguez, sí son más duros contra Iglesias: le llaman "predicador" y le dicen que ya no es creíble

Puente es de los dirigentes que con más vehemencia defiende a Sánchez. Soraya Rodríguez pertenece al grupo crítico: ella apoyó a Eduardo Madina en 2014. Pero obviamente esas diferencias no afloraron. Cargó contra Rajoy y también contra Iglesias: “Pablo, los socialistas de corazón no te creen nada, ni lo que dices hoy ni lo que dices mañana. La gente de izquierdas cada vez te cree menos, Pablo […]. Nunca has estado en la socialdemocracia”.

Zapatero cierra filas con Sánchez después del 'cortejo' de Iglesias

Del mitin de este viernes los socialistas salieron pletóricos. Había sido un “chute de energía”, como lo definía un miembro del equipo de confianza de Sánchez. Por la respuesta de los simpatizantes vallisoletanos, por la contestación a Iglesias del expresidente, por la foto de unidad de Zapatero y el candidato y porque se había dado la vuelta al dardo de Iglesias. Como decía el mismo responsable: había sido “como un bumerán”.

 

El PSOE reconoce que pelea con Podemos por ser segundo en votos

Los socialistas siguen animados pese a la tanda de encuestas a la contra. Es más, en el comité electoral consideran que la visualización del 'sorpasso' de Unidos Podemos está ayudando a “movilizar” a sus electores.

Pero la situación no es fácil. En el equipo de campaña reconocen que la batalla está “en los votos”, en la pelea por la segunda plaza. Parten de la base de es “imposible” que la coalición de Podemos e IU aventaje en escaños al PSOE, pero sí admiten que hay una pugna por ver quién queda segundo en número de sufragios. Sin dar números, apuntaron que la diferencia entre PSOE y Unidos Podemos es “de unos dos puntos” a favor de Sánchez. El primer 'tracking' electoral que manejó Ferraz, y que tuvo en su mesa el 1 de junio, situaba a los socialistas 1,4 puntos por encima, tal y como adelantó El Confidencial. En la cúpula siguen sosteniendo que la suma de Podemos e IU “resta”, puesto que cosecharán menos papeletas que ambas fuerzas por separado el 20-D (6,1 millones, un 24,33%). También remarcan que los sondeos sobrevaloran a Podemos porque para las generales de diciembre le subestimaron. 

La pelea se da por en torno a “400.000-500.000 votos”, unos dos o tres puntos porcentuales. “Y hay tres millones de indecisos”, recuerdan. Una bolsa de electores que creen que puede volcarse a su favor porque la duda es entre PSOE y abstención, entre Unidos Podemos y PSOE y entre PSOE y C's, así que lo que puede decantar la balanza es la participación

En el comité de campaña se es consciente de que Iglesias está muy fuerte en Madrid y Cataluña, pero Ferraz cree que puede compensar ese escalón en las circunscripciones más pequeñas, donde su voto es más fiel. 

Consciente de que se juega mucho y de que aún hay partido, la dirección tiene previsto dar un "apretón" en los últimos días de campaña, para movilizar al máximo, convencer a los indecisos y atraer a aquellos que se fugaron a Podemos. Pero no volteará su estrategia: la mantendrá hasta el final, sin responder a los "aspavientos de Iglesias". 

Para ilustrar que existe un camino de vuelta de exvotantes de Podemos, el partido difundió una carta de un ayudante doctor de la Universidad Politécnica de Madrid, Fabio Revuelta Peña, de 33 años, ahora investigador residente en Berlín y que en 2011 participó en el 15-M. Un votante cabreado con Iglesias que le escribió para advertirle de que esta vez no metería su papeleta en la urna, sino la de Pedro Sánchez: "Usted dice una cosa, pero hace exactamente la contraria. Usted no pretende cambiar nada, porque usted solo quiere una cosa: poder. O sillones. O las dos cosas".

Revuelta respondía a la carta de propaganda electoral remitida por Unidos Podemos, firmada por Esperanza, una supuesta joven que tuvo que emigrar a Londres para poder trabajar. "No se imagina lo indignado que estoy al ver cómo trata de aprovecharse de los sentimientos, del dolor y de las necesidades de las personas con la carta", asegura Fabio, que reconoce que en otras ocasiones votó al PSOE, a IU, UPyD o en blanco. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios