EL CAMINO HACIA EL 26-J

El PSOE saca orgullo de partido frente a un Podemos que quiere "destruirlo"

Patxi López apela a la resistencia y a la "fuerza" de los socialistas para combatir a un Iglesias que "cambia de ideología como de camisa". Sánchez también se agarra a la historia del partido

Foto: Pedro Sánchez, con Patxi López, Idoia Mendia y Bárbara Dührkop, viuda del senador Enrique Casas, asesinado por ETA, este 11 de junio en Durango, Bizkaia. (EFE)
Pedro Sánchez, con Patxi López, Idoia Mendia y Bárbara Dührkop, viuda del senador Enrique Casas, asesinado por ETA, este 11 de junio en Durango, Bizkaia. (EFE)

El PSOE se reivindica. Saca pecho de sí mismo y de su historia, se apoya en la fuerza de sus siglas frente al amenazante enemigo externo, Podemos. Orgullo de partido frente a quienes piensan más "destruirlo" más que echar a Mariano Rajoy de La Moncloa. Los ataques contra la formación morada y su líder, Pablo Iglesias, se recrudecen a medida que se consolidan los indicios de 'sorpasso' en las generales del 26-J. 

Ese patriotismo de PSOE se convirtió en el núcleo del mitin de este sábado en la Fiesta de la Rosa del PSE en Durango, y fue enfatizado sobre todo por el cabeza de cartel en Bizkaia, Patxi López -que se juega su escaño, según el CIS-, y también, aunque quizá de forma menos enérgica, por la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia, y el candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez. Fue López el que levantó más aplausos, el que pidió a los suyos no achantarse ni bajar la cabeza. Un discurso eficaz en menos de siete minutos.

"Proclamamos con orgullo que somos socialistas, y no hay ni encuesta, ni pinza, ni insulto que nos vaya a minar la moral", subraya el exlehendakari

"Proclamamos con orgullo que somos socialistas, y no hay ni encuesta, ni pinza [de PP y Podemos], ni insulto que nos vaya a minar la moral, que vaya a hacer que dejemos de defender las ideas y los valores socialistas -se arrancó el exlehendakari-. Estamos orgullosos de ser el partido fundado [en 1879] por aquellos mineros hartos de la explotación de los patronos, que se curtió construyendo el Estado del bienestar y los servicios públicos, somos los que hicimos avanzar como nunca los derechos y libertades. Somos también el partido de los resistentes, de los que nunca nos rendimos, de los que no nos resignamos y del que cuando nos amenazaban y nos mataban seguíamos aquí en pie, hasta acabar con el terrorismo y conquistar la libertad. ¡Estamos muy orgullosos de ser socialistas, claro que sí!". El público de Durango -más de 2.000 personas; 3.000, según la organización-, muchos de los cuales peinaban ya muchas canas, aplaudía entusiasmado según avanzaba López y calentaba su discurso. 

El PSOE saca orgullo de partido frente a un Podemos que quiere "destruirlo"

De "la casta de la gente humilde"

El todavía presidente del Congreso subrayó que el PSOE sigue siendo de la "casta de la gente humilde, a la que nadie nunca ha regalado nada, la que ha tenido que apretar los dientes y secarse las lágrimas con pudor". "Somos de la casta que nunca ha renunciado al socialismo en este país. Sabemos de dónde venimos, sabemos lo que hemos hecho, no hemos nacido en un plató de televisión, no tenemos que cambiarnos de careta cada día para engañar a nadie. No vendemos nuestros principios en un catálogo comercial de rebajas haciéndonos los suecos. ¡Somos los socialistas!". El exlehendakari y exlíder del PSE iba encadenando ataques a Podemos, haciendo las delicias de los simpatizantes, combatiendo tanto el gusto por la televisión de Pablo Iglesias como su idea de presentar su programa en forma de catálogo de la empresa sueca Ikea. Iniciativa que también criticó Mendia, cargando contra "esos suecos que ahora van de socialdemócratas". 

El PSOE saca orgullo de partido frente a un Podemos que quiere "destruirlo"

López recordó someramente los logros de los Gobiernos socialistas como los avances en derechos y libertades, que se conquistaron, dijo, con los "votos en contra de la derecha y las críticas de los puros", en referencia a IU, ahora integrada en la coalición de Unidos Podemos. "Esta es nuestra herencia, la que Rajoy se ha cargado, y quiero que nos devuelvan la herencia de los socialistas". 

Iglesias no quiere acabar con Rajoy, quiere destruir el PSOE. ¡No le vamos a dejar! ¡No nos va a engañar! ¡Socialistas, de pie otra vez!

Que el PSOE saque su coraza frente a Podemos tiene su lógica. No sólo porque le supere en votos y en escaños, según las encuestas, sino porque la formación de Pablo Iglesias quiere proyectarse ante el electorado como la nueva socialdemocracia para así robarle ese espacio. "El caos es Rajoy -gritó López. Y no nos vamos a dejar engañar por aquel que cambia de ideología como cambia de camisa para decirnos ahora que es socialdemócrata, porque no es verdad. Alguien que es de izquierdas no vota con Rajoy para que siga gobernando la derecha, que es lo que ha hecho Pablo Iglesias. Pablo Iglesias no quiere acabar con Rajoy, quiere destruir el Partido Socialista y no le vamos a dejar. ¡No le vamos a dejar! ¡No nos va a engañar! ¡Socialistas, de pie otra vez!".

Patxi López, durante su mitin en Durango, Bizkaia, este 11 de junio. (EFE)
Patxi López, durante su mitin en Durango, Bizkaia, este 11 de junio. (EFE)

El público a esas alturas ya aplaudía a rabiar, emocionado. El presidente del Congreso había logrado tocarle la fibra. López clamó que esta vez no pedía a los suyos "ayuda", como en otras ocasiones, sino "fuerza". "La fuerza socialista, la fuerza de la victoria, la fuerza para enfrentarse a la derecha, a una derecha sin alma y a los que nos venden aventuras para ir a ninguna parte, la fuerza de los que no nos rendimos". 

Voto "con ilusión"

López siempre ha sido de los dirigentes más beligerantes contra Podemos, y de los que no se muerde la lengua. Ya lo fue en la campaña de las generales del 20-D -acusó a Iglesias de haber hecho "loas a la izquierda abertzale y a ETA"- y lo está siendo en esta del 26-J. Ayer viernes, en Bilbao, advirtió de que la formación morada, "por querer conquistar el cielo", puede llevar "al país a la quiebra". Además, Unidos Podemos arrasaría en Euskadi, mientras que el PSE afronta la amenaza de perder dos de sus tres escaños, conservando sólo el de Gipuzkoa. Pero en el comité electoral y fuera de él, también entre los críticos, se ve "imposible" que se escape el acta por Bizkaia, y menos que el PP la mantenga y tenga más votos, cuando es un partido mucho más residual en Euskadi. 

Sánchez carga también contra Iglesias: "Otros confunden un proyecto político con un conglomerado de siglas, un proyecto en a, en b, en c, en d, en i, en u"

Pero también las palabras de López casan con el propósito marcado por los socialistas en esta campaña: movilizar a sus propios votantes, a sus electores clásicos. Eso explica que ayer Sánchez se lanzara a captar apoyos puerta a puerta en territorio amigo, en Móstoles (Madrid) o que hoy en Durango subrayara que "siempre" ha dependido del PSOE el "color del Gobierno", y que si los votantes socialistas acuden "en masa" a las urnas el 26-J, el partido "ganará" las elecciones. El candidato, en el que era su primer mitin puro de campaña tras el arranque del jueves en Madrid, pidió el voto "no por el miedo, no por el rencor, ni por la revancha", sino por la "ilusión y la esperanza de construir un país mejor". "Vamos a ganar las elecciones como nos gusta a los socialistas. Calle a calle, plaza a plaza, voto a voto", culminó. 

Sánchez, durante su intervención en Durango, este sábado. (EFE)
Sánchez, durante su intervención en Durango, este sábado. (EFE)

Sánchez también se prodigó en críticas a Unidos Podemos, aunque no tan contundentes como las de López. Así, pidió distinguir entre la alternativa "valiente" de su partido frente a la estrategia del "miedo" del PP y la de "los que quieren romper" de Podemos. "Nosotros hacemos lo que decimos. El PSOE es un partido en A. El del PP es un proyecto en B y hay otros que confunden un proyecto político con el sumatorio, con un conglomerado de siglas. En lugar de tener un proyecto, tienen un proyecto en a, en b, en c, en d, en i, en u, en lo que sea", criticó el secretario general, en clara alusión a la alianza de Podemos, IU y otras fuerzas de izquierdas, que sigue arriba en los sondeos y con la posibilidad del 'sorpasso' cada vez más cerca. 

Díaz sigue la línea dura: los votos de los socialistas andaluces "no van a servir para que Iglesias pague los desvaríos de Colau y de los independentistas"

Desde Vélez-Málaga, Susana Díaz cargó contra Podemos en la misma línea dura que López: "No todo vale por el poder, no vale levantarse por la mañana comunista y acostarse diciendo que se es socialdemócrata, ni levantarse defendiendo la independencia de Cataluña y acostarse patriota". Los votos de los socialistas andaluces, dijo la presidenta de la Junta, "no van a servir para que Iglesias pague los desvaríos de la señora [Ada] Colau y de los independentistas; si tiene que pagar su peaje a las confluencias, que lo haga de su bolsillo". Ya ayer viernes había dicho que el líder de la formación morada "no es de fiar" y que sólo quiere "el poder".

El fin de ETA

El secretario general también reivindicó la patria del partido. Recordó el fin del terrorismo con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba en Interior y Patxi López en la Lehendakaritza. Rememoró los 137 años de historia y el "orgullo" de nombres como Indalecio Prieto, Julián Besteiro, Pablo Iglesias (el fundador del PSOE), Ramón Rubial o el asesinado por ETA Enrique Casas, marido de la exeurodiputada Bárbara Dührkop -de quien Sánchez fue asistente-, presente en el mitin.

El PSOE saca orgullo de partido frente a un Podemos que quiere "destruirlo"

Mendia, por su parte, también se recreó en la historia del PSOE, su supervivencia "a largas noches de oscuridad", desde su nacimiento en el siglo XIX. Reivindicó como "gran patrimonio" el fin de ETA gracias a la contribución de Zapatero, Rubalcaba, López o una de las figuras claves en la tregua, Jesús Eguiguren, también sentado en primera fila. Así que "hay que trabajar para que los que votaron a Podemos de buena fe salgan de ese síndrome de Estocolmo". Críticas a Iglesias las hubo incluso por parte de la líder de las Juventudes Socialistas en Euskadi, Azahara Domínguez, la primera telonera, aunque tirando más de humor: "Se abre el telón y gobierno Rajoy. Se cierra y se abre otra vez y sigue gobernando Rajoy. ¿A quién han votado los españoles? A Podemos". 

Según el CIS, el PSE podría perder dos de sus tres escaños, pero en el partido se cree "imposible" que el PP tenga más votos en Bizkaia, donde compite López

A la Fiesta de la Rosa del PSE acudieron dos ministrables de Sánchez (los dos vascos), el exconsejero y asesor de Barack Obama Rafa Bengoa y el portavoz en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, además del vicecoordinador de Progración de la campaña, Rodolfo Ares, otro de los históricos del PSE. El mitin, pese a las cuatro intervenciones, se ventiló en menos de una hora, y siguió una comida para los simpatizantes (a 15 euros por barba) de patatas guisadas, lomo y postre, informa Efe. El candidato no se quedó: tenía que volver a Madrid. Esta noche responde a varias familias en el plató de 'La Sexta noche'

Sánchez cerrará el 'minuto de oro' en el debate

La última incógnita del debate a cuatro en televisión ya está despejada. Ya se sabe el orden de intervenciones en el 'minuto de oro' final, y se ha decidido por sorteo

El primero será Pablo Iglesias (que fue el último en el duelo a cuatro del 20-D en Atresmedia). Le seguirán Albert Rivera y Mariano Rajoy, y concluirá Pedro Sánchez. Así lo confirmó este sábado Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión (ATV), organizadora del evento, acompañado de los tres moderadores, Ana Blanco (RTVE), Vicente Vallés (Atresmedia) y Pedro Piqueras (Mediaset). 

Cada uno de los presentadores dirigirá un bloque temático. Comenzará Blanco con economía y empleo y dará la palabra al candidato que crea oportuno, puesto que no hay un orden concreto de participación de los líderes. Retomará el testigo Vallés, con políticas sociales, y Piqueras se encargará de regeneración democrática. No obstante, los periodistas podrán intervenir y lanzar preguntas durante los bloques temáticos que ellos no dirijan. 

Los tres moderadores subrayaron que el objetivo es que los ciudadanos puedan tener más claro su sentido de voto -hay un 32,4% de indecisos, según el CIS- y que cada candidato pueda explicar su programa. Blanco indicó que los tres quieren ser "buenos árbitros", sin que haya, apuntaló Piqueras, "poli bueno o poli malo". "Vamos a plantear las cuestiones que sean de interés del público, ser los portavoces de quienes están en casa y que los bastantes indecisos puedan aclarar sus ideas y tomar la mejor decisión", explicó Vallés, informa Efe. 

No habrá tiempos fijos para cada candidato, aunque se buscará que haya "compensación y equilibrio". Cada moderador tendrá soberanía para dirigir cada uno de los bloques

Sánchez descargó su agenda para preparar el debate: ayer por la tarde no tuvo acto, tampoco este sábado tras Durango y antes de su entrevista en La Sexta. Ni mañana ni el lunes tendrá acto ni comparecencia pública

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios