LA VISIÓN DE FERRAZ A TRES SEMANAS DEL 26-j

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

Los socialistas consideran que el efecto electoral del procesamiento de Chaves y Griñán está ya "descontado". Sacan pecho del comportamiento de ambos y de las medidas aplicadas por el partido

Foto: José Antonio Griñán y Manuel Chaves, durante la primera toma de posesión de Susana Díaz como presidenta de Andalucía, el 7 de septiembre de 2013. (EFE)
José Antonio Griñán y Manuel Chaves, durante la primera toma de posesión de Susana Díaz como presidenta de Andalucía, el 7 de septiembre de 2013. (EFE)

Cinco años después de que comenzase la instrucción, y de que la sombra de la sospecha planease sobre las cabezas de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, el PSOE cree que la repercusión electoral del procesamiento de los dos expresidentes de la Junta de Andalucía será limitado y la onda mediática, corta, porque el castigo de los ciudadanos ya está "descontado" y ha operado en anteriores citas con las urnas. Aunque el 26-J está cada vez más cerca. A 24 días. Y a poco más de una semana del comienzo oficial de la campaña de unas segundas generales en las que el PSOE se juega todo. 

El impacto del auto del magistrado Álvaro Martín [aquí en PDF], en el que pone punto final a la investigación de la pieza política del caso de los ERE y procesa a otros 24 ex altos cargos del Gobierno andaluz, se sintió menos en la casa socialista, por mucho que se convirtiese en la noticia que imperó en todos los medios de comunicación durante este miércoles. Y por mucho que se palpase una cierta desolación. El magistrado de refuerzo del juzgado número 6 de Sevilla procesaba nada más y nada menos que a dos expresidentes de la Junta -Chaves, durante 19 años (1990-2009), y Griñan, cuatro (2009-2013)-, dos exministros y dos expresidentes federales del partido -Chaves, 12 años, de 2000 a 2012, y su sucesor, de 2012 a 2014-. Los acusaba de prevaricación administrativa -que no incluye penas de prisión-, y a Griñán, además, de malversación, un delito castigado con entre cuatro y ocho años de cárcel. 

El impacto de la resolución del juez Martín ha sido menor en el PSOE porque la cúpula ya estaba prevenida de que Chaves y Griñán pedirían la baja

Desde que la semana pasada fuentes judiciales apuntaban que Martín estaba a punto de finiquitar la instrucción y dictar auto de procesamiento -el paso previo a la apertura de juicio oral-, los socialistas ya estaban prevenidos de que la acusación estaba al caer, aunque sí sorprendió que endosara malversación a Griñán, que no apreció el Tribunal Supremo cuando abrió momentáneamente una causa contra los expresidentes socialistas, que perdió cuando ambos dejaron sus escaños en Congreso y Senado, en junio de 2015. Los dos habían dicho desde la semana pasada que pedirían su baja voluntaria, con lo que ahorrarían a Ferraz el trago de tener que aplicar el código ético, que obliga a la suspensión cautelar de militancia en cuanto se abre juicio oral por corrupción y a la expulsión cuando llega la sentencia condenatoria firme. También pidieron su baja los exconsejeros Gaspar Zarrías y Francisco Vallejo. 

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

La vieja "pena de telediario"

Distintos dirigentes del comité electoral socialista consultados por El Confidencial coincidían en el análisis: el caso ya está "amortizado" ante la opinión pública, porque tanto Chaves como Griñán cargaban con la "pena de telediario desde hace tiempo", y el secretario general, Pedro Sánchez, y la actual presidenta de la Junta, Susana Díaz, han sido "contundentes" en este tiempo contra la corrupción. Y añadían que los dos, además, ya asumieron sus responsabilidades políticas el año pasado, cuando abandonaron sus cargos institucionales para no dañar al partido. Los dos, por tanto, están ya completamente retirados. Fuera de juego. Lo que no quita para que su procesamiento suponga sentar en el banquillo a 23 años del poderoso socialismo andaluz, al mando de la Junta de forma ininterrumpida desde la Transición. 

Los socialistas asumen que PP y Podemos agitarán el caso ERE, pero advierten de que Rajoy no puede presumir por la "corrupción sistémica" en su partido

"Algunos intentarán hacer bastante ruido, porque tienen bastante interés en moverlo, pero desde el punto de vista electoral ya está amortizado el tema, porque muchos ciudadanos ya podrían pensar que habían sido juzgados incluso. No creo que vaya a mover voto", comenta uno de los colaboradores más cercanos de Sánchez, que sin embargo sí denuncia la "pinza de PP y Podemos" para "acabar con el PSOE", por lo que prevé que ambas formaciones utilizarán el caso para fustigar al candidato. 

Ahora bien, en Ferraz anticipan que los dos partidos no podrán explotar el caso de la misma forma, sobre todo por la acumulación de escándalos que atenazan al PP. "Intentará usar esta cuestión para tapar con un dedo la luna. Nadie ha negado la gravedad del caso de los ERE en el PSOE -indica un miembro del comité electoral y de la ejecutiva federal-, pero lo que hay enfrente es un caso de corrupción sistémica, no hay punto de comparación con el PP". 

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

En el Ejecutivo de Díaz, la percepción es compartida: no se cree que el procesamiento de Chaves y Griñán tenga efecto en las urnas porque es un asunto "ya descontado". "Desde un punto de vista humano es doloroso, porque son gente honesta, que además no se han llevado ni un euro y están apartados ya de la vida política", asegura un dirigente de la máxima confianza de la presidenta y secretaria general del PSOE-A, que dice no tener miedo al fuego que llegue del PP, porque "ya lleva despellejando" a los dos exjefes de la Junta durante los últimos cinco años. Andalucía es un granero fundamental de voto para los socialistas. Aportó el 20-D a Sánchez 1,4 millones de papeletas de un total de 5,5, y 22 escaños sobre 90

Mejor que no hubiera estallado ahora

En la sede federal, con todo, reconocen lo obvio: que es mejor que el auto no hubiera saltado ahora, y que el peligro es que pueda embarrar la campaña, contaminarla del 'y tú más', "y eso en un debate perjudica a los dos partidos viejos". Pero el partido respira tranquilo porque la comunicación entre Madrid y Sevilla ha sido "sincronizada" y se ha conducido el anuncio de la baja de militancia de los dos expresidentes "de forma ordenada y sin líos", precisamente porque los dos ya habían trasladado sus intenciones y su voluntad de no perjudicar a las siglas. Su actitud ha facilitado mucho las cosas, ya que habría sido mucho más violento para la cúpula haber forzado su salida, en aplicación del código ético. Por eso, la dirigencia socialista alababa ayer la "generosidad" de los dos expresidentes. 

El equipo de Sánchez entiende que está "vacunado" porque aprobó un código ético "exigente" y porque Chaves y Griñán están retirados totalmente

En el aparato y en el entorno más directo del secretario general remarcan otro punto a su favor, que Sánchez está "vacunado" porque es un político que "no ha compartido dirección" ni con Chaves ni con Griñán, ambos "parte de un pasado", y porque ha obrado con "contundencia" desde que conquistó la cúspide del PSOE en 2014. De ahí que en el equipo federal presuman de ejemplaridad frente a un PP "que mantiene a Rita Barberá en el Senado" y que "mira constantemente hacia otro lado", y un Mariano Rajoy que "permite que la corrupción se pudra en su partido". 

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

Los mensajes públicos emitidos por el PSOE fueron bastante coincidentes. El portavoz parlamentario andaluz, Mario Jiménez, así como el portavoz del comité electoral de Sánchez, Antonio Hernando, y el secretario de Organización federal, César Luena. Ferraz y el PSOE-A mostraron su "respeto" a las resoluciones judiciales, insistieron en que ni Chaves ni Griñán se llevaron un euro y siempre han ido "por delante de cualquier norma de conducta" y manifestaron con vehemencia su confianza en que quedarán "libres de delito", porque ambos son personas "honestas". La propia Díaz siguió también esa argumentación: la Justicia aclarará que los dos expresidentes son personas "inocentes" y "honradas", que "nunca se han beneficiado de los cargos que han ocupado", porque los han ejercido "con honestidad". 

Mayor distancia de Sánchez

Sánchez procuró ser menos elocuente. En lugar de hacer una defensa encendida de Chaves o Griñán, simplemente apeló al "principio de presunción de inocencia". Punto. Aparte de expresar su "respeto" por las decisiones judiciales y de resaltar que es "evidente" que los dos "asumieron su responsabilidad política el año pasado", cuando dejaron sus actas. Pero no quiso comprometerse más. Una actitud más distante que, como explicaban en Ferraz, obedece a que el secretario general debe resguardarse, parapetarse en un papel "más institucional", "como candidato a la presidencia del Gobierno que es". 

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

A Sánchez se le preguntó, de hecho, por la incidencia del procesamiento de Chaves y Griñán en plena campaña. Y él dejó ver ya su línea de defensa. El aspirante a La Moncloa se reivindicó: "Yo soy un político limpio", que aprobó un código ético "exigente" y que promete el Gobierno de la "honradez intransigente". 

PP, Podemos e IU critican a los socialistas y demandan explicaciones por el escándalo de la Junta. C's se felicita de haber sacado a los imputados de la política

Las palabras socialistas, sin embargo, no evitaron las críticas de los demás partidos. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, exigió al PSOE que dé explicaciones por el procesamiento de los dos expresidentes y que muestre la misma transparencia que su partido ha tenido, dijo, en la lucha contra la corrupción. El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, subrayó que con el auto del juez "se demuestra que el caso ERE no eran cuatro golfos sino una trama perfectamente organizada para crear una red clientelar en beneficio del PSOE". La líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, calificó de "vergüenza" para la Comunidad el procesamiento de los dos exjefes del Gobierno. En la misma línea, Alberto Garzón, próximo nuevo coordinador de IU, aplaudió el encausamiento de los dos exmandatarios por el "robo y el expolio" del dinero para las ayudas sociolaborales, del que se aprovecharon "un puñado de chorizos". 

El PSOE da por "amortizado" el caso ERE y presume de "contundencia" frente al PP

Ciudadanos, mientras, se puso la medalla. Su líder, Albert Rivera, consideró una "buena noticia" que gracias a la presión de su partido -que permitió la investidura de Díaz- y al pacto anticorrupción, "los imputados ya no tengan lugar en la política española". 

El PSOE confía en que la atención mediática decaiga en los próximos días. Siente que tiene los deberes hechos y que Chaves y Griñán ya no erosionan la imagen del partido, porque ya están "fuera de cartel" desde hace meses. 

Una piedra más en una semana complicada para Sánchez y su campaña del 26-J

Aunque el PSOE lleve con resignación el procesamiento de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, lo cierto es que el episodio judicial se produce en una semana nada sencilla para Pedro Sánchez, que se ha visto salpicada por la voz de alarma de algunos dirigentes territoriales contra el "pacto político con Cataluña" que ha incluido entre sus compromisos electorales para el 26-J.

El documento presentado el lunes especifica que en el marco de la reforma constitucional, y por tanto "aprobado por todos los españoles", se acordará un "pacto político con Cataluña, respetando las implicaciones del principio de igualdad, reconozca su singularidad y mejore su autogobierno". La expresión suscitó cierto recelo porque suponía una negociación bilateral, y así fue celebrado por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Pero en el fondo, como señalaban en Ferraz, no dejaba de ser lo mismo manifestado de forma distinta: primero, una reforma de la Constitución que sea aprobada en referéndum por todos los españoles y luego un nuevo Estatut que se acomode a esa nueva Carta Magna y que se aborde bilateralmente con Cataluña.

La expresión, no obstante, provocó una mínima tormenta interna. Mario Jiménez, portavoz en el Parlamento andaluz, avisó de que el PSOE-A no asumirá "bajo ningún concepto" un pacto con Cataluña que suponga la "ruptura del principio de igualdad" y confió en que se "respete" la 'Declaración de Granada', aprobada en 2013. Jiménez aclaró que había hablado con el equipo de Sánchez y le aclaró que se refería a la redacción de un nuevo Estatut.

Las palabras del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, caminaban en el mismo sentido: si el pacto con Cataluña supone un reconocimiento de singularidades, realidades culturales o identidades, no tiene "ningún problema", pero si sirve para marcar diferencias en derechos y deberes tiene "todos los problemas del mundo". 

También terció el presidente manchego, Emiliano García-Page, que aunque se dijo partidario de "hablar con todos para arreglar el problema de Cataluña", sí remarcó que espera que ni Sánchez ni el PSOE "estén en la tesis de pasarse por el arco del triunfo la resolución de Granada". 

Sánchez ya respondió el martes desde el foro 'Cuatro + Uno' de 'El Mundo': en Granada se reconocen la "singularidad de Cataluña", los derechos históricos y la relación "bilateral" entre la comunidad y el Estado. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios