¿UNA IMAGEN POLÉMICA PARA LA CAMPAÑA DEL 26-j?

Sánchez y el PSC cierran filas con Iceta y apoyan la marcha del domingo en Barcelona

Alegan que la manifestación estaba convocada por entidades sociales y sindicatos contra los recursos del PP al TC y a favor de los derechos sociales, pese a que hubo gritos y banderas independentistas

Foto: Miquel Iceta y Pedro Sánchez, el pasado 2 de octubre en un encuentro con dirigentes y cargos del PSC en Barcelona. (EFE)
Miquel Iceta y Pedro Sánchez, el pasado 2 de octubre en un encuentro con dirigentes y cargos del PSC en Barcelona. (EFE)

Ni Ferraz ni el PSC creen que la polémica se pueda desmadrar. Más aún, están convencidos de que el ruido cesará pronto. Que no tendrá más consecuencias, ni siquiera electorales, que el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, acudiera a la manifestación en Barcelona, este domingo, en protesta por los recursos del Gobierno de Mariano Rajoy al Tribunal Constitucional contra leyes sociales aprobadas por el Parlament. Una marcha en la que se corearon gritos a favor de la independencia y en la que se portaron esteladas. La acusación de "ambigüedad" hacia el PSC, alegan los socialistas, "no cuela", porque el proyecto "es claro", no hay ningún tipo de veleidad secesionista y "es conocida la postura de Iceta" dentro del partido, un convencido federalista que, de hecho, impulsó antes de las últimas autonómicas el abandono del derecho a decidir

La foto, no obstante, impactaba. Miles de personas por las calles del centro de la ciudad, con gritos a favor de la separación de Cataluña y de los derechos sociales y banderas independentistas ondeando durante el recorrido. Pero la marcha, como recordaban este lunes en el PSOE y en el PSC, había sido convocada por unas 60 entidades vecinales, culturales y sindicales catalanas, cuyos representantes, ubicados en primera fila, portaban una pancarta con un lema que no hacía referencia a la segregación de la comunidad. Era este: 'Los derechos no se suspenden: trabajo digno, derechos sociales y democracia real'. Más atrás, en segunda fila, representantes de todo el arco parlamentario catalán -excepto PP y Ciudadanos- sostenían una gran bandera catalana (la 'senyera', no la estelada).

Sánchez se compromete a "aprobar leyes estatales para que se prohíban recursos al TC que mermen los derechos sociales garantizados por las comunidades"

Y ahí estaba Iceta junto a sus compañeros de partido Eva Granados -portavoz en la Cámara catalana- y Jaume Collboni, recién nombrado segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de la ciudad condal. Pero también acudieron la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras (ERC); la portavoz del Govern, Neus Munté (Convergència); el cabeza de lista de En Comú Podem, Xavi Domènech, o el líder parlamentario de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell. La manifestación estaba convocada para protestar por la suspensión temporal por parte del TC de las leyes de emergencia habitacional y energética y la ley de igualdad aprobadas por el Parlament. El alto tribunal admitió a tramité los recursos del Ejecutivo central, lo que provocó la parálisis automática de las normas hasta que resuelva el fondo de la cuestión. 

Miquel Iceta y Jaume Collboni, durante la manifestación de este 29 de mayo en Barcelona, rodeados de esteladas. (EFE)
Miquel Iceta y Jaume Collboni, durante la manifestación de este 29 de mayo en Barcelona, rodeados de esteladas. (EFE)

Pedro Sánchez fue preguntado por la presencia de Miquel Iceta en la marcha en Barcelona durante la presentación de los compromisos del PSOE para el 26-J. El candidato expresó su "apoyo" al PSC y a su líder, porque se manifestó "junto a los sindicatos en contra de los recortes y a favor de los derechos sociales". Añadió que, pese a que en la protesta participaron cargos públicos y dirigentes independentistas, los colectivos que salieron a la calle y convocaron la marcha "se estaban manifestando en favor de los derechos sociales, junto con los sindicatos y organizaciones políticas como el PSC, que es de izquierdas y defiende esos derechos". Colectivos que, subrayó, reivindican derechos que fueron aprobados por gobiernos socialistas. Sánchez eludió la cuestión de que se oyeron proclamas independentistas. 

Dos vías para recortar

El líder del PSOE explicó que los recortes "no solo se hacen vía presupuestaria", reduciendo el gasto en educación, sanidad y dependencia o "congelando" las pensiones. También hay "otra forma de recortar", sostuvo, que consiste en "recurrir al TC leyes sociales que se están aprobando a nivel autonómico". Por eso su partido se compromete a "aprobar leyes a nivel estatal para que se prohíba y se evite cualquier tipo de recurso al TC que merme o recorte los derechos sociales que se han garantizado por las comunidades autónomas". Sánchez puso como ejemplo la ley contra la pobreza energética, que aseguraría el suministro eléctrico como un derecho del que no se puede privar a los ciudadanos. 

Iceta subraya que su partido se sintió "muy cómodo" en la manifestación "por los derechos sociales" y "convocada por los sindicatos"

Iceta empleó una argumentación similar desde Barcelona, tras la reunión del secretariado del PSC. Señaló que su partido se sintió "muy cómodo" en la manifestación "por los derechos sociales" y "convocada por los sindicatos". El primer secretario salía así al paso de las palabras del presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, y del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, que pidieron explicaciones a los socialistas catalanes y a Sánchez por la presencia de su partido en la marcha junto a "la CUP y [la entidad cultural soberanista] Òmnium" y "rodeado de esteladas". Iceta criticó al PP, que en su "esfuerzo por fabricar más independentistas", al final "les quiere regalar la defensa de los derechos sociales". El líder de los socialistas catalanes subrayó que la protesta del domingo "se dirigía contra el PP", que intenta "resolver los problemas a golpe de recurso", por lo que su partido no se manifestó "contra las sentencias del TC", que "respeta y acata". Esa era también una línea de defensa que trazaba Ferraz: que no se apoya la desobediencia al alto tribunal en ningún caso, sino que se denuncia la impugnación de leyes autonómicas por parte del Gobierno central. 

Pedro Sánchez, con su 'Gobierno en la sombra', reunido este 30 de mayo en Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con su 'Gobierno en la sombra', reunido este 30 de mayo en Madrid. (EFE)

Fuentes del comité electoral mostraban su convicción de que esta cuestión no afectará a las perspectivas de Sánchez, por más que la polémica haya llegado en la recta final de la precampaña y el PP intente agitarla. "Esta marcha estaba convocada no por un tema territorial, sino que obedecía al eje izquierda-derecha, y nosotros tenemos que estar ahí. Era una protesta contra los recortes sociales, no tiene más, y ahí estaban la pancarta y el lema". Un estrecho colaborador del candidato subrayaba que a los populares no les saldrá su estrategia. "No cuela", advertían, porque el discurso de Ferraz y del PSC es conocido y porque "todo el mundo", también en el conjunto del PSOE, "sabe lo que piensa Iceta", que está contra la independencia de Cataluña y ha defendido la reorientación de su partido, renunciando al derecho a decidir. Dos cúpulas socialistas regionales contactadas por este periódico tampoco expresaban inquietud por la imagen de Iceta en la marcha del domingo. 

Sánchez y el PSC cierran filas con Iceta y apoyan la marcha del domingo en Barcelona

"Perfil propio"

Desde la candidatura por Barcelona que encabeza Meritxell Batet, mujer de la total confianza de Sánchez, el análisis es el mismo: que la controversia "no tendrá más recorrido" y que el planteamiento de la marcha "no podía ser rechazado por un partido de izquierdas" ni "necesariamente tenía que desembocar en la exaltación del independentismo". El PSC, argumentan los colaboradores de la candidata, no puede situarse siempre del lado de PP o Ciudadanos, "tiene que marcar su perfil propio". Iceta, de hecho, siempre ha rechazado la política de frentes, porque no contribuyen a destensar la relación entre Cataluña y el resto de España. "El espacio del PSC es el del catalanismo, que es diferente al del nacionalismo y al del españolismo", coinciden dos miembros del equipo de Batet, que subrayan que el partido en Cataluña siempre ha hecho gala de esa "transversalidad" en las últimas décadas, lo que le permitió ser una formación troncal y primera fuerza en generales hasta 2011. 

Tanto en Ferraz como en la calle de Nicaragua de Barcelona -el cuartel general del PSC- recalcan que los socialistas no se han movido de su baldosa: la que eligieron con la 'Declaración de Granada' de 2013, la reforma de la Constitución en sentido federal, incluida desde entonces en todos los documentos programáticos del PSOE y que este mismo lunes figuraba en el texto de "compromisos" del "Gobierno del cambio" que presentó Sánchez en Madrid [aquí en PDF]. En él se habla de que la modificación de la Carta Magna se basará en un "pacto colectivo alcanzado con el consenso más amplio posible", que "haga realidad" el compromiso de una "democracia avanzada, participativa" y acorde con "las necesidades de hoy y de los próximos decenios". 

En el marco de la reforma de la Constitución, dice el PSOE, "se acordará un pacto político con Cataluña que reconozca su singularidad y mejore su autogobierno"

Sánchez se compromete a constituir, "en el plazo máximo de dos meses" a partir de la constitución de su Ejecutivo, una subcomisión en el Congreso de los Diputados que fije "el contenido inicial de la reforma". Esta debe contener, "al menos, el reconocimiento de nuevos derechos y libertades, la incorporación del derecho europeo, la garantía constitucional de los derechos sociales, la salvaguarda del Estado del bienestar en el cumplimiento de las obligaciones de estabilidad presupuestaria y una reforma del modelo de Estado en sentido federal". 

La "valentía" de Sánchez

Los socialistas añaden en su documento que en el marco de esa modificación de la Carta Magna, "y aprobado en consecuencia por todos los españoles, se acordará un pacto político con Cataluña que, respetando las implicaciones del principio de igualdad, reconozca su singularidad y mejore su autogobierno". En suma, la misma argumentación de siempre: que frente a aquellos que defienden el derecho a decidir, el PSOE ofrece un pacto de convivencia, de forma que todos los ciudadanos se pronuncien sobre una reforma constitucional y luego los catalanes voten un nuevo Estatuto. 

Sánchez y el PSC cierran filas con Iceta y apoyan la marcha del domingo en Barcelona

Iceta elogió la "valentía" de Sánchez por defender un pacto "bilateral" para resolver el encaje de Cataluña en España. Sobre la posible reacción recelosa de algunos barones socialistas -"hay palabras que dan mucho miedo"-, recordó que ya en Granada había un llamamiento al reconocimiento de los "derechos históricos" de la comunidad, por lo que no debería incomodar a ningún barón socialista. El líder del PSC cargó contra el PP porque "nunca" ha estado la unidad de España "tan en peligro" como cuando gobierna, y remarcó que en el seno del independentismo catalán "ya son muchas las personas" que están convencidas de que la hoja de ruta trazada por el Govern "no va a ninguna parte" o, al menos, no desembocará en la secesión en los "plazos" señalados, por lo que observa que en las filas soberanistas ya hay "modulación de posiciones" y "cierto debate", informa EFE. 

No es extraña la profusión de cumplidos mutuos entre Sánchez e Iceta: ambos tienen una excelente relación. El líder del PSOE se volcó en la campaña de las autonómicas con el primer secretario y le ha prestado todo su apoyo, y este a su vez ha respaldado al jefe de Ferraz incluso en los momentos más turbulentos de su mandato. Este lunes se volvió a demostrar que la alianza de los dos dirigentes no se ha quebrado. 

¿Da el PSOE un paso más allá en su compromiso con Cataluña al hablar de pacto bilateral?

La inclusión en el documento de compromisos del PSOE para el 26-J de la expresión "pacto político con Cataluña" recaló pronto en titulares, induciendo a pensar que había habido un giro en la postura del partido, porque se colaba el concepto de negociación bilateral. De hecho, Miquel Iceta se mostró "encantado" con esa definición. 

Pero, en realidad, no habría novedad respecto a la 'Declaración de Granada' de 2013. O al menos eso indican tanto en Ferraz como en el comité de expertos (con el que Pedro Sánchez se reunió este lunes) o desde el entorno más próximo al primer secretario del PSC. 

"Nuestra posición al respecto es bien conocida: reforma de la Constitución en sentido federal racionalizando la estructura territorial del Estado, de lo cual se desprenderán ventajas para todos los territorios en un marco de igualdad y solidaridad; y, en ese marco, incorporación de los hechos diferenciales y las singularidades políticas, institucionales, culturales y lingüísticas que son clara expresión de nuestra diversidad, tal como se manifiestan en Cataluña y en otros territorios, cada uno con sus propios acentos", indican desde el 'Gobierno en la sombra', en el que el constitucionalista andaluz y diputado por Granada Gregorio Cámara se encarga de pilotar las propuestas sobre este asunto clave para el PSOE. 

El alcance de la modificación de la Carta Magna, añaden, dependerá de los acuerdos a los que se llegue en las Cortes. "La reforma concluiría con el debido referéndum de todos los españoles y después, en cada territorio, habría que reformar los estatutos con adecuación a la Constitución reformada, con el correspondiente referéndum, en este caso, en cada territorio", explican. Ahí está la bilateralidad, en la redacción del Estatuto autonómico. "En un modelo federal, junto con los marcos de encuentro y procedimientos multilaterales, también operan los bilaterales en aquellos asuntos específicos de los territorios", amplía este mismo experto de Sánchez.

Fuentes muy próximas a Iceta indicaban que tampoco había novedad en la redacción del documento presentado este lunes, porque "todo está en Granada". "Lo más importante desde el punto de vista bilateral es incorporar a la Constitución los derechos históricos reconocidos en el artículo 5 del Estatuto. Y la idea es que la reforma sirva de marco al pacto político con Cataluña". Ya en el programa de las generales de 2015 se recogía el reconocimiento de los derechos históricos y de las singularidades territoriales, y lo mismo sucede con el de 2016. Lo que no se hace es asumir que Cataluña es una nación.

"No hay nada nuevo, pero sí conviene recordarlo, y estamos encantados con que Pedro se comprometa a fondo con la 'Declaración de Granada', porque la solución está ahí", concluyen desde el entorno del primer secretario del PSC.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios