LAS TRIPAS DEL BARÓMETRO DE ABRIL DEL CIS

El PSOE sufre un trasvase mayor de votos a Ciudadanos que a Podemos e IU

El 71,7% de los que apostaron por Sánchez repetiría voto, pero un 2,9% emigraría hacia la formación de Rivera, y otro 1,2% optaría por Podemos, porcentaje igual al que se fugaría a IU

Foto: Albert Rivera y Pedro Sánchez, el pasado 21 de abril tras el homenaje a Miguel de Cervantes en el Congreso. (Reuters)
Albert Rivera y Pedro Sánchez, el pasado 21 de abril tras el homenaje a Miguel de Cervantes en el Congreso. (Reuters)

Ferraz lleva trasladando en las últimas semanas, a través de distintos interlocutores, que la hemorragia de votantes del PSOE hacia Podemos se había frenado. Que, según sus estudios, parte de los electores desencantados de la formación morada se abstendrían en las siguientes elecciones, parte navegaría hacia IU y otro pequeño sector retornaría a la casa socialista

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en su barómetro de abril, da cobertura a ese mensaje. Y lo completa. Porque aunque es cierto que el flujo de votantes del PSOE a Podemos es ya inapreciable (1,2%), sí es más significativa, aunque aún muy pequeña, la potencial fuga de sufragios hacia Ciudadanos (2,9%). Mayor es el salto de electores de Podemos hacia IU (10,3%) e incluso hacia los socialistas (6,9%). 

El sondeo del organismo público [aquí en PDF] se realizó sobre una base de 2.490 entrevistas entre el 1 y el 10 de abril de 2016, justo coincidiendo con la preparación y celebración de la mesa a tres -PSOE y los dos emergentes- para formar Gobierno y la inmediata ruptura de las conversaciones, certificada el día 8. El PP mantiene su primer puesto, con un 27,4% de estimación de voto, frente al 28,7% que cosechó en las generales del 20-D. Le siguen el PSOE, con el 21,6% (el 22,01% en diciembre) y Podemos y sus confluencias, con un 17,7% (20,66% hace cuatro meses). Ciudadanos sube del 13,93% de los últimos comicios al 15,6%, e Izquierda Unida-Unidad Popular gana apoyos, al saltar del 3,67% al 5,4%. 

El PSOE sufre un trasvase mayor de votos a Ciudadanos que a Podemos e IU

Buenas perspectivas, según el PSOE

Los socialistas, poco después de la publicación de la encuesta, expresaron su mesurado contento. Antonio Hernando, portavoz del comité electoral, señaló en Ferraz que su partido "no se da por satisfecho" con los datos del sondeo, pero cree que reflejan una tendencia al alza -el barómetro de enero el CIS le otorgaba un 20,5%, aunque entonces era el peor momento para Pedro Sánchez, lastrado por la división interna- y una caída de Podemos. Interpretación oficial: que los ciudadanos ven "positivamente" la actitud del líder socialista por su intento de formar Gobierno, frente a la actitud "obstruccionista" del PP y de la formación de Pablo Iglesias. Así que el PSOE, según Hernando, tiene "al alcance de la mano" derrotar al PP el 26-J.

Podemos perdería un 10,3% hacia IU, y un 6,9% hacia el PSOE. IU cedería un 1,1% por el flanco morado, y C's vería escapar al 5% de sus exvotantes hacia el PP

Si se observan las tripas del sondeo [aquí en PDF], se demuestra que el PSOE parte hacia las siguientes generales con una importante ventaja: la fidelidad de gran parte de sus votantes. El 71,7% de los que optaron por Sánchez el 20-D se quedan en casa. Es el tercer mejor dato, porque el 76,6% de los electores del PP repetiría papeleta. Lo mismo haría el 72% de las bases de IU-UP. Podemos (63,4%) y Ciudadanos (70,1%) cuentan con índices algo más bajos. 

El PSOE sufre un trasvase mayor de votos a Ciudadanos que a Podemos e IU

¿Qué pasa con el resto de votantes socialistas? Un 2,9% caminaría hacia la formación de Albert Rivera, con el que Pedro Sánchez suscribió un pacto de investidura que no sumaba los respaldos suficientes para conquistar La Moncloa. Otro 1,2% se marcharía hacia Podemos y otro 1,2% hacia IU-UP. Un 1,7% se inclinaría por apoyar esta vez a Mariano Rajoy. 

 

Las fugas de votantes del PSOE hacia las confluencias de Podemos, En Comú Podem (0,5%), En Marea (0,2%) y Compromís (un 0%, según el CIS), son muy inferiores, y ni aun agregándolas al 1,2% que se iría con Iglesias (en total, 1,9%) superaría al 2,9% que preferiría a Rivera. Otra cosa es si se sumase el trasvase a Podemos y sus marcas blancas (1,9%) y a IU-UP (1,2%): el 3,1% resultante es dos décimas mayor que el flujo hacia los naranjas. Podemos, en cambio, perdería un 10,3% hacia IU, y otro 6,9% hacia el PSOE. La federación de Alberto Garzón cedería apenas un 1,1% por el flanco morado, y C's vería escapar al 5% de sus antiguos votantes hacia el PP. En cualquier caso, el panorama puede cambiar para el 26-J si, como todo apunta, se cierra la coalición de Podemos e IU

El CIS también indica que un 2,9% de los electores socialistas votaría en blanco el 26-J, otro 4,5% no votaría y un 12,6% no sabe aún. 

La evolución de los datos

Las diferencias son notables respecto a lo que ocurría hace no tantos meses. En el barómetro de octubre, el último realizado antes del 20-D, el PSOE retenía solo al 56,5% de sus votantes de las generales de 2011; otro 10,3% marchaba hacia Podemos; otro 5,6%, hacia Ciudadanos; otro 1,2%, hacia IU, y apenas un 1% se inclinaba por emigrar al PP. En el sondeo de enero, el primero tras las últimas generales, se quedaban con los socialistas el 78,4% de sus electores; cada uno de los emergentes le 'robaba' un 2%, e IU-UP y PP le arrebataban un 1,5%. En definitiva, respecto a comienzos de año, la fuga hacia Rivera ha crecido, igual que ha menguado el traspaso hacia Podemos e IU. 

Sánchez es el líder peor valorado entre sus votantes: 6,31. A Garzón los suyos le ponen un 7,26; a Rajoy le dan un 6,63; a Rivera, un 6,57, y a Iglesias, un 6,48

Sin embargo, otros datos no son tan positivos para Ferraz. Por ejemplo, la valoración de su líder. Pedro Sánchez recibe una nota de los ciudadanos de un 3,74, una décima menos que en enero. Por encima le quedan Alberto Garzón (4,69), el dirigente mejor puntuado, y Albert Rivera (3,99), y por debajo Pablo Iglesias (3,16) y Mariano Rajoy (2,89). 

El problema es que el secretario general del PSOE es el peor valorado entre sus respectivos votantes. Estos le ponen un 6,31. En cambio, los electores de IU-UP ponen un 7,26 a Garzón; los del PP endosan un 6,63 al presidente del Gobierno en funciones; los de Ciudadanos asignan un 6,57 a Rivera, y los de Podemos puntúan a Iglesias con un 6,48. 

El CIS incorpora una pregunta en su barómetro de abril sobre las negociaciones para formar Gobierno. Un 48% lo siguió con mucho o bastante interés, frente al 38,6% que se desconectó del proceso. El dato significativo es que los que recuerdan haber votado al PSOE el 20-D, y a los que en principio cabría suponer más entusiasmo por los pasos de su líder, son los que muestran menos interés. Así, el 46,9% declara haber seguido las conversaciones con pasión. Es el porcentaje más bajo. El 60,2% de los electores de IU, el 65,1% de los de Podemos, el 56,7% de los de Ciudadanos y hasta el 56,6% de los del PP manifiestan mucho o bastante interés por las negociaciones. 

El perfil del elector socialista

El comité electoral de los socialistas pretende, como ya anticipó su coordinador general, César Luena, lanzar una campaña "en positivo", "cercana" y "explicativa", a fin de que los votantes tengan una información clara de cuál era el propósito de Sánchez, cómo intentó salir del bloqueo institucional y cómo fue imposible formar Gobierno por la "obstrucción" de PP y Podemos. Según los datos del CIS, esa labor tendrá que desplegarla también entre quienes confiaron en Sánchez el 20-D

 

El cruce de variables que ofrece el instituto público confirma, por otro lado, el retrato robot del votante socialista. Así, su granero es mayor entre las mujeres que entre los hombres -el 16,7% de las féminas y el 13,8% de los varones apoyarían de nuevo al partido de Sánchez-, y también entre la población mayor. El 17,4% de los encuestados de 55 a 64 años y el 18,7% de los que superan el umbral de los 65 se inclinan por el PSOE, porcentaje en este último caso que es vencido por el de aquellos que prefieren al PP (30%). Entre los entrevistados más jóvenes, los de 18 a 24 años, la mayoría, el 15,1%, se apunta a C's, un 12,6% opta por Podemos y un mismo volumen por los socialistas. En la franja de 25 a 34 años, gana por poco el PSOE (15,6%) a los de Iglesias (15%). En los electores de mediana edad, de 35 a 54 años, la opción favorita es el PP. 

Los socialistas tienen mayor índice de penetración en los pequeños núcleos (lo mismo le pasa al PP) y en las ciudades de 400.000 a un millón de habitantes -en ellas, un 22,4% prefiere a Sánchez-. En las urbes más grandes, las que superan el millón de almas, un 13,3% quiere al PSOE, otro 12,4% al PP, mientras que el 11,2% se inclina por C's y otro 6,8% por Podemos. La formación de Iglesias consigue una mayor acogida (9,8%) en las ciudades de entre 100.000 y 400.000 habitantes), igual que le pasa a Rivera (12,7%). Pero ambos tienen buenos porcentajes en las localidades más grandes. 

El PSOE goza de mayor penetración entre las mujeres, los núcleos menos poblados y en ciudades, entre obreros y parados y población con menos estudios

Las siglas socialistas obtienen mayor respaldo (25,1%) entre los encuestados sin estudios o con primaria (22,8%), y va perdiendo fuerza entre los más cualificados. Podemos está mejor colocado entre los que cuentan con un título de formación profesional (10,7%) o una carrera universitaria (8,7%), mientras que Ciudadanos penetra mejor entre los que disponen de estudios superiores (un 17% le votaría en unos nuevos comicios). Precisamente aquellas capas con menos formación son las que han seguido con menos interés las negociaciones para formar Gobierno. Lo contrario ocurre con los encuestados con más preparación.  

En cuanto a la condición socioeconómica, los socialistas gozan de mayores perspectivas entre los parados (20,4%), los obreros no cualificados (17,7%) y las amas de casa (17,2%), colectivos en los que arañan menos votos las dos formaciones emergentes. Según el estatus socioeconómico, el PSOE parte con mayor ventaja (25,1%) entre los obreros de la industria y de los servicios, además de los jornaleros del campo. El 19,1% de los obreros cualificados y capataces también opta por el partido de Sánchez. Entre los profesionales y directivos (10,9%), los asalariados no manuales (13,1%) y los autónomos y agricultores (10,9%), su éxito es menor. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda