El PP, a por 130 escaños para 'su' gran coalición

Rajoy se juega en siete provincias, la primera Madrid, su apuesta por seguir en el poder

En el Partido Popular reconocen que, Madrid aparte, solo en Almería, Cádiz, Huesca, Málaga, La Coruña y Toledo ven posibilidades claras de rascar algo con respecto a los resultados del 20D

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en Alicante el pasado día 27. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en Alicante el pasado día 27. (EFE)

El Partido Popular se juega en un puñado de circunscripciones sus posibilidades de seguir en el poder después de las elecciones del 26-J. Aparte de en Madrid, donde aspiran a subir más de un escaño, solo en Almería, Cádiz, Huesca, Málaga, La Coruña y Toledo ven los populares posibilidades claras de 'rascar' algo con respecto a los resultados obtenidos en diciembre pasado: 123 diputados. Vuelven al objetivo que no alcanzaron el 20-D, el 30% de los votos y llegar a los 130 diputados, para que Mariano Rajoy pueda pedir después apoyo al PSOE para su oferta de gran coalición.

Los diputados a pie de circunscripción empiezan a hacer sus cálculos sobre los restos que otorgaron en cada provincia el último escaño. Y salvo vuelco imprevisible, que el aumento de la abstención perjudique a los demás contendientes o que el desgaste del PSOE beneficie a todos, los números les salen a muy pocos.

En general, en la dirección del PSOE dan por hecho que subirán algo a costa de antiguos votantes que el 20-D se decantaron por Ciudadanos, más algún sector abstencionista que se quedó en casa desencantado con el PP. Las grandes incógnitas de las elecciones están en la izquierda: sobre todo el resultado de la previsible coalición entre Podemos e Izquierda Unida. La suma de votos de las formaciones de Pablo Iglesias y Alberto Garzón no solo sería un problema para el PSOE, también para el PP en el reparto del último resto en circunscripciones como Almería o Huesca.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias en el Congreso. (EFE)
Alberto Garzón y Pablo Iglesias en el Congreso. (EFE)

También entra en juego el desgaste del PSOE después del fracaso de Pedro Sánchez en su empeño de ser investido presidente del Gobierno con ayuda de Albert Rivera y sin tener escaños suficientes. Está por ver si los socialistas frenan el plan de Podemos de pasarles por encima en número de votos (el 'sorpasso') y si es verdad que Ciudadanos puede restar algunos votos al PSOE una vez confirmada la apuesta de los riveristas por un frente anti-PP y un programa socialdemócrata.

Todos los contendientes esperan para el 26-J cambios mínimos en los resultados electorales. Pero bajar o subir media docena de escaños puede significar la supervivencia política o no de los principales candidatos y despejar esta vez las posibilidades de encabezar una mayoría de gobierno.

Sánchez y Rivera durante la firma del acuerdo de investidura alcanzado por sus respectivos partidos. (EFE)
Sánchez y Rivera durante la firma del acuerdo de investidura alcanzado por sus respectivos partidos. (EFE)

En el caso del PP, su opción primera y más clara de crecimiento está en Madrid. Resuelta la pugna entre la dirección y Esperanza Aguirre por la dimisión de 'la lideresa', con Cristina Cifuentes de referencia regional y dando por hecho que Ciudadanos ha tocado techo en la Comunidad, en fuentes de la gestora aseguran que tienen al alcance de la mano el escaño número 14, e incluso que aspiran al siguiente.

Eran las mismas cuentas que en la sede de Génova tenían en diciembre pasado para conseguir el objetivo nacional de superar los 130 escaños. La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco, y el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ocuparon entonces esos dos puestos en la lista de Madrid, que vuelve a estar en el punto de mira de los altos cargos del PP con aspiraciones.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el 25 de abril en un acto en Madrid. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el 25 de abril en un acto en Madrid. (EFE)

Campaña en Madrid con Cifuentes por delante

Para la circunscripción por la que se presenta Mariano Rajoy, el PP diseñará una campaña local basada en la figura de Cifuentes. Los populares confían en recoger rédito del apoyo de Rivera a Sánchez. Ciudadanos llegó en diciembre a los ocho diputados y un 18,8% de los votos, al menos la mitad procedentes de antiguos electores de centro derecha.

El Partido Popular pasó de los 19 diputados de 2011 a 13 escaños y el PSOE ya fue 'sobrepasado' por Podemos (también por Rivera). Los dos escaños que IU obtuvo por Madrid en diciembre pasado dan un gran colchón a Pablo Iglesias para consolidarse como segunda fuerza política en caso de concurrir unida toda la extrema izquierda.

En Almería el empate a dos diputados entre PP y PSOE requiere, para ser roto, la subida de los populares a costa de C's y que Podemos no 'rasque' de IU

En las otras circunscripciones donde el PP cree estar a décimas de punto de subir algún escaño también será clave el posible pacto entre Podemos y lo queda de IU. En Huesca, auténtico modelo a escala del comportamiento electoral del conjunto de España, el tercer escaño de la provincia fue el 20-D para los de Iglesias. Ahora los populares necesitan crecer a costa de Ciudadanos (16% hace cuatro meses), pero que los de Iglesias no consoliden su 17,9% con el 5,2% de Izquierda Unida. Si las urnas son favorables hasta beneficiarse en el tercer resto, Huesca volvería al 2-1 de toda la vida, en este caso a favor del partido en el poder.

En Almería el actual empate a dos diputados entre el PP y el PSOE (podemitas y riveristas suman uno cada uno), requiere para ser roto la subida de los populares a costa de Ciudadanos y que Podemos no 'rasque' de Izquierda Unida. La situación es parecida en Toledo.

El balance final de las aspiraciones más realistas del Partido Popular no pasa de sumar seis o siete escaños más a los 123 obtenidos el 20 de diciembre

El tercer escaño por Ciudad Real, en el aire

En Málaga, Cádiz y La Coruña los populares también se consideran con margen de crecimiento, también a costa de recuperar votos de Ciudadanos y ya dependiendo menos de lo que ocurra con la recomposición del espacio de la extrema izquierda. Pero hay circunscripciones donde ven seriamente amenazada su posición. Si por Toledo aspiran a sumar otro escaño a los dos recogidos en diciembre (la mitad que en 2011), el tercero por Ciudad Real lo obtuvieron por un puñado de votos frente a Podemos.

El balance final de las aspiraciones más realistas del PP no pasa de sumar seis o siete escaños más a los 123 obtenidos el 20-D, pero es la cifra sobre la que se levanta todo el discurso de Rajoy para relanzar el 26 de junio la oferta de la gran coalición. E invitar en primera instancia al PSOE, aunque sea para que se abstenga en una investidura que incluya pactos de Estado claros y líneas de política económica concisas (cumplir con Bruselas) para arrancar la XII legislatura.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios