a esta cifra hay que sumar el gasto de campaña

Los políticos tiran 130 millones: su fracaso les 'obliga' a ser austeros de cara a la galería

Incapaces de llegar a un acuerdo en cuatro meses, todos los partidos se sentarán próximamente para reducir unos gastos que ellos mismos tenían en su mano evitar utilizar y crear una campaña austera

Foto: El presidente de una mesa electoral deposita los votos de la urna sobre una mesa el pasado 20 de diciembre. (Efe)
El presidente de una mesa electoral deposita los votos de la urna sobre una mesa el pasado 20 de diciembre. (Efe)

Su incapacidad para lograr de Gobierno durante cuatro meses ha obligado a los políticos a echar mano de la calculadora. Después los 130 millones de euros que costó la maquinaria electoral del 20-D más el gasto de campaña -que proviene de subvenciones-, las principales formaciones por fin se han puesto de acuerdo en una única cuestión: reducir los costes de una nueva campaña de cara al 26-J. Tanto es así, que los partidos están dispuestos a sentarse a hablar para reducir unos gastos que ellos mismos tenían en su mano evitar utilizar. 

De hecho, el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, se ha sumado a esta idea reivindicando una campaña "más corta y austera" después de que su propia formación gastara cerca 12 millones de euros, la mayor cantidad de todas las que concurrieron a las urnas hace más de cuatro meses -PSOE 9 millones, Ciudadanos 4, Podemos 3,6 e IU 2,5 millones-. La misma línea ha seguido el ministro Cristóbal Montoro, que considera que la 'tijera' debe afectar a los grandes mítines, actos en los que el Partido Popular concentra parte de sus esfuerzos en campaña. Por su parte, María Dolores de Cospedal advierte de que el PP no reducirá el gasto en el envío de propaganda como han pedido Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Mariano Rajoy durante el mitin celebrado  en Sevilla. (Efe)
Mariano Rajoy durante el mitin celebrado en Sevilla. (Efe)

 

Este ha sido el único denominador en común que parecen tener formaciones tan antagónicas como Podemos y Ciudadanos así como el resto de partidos, aunque con matices. Ante la realidad de que ni Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera han logrado traducir sus escaños en un nuevo Gobierno, el coste millonario de unas nuevas elecciones parece sonrojarles sabedores de que la culpa se concentra en ellos después de que las urnas les obligaran a hacer uso del diálogo y el talante necesarios para alcanzar un acuerdo.

130 millones más el gasto de campaña

Según los datos facilitados por el Ministerio del Interior, el presupuesto para las generales de diciembre fue de 130 millones de euros, a los que hay que sumar lo que se gastan los partidos para 'vender' a sus candidatos al mejor postor, para lo cual reciben importantes subvenciones públicas en función de los votos y los escaños que lograron en los anteriores comicios. De esta manera, los resultados del 20-D marcarán el gasto para la inminente campaña, en la que saldrán 'beneficados' formaciones como Podemos y Ciudadanos por ser las nuevas formaciones que han entrado en el Congreso y que financiaron su campaña con aportaciones de particulares -'crowdfunding'- y recurriendo a un préstamo bancario respectivamente. En en lado contrario están PP y PSOE que tendrán que asumir las consecuencias de haber perdido millones de votos y varios escaños. 

El primero en mover ficha para evitar el ya inevitable gasto del 26-J ha sido Albert Rivera, que este miércoles propuso recortar un 50% el gasto electoral y un único 'mailing' electoral -propuesta en la que coincide Podemos- en vez de inundar los buzones con papeletas. Según los cálculos que maneja Ciudadanos, en las últimas elecciones el gasto de envío postal fue de 30 millones de euros mientras que solo un 'mailing' costaría 5 millones a las arcas estatales, permitiendo un ahorro de 25 millones. Esta última idea previsiblemente no saldrá adelante ya que el PP se opone a modificar esta subvención alegando que afectaría al ejercicio del voto y a la privacidad de los votantes que llevan la papeleta desde casa. El PNV tampoco apoya esta iniciativa.

Propaganda electoral enviada por los partidos de cara al 20-D. (Efe)
Propaganda electoral enviada por los partidos de cara al 20-D. (Efe)

Más debates, no utilizar vallas, banderolas...

Otra de las cuestiones que los partidos quieren fomentar y cuyo coste sería de cero para las arcas públicas son los debates electorales, idea propuesta por Podemos y la formación de Rivera. Precisamente son estos dos partidos los que en la campaña del 20-D más veces se enfrentaron en televisiones y en encuentros universatarios,.

Por su parte, el PSOE ha propuesto al resto de partidos reducir un 30% su presupuesto de campaña, recortar también el gasto en 'mailing' y no utilizar vallas, mobiliario urbano, banderolas o cualquier otro elemento de publicidad exterior más allá de los carteles que se fijen en espacios habilitados por los ayuntamientos. Esta idea no es compartida por formaciones con pocos escaños, como PNV, cuyo portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, cree que reducir el presupuesto perjudica a las fuerzas políticas pequeñas como la suya. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios