elecciones 26-j

Podemos engrasa discurso: ataque a Sánchez y mano tendida al votante del PSOE

Las líneas rojas trazadas por Sánchez en la última propuesta de Compromís y su empeño por mantener el acuerdo con C's han servido a Iglesias como lanzadera de su relato de campaña

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa ofrecida en el Congreso tras ser recibido por el Rey. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa ofrecida en el Congreso tras ser recibido por el Rey. (EFE)

Podemos enmarca la ya inevitable cita con las urnas el 26-J como una segunda vuelta, en clave de segunda oportunidad para cosechar los votos que el PSOE no habría sabido aprovechar de cara a la construcción de un Gobierno progresista. Las líneas rojas trazadas por Pedro Sánchez a la última propuesta 'in extremis' de Compromís y su empeño por mantener el acuerdo con Ciudadanos han servido a Pablo Iglesias como lanzadera de su relato de campaña: quiere tener la llave para abrir el candado de la “jaula”, dijo, en la que se encuentra atrapado el líder socialista.

Podemos engrasa discurso: ataque a Sánchez y mano tendida al votante del PSOE

Personalizar los ataques en Sánchez, por su falta de atrevimiento, y al mismo tiempo "mano tendida". Una muestra de generosidad que apela, principalmente, a los votantes socialistas identificados con los valores socialdemócratas que habría dejado de enarbolar el líder socialistas para girar a la derecha de la mano de Ciudadanos. La reacción a la iniciativa de última hora que puso sobre la mesa Mònica Oltra, quien este lunes había comido en Valencia con el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha servido de ariete a Podemos para comenzar la batalla por los relatos varios pasos por delante.

Minutos después de la rueda de prensa de Pedro Sánchez tras reunirse con el Rey, Podemos lanzó su primer vídeo de campaña. Presentado con el título 'Pedro Sánchez y el PSOE lo han tenido en su mano, pero nos obligan a ir a nuevas elecciones', hace hincapié en la cerrazón del líder socialista para construir un Gobierno progresista para el que “sí dan los números”. Apenas tres horas antes, Pablo Iglesias, con la mirada puesta en el 26-J, advirtió a Sánchez de que si "continúa instalado en el no, en esa jaula que no le permite explorar un Gobierno progresista, tendrá que responder en campaña con quién está dispuesto a pactar".

 

El pueblo es soberano y tiene que volver a realizar su “mandato”, explicaban ayer los más próximos a Iglesias. En este sentido, el secretario general añadía que "los ciudadanos no van a tolerar ningún engaño, que se les diga una cosa y se haga otra", en referencia a la falta de voluntad de Sánchez para propiciar un Gobierno de izquierdas. Declaraciones a las que prosiguió un torrente de eslóganes de campaña en esta misma línea lanzados en redes sociales por los representantes públicos del partido. La propia Oltra se encargó de encabezar el mensaje de impugnación a Sánchez: “Un insulto hacia los millones de votantes que quisieron cambio el 20-D”.

La maquinaria electoral está engrasada y el discurso también. En el horizonte, un objetivo claro: el 'sorpasso' al PSOE

La maquinaria electoral está engrasada y el discurso también. En el horizonte, un objetivo claro: el 'sorpasso' al PSOE. Según los 'trackings' de la formación, la confluencia con IU no sería suficiente para superar a los socialistas en diputados, pero sí en votos. En caso de que la suma ganadora para la mayoría absoluta sea la de populares y naranjas, el 'sorpasso' permitiría a la formación emergente liderar la oposición. Quedan 60 días para seguir sumando y la formación, consciente de que se crece en las campañas y que estas se le quedan cortas, arrancó ya los actos preelectorales el pasado domingo con la Fiesta de la Primavera.

La hipótesis Podemos

Dos ideas fuerza protagonizaron la intervención mitinera de Pablo Iglesias en el parque Tierno Galván. La primera de ellas, dirigida al electorado del PSOE, haciendo hincapié en las supuestas incoherencias ideológicas de los socialistas, por las que Podemos demanda una oportunidad para asumir el papel que Sánchez no habría sabido aprovechar: liderar la formación de un Gobierno con la etiqueta de 'progreso'. La segunda, dirigida al sustrato social del Podemos que bebe del 15-M, fue la de seguir sumando a los que faltan, mostrando una inusitada “generosidad” hacia la Izquierda Unida de Alberto Garzón.

Sea por la amenaza del 'sorpasso' o no -que de manera oficial descarta la dirección mientras en las federaciones muestran su temor-, lo cierto es que Pedro Sánchez ha colocado en el centro de su diana a Pablo Iglesias, responsabilizándolo de la repetición de elecciones y la falta de acuerdo. La dicotomía del eje nuevo-viejo vuelve a conquistar el tablero político, con un Mariano Rajoy que ha puesto a Ciudadanos en su punto de mira y entrado en campaña proponiendo un pacto "coherente" al PSOE.

La idea del 'sorpasso' remite inevitable a otro concepto fetiche en Princesa 2, el de la 'pasokización' del PSOE. Es decir, su caida en la irrelevancia una vez que Podemos logre hacerse con su espacio sociológico. De hecho, Pablo Iglesias siempre defendió que el pacto con el PSOE solo debería producirse si esta fuerza era subalterna a Podemos. De ocurrir así, su fagocitación, opinan, no se haría esperar. O bien por entrar en un Gobierno que no presidan, lo que produciría un cambio hegemónico de primer orden entre los partidos de izquierda, o bien porque se inclinaría, esta vez sí, a favor de la gran coalición con el PP. Con sectores internos más o menos enfrentados, la 'hipótesis Podemos' sigue intacta y es compartida por todas las familias.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios