EL CAMINO HACIA LAS NUEVAS ELECCIONES DEL 26-J

Irene Lozano y Zaida Cantera centran las dudas de las listas del PSOE en Madrid

Los focos vuelven a estar en los dos fichajes estrella de Sánchez para el 20-D, sobre todo porque la ex de UPyD fue mal acogida por el partido. También está sobre la mesa la permanencia de Madina o el 'regreso' de Luz Rodríguez, sin descartar sorpresas

Foto: Zaida Cantera e Irene Lozano, durante la reunión del Grupo Socialista del pasado 19 de enero en el Congreso. (EFE)
Zaida Cantera e Irene Lozano, durante la reunión del Grupo Socialista del pasado 19 de enero en el Congreso. (EFE)

Los debates en los partidos son cíclicos. Y ahora se percibe más que nunca. A la precampaña y campaña de las generales del 20-D siguió el periodo de las negociaciones fallidas para una investidura y, de nuevo, vuelven los temas típicos de preparación de unos comicios. Empezando por las listas electorales del 26 de junio. En el caso del PSOE, la previsión, expresada tanto por Ferraz como por las federaciones, es que se introduzcan pocos cambios, que conviene la "tranquilidad" al partido y no la agitación. Pero inevitablemente -o precisamente por eso- el foco se situará en lo que ocurra en circunscripciones claves como Madrid o Barcelona. La primera es la que encabezará Pedro Sánchez, su distrito, y en la que más metió mano en el anterior proceso. Ahora no está claro que repitan, en el cuarto y el sexto puestos, Irene Lozano y Zaida Cantera, los dos fichajes estrella que fueron acogidos con frialdad dentro del PSOE. Sobre todo la primera, látigo del PSOE hasta el mismo momento de anunciarse su incorporación sorpresa. 

No son los únicos nombres sobre los que planean las dudas. También está por ver qué ocurrirá con el número siete el 20-D, Eduardo Madina, o si el secretario general tendrá que realojar en Madrid a la secretaria de Empleo de la ejecutiva federal, Luz Rodríguez. O si la dos por la capital, Meritxell Batet, responsable de Estudios y Programas de la dirección y persona de la confianza del líder, repetirá en su puesto o volverá a Barcelona, la circunscripción de la que procede, como militante del PSC que es. Sin descartar que haya sorpresas o golpes de efecto de Sánchez de última hora. 

Pedro Sánchez y Antonio Hernando, en un pleno del Congreso en esta XI Legislatura. (EFE)
Pedro Sánchez y Antonio Hernando, en un pleno del Congreso en esta XI Legislatura. (EFE)

Ni siquiera está claro a estas alturas el procedimiento que seguirá Ferraz para la confección de las candidaturas. El equipo de Organización, pilotado por el número dos de Sánchez en la ejecutiva, César Luena, tiene de plazo hasta el viernes para sondear a las federaciones y comprobar por dónde respiran, porque el sábado 30 de abril se reunirá el comité federal, que aprobará el calendario y la hoja de ruta, además de la apertura del proceso de primarias para elegir al candidato a La Moncloa, en las que Sánchez, previsiblemente, no encontrará rival alguno

Procedimiento por confirmar

A menos que el comité decidiese validar en su integridad las listas del 20-D, blindándolas, se abrirá el proceso habitual, aunque mucho más corto, dado que las candidaturas a Congreso y Senado han de registrarse entre el 18 y el 23 de mayo. El mecanismo ordinario, según estipula el capítulo II del reglamento de cargos públicos del PSOE, es que las agrupaciones locales elaboren sus propuestas, que los comités provinciales elaboren y ordenen la candidatura, que informe favorablemente el comité regional y que este eleve su dictamen a la comisión federal de listas. Esta tiene la última palabra y puede introducir modificaciones -así ocurrió antes del 20-D, cuando Sánchez introdujo a Irene Lozano como cuatro por Madrid-, y su informe definitivo ha de ser ratificado por el comité federal. Este último órgano se reunirá, calculan varias fuentes, en el fin de semana del 14 y 15 de mayo. 

Hay quienes creen que borrar a Lozano y Cantera sería "asumir un error", y los que opinan que Sánchez puede apearlas para evitar reabrir la pugna interna

Lozano es duda porque ya generó un hondo malestar en Madrid y en varias federaciones cuando se anunció su fichaje. Incluso miembros de la ejecutiva federal cercanos al líder no entendieron la operación, porque la dirigente de UPyD había competido por el liderazgo de la formación magenta y había "insultado" al PSOE en sus años como diputada. Su nombre ni siquiera pasó el filtro del comité regional del PSOE-M, ya que su incorporación se produjo a última hora, y por decisión unilateral de Sánchez, sin advertir previamente a los poderes del partido, que ya recelaban del comportamiento de su jefe. 

No pidió disculpas por sus palabras del pasado -aunque se lo reclamaron-, entró con mal pie en el partido y apenas participó de forma visible en la campaña. Acompañaba al candidato a sus actos en Madrid, pero no fue protagonista en ninguno de ellos. La mayoría de agrupaciones locales no la querían. La acogida de Zaida Cantera, excomandante del Ejército de Tierra, fue más cálida. Sí se percibió como una independiente y pudo implicarse más en la campaña. La actividad de ambas dentro del grupo parlamentario es todavía discreta y sobre todo a Lozano se la ve por el Congreso más aislada de sus compañeros de bancada. 

Pésimo resultado en Madrid

Cantera fue la última que consiguió escaño por Madrid el 20-D. Los socialistas cosecharon un resultado catastrófico. Cayeron a cuarta fuerza, detrás del PP, Podemos y Ciudadanos. Seis diputados y un 17,9% de los sufragios. El 24 de mayo, en las autonómicas, la lista encabezada por el fichaje estrella de Sánchez, el exministro Ángel Gabilondo, obtuvo el 25,43% de las papeletas. Algo había fallado, pero nadie asumió responsabilidades políticas. Ni el líder, ni su ejecutiva, ni la dirección madrileña achacaron los malos datos a la tortuosa confección de la candidatura. 

Susana Díaz y Eduardo Madina, durante un mitin juntos en Jaén en diciembre pasado. (EFE)
Susana Díaz y Eduardo Madina, durante un mitin juntos en Jaén en diciembre pasado. (EFE)

Ahora, fuentes cercanas al secretario general explican que "los únicos puestos seguros" son los del número uno -él mismo- y el tres, que ocupará, como hace cuatro meses, Antonio Hernando, portavoz parlamentario y jefe del equipo negociador, que ha salido muy reforzado en las últimas semanas. Esa afirmación quiere decir que no está claro aún qué pasará con Lozano y Cantera. Si repetirán las dos, una de ellas (en el mismo puesto o en otro lugar) o ninguna. En Ferraz insisten en que la discusión ni ha comenzado, y que es pronto para saber qué pasará. Aunque en el partido corren quinielas. Los hay que creen que Sánchez las mantendrá, porque apearlas de la lista significaría "asumir un error" cuatro meses después de las últimas generales. Y los hay que entienden que sí las borrará de la plancha -al menos, a la que ha suscitado más iras, Lozano- para que no se reviva la tensión anterior. Sánchez jamás ha abjurado en público de la entrada de la ex de UPyD. Más aún, elogió su valía para las cuestiones relativas a la regeneración democrática y la premió con la portavocía de la Comisión de Reglamento del Congreso.

Luz Rodríguez puede ser reubicada porque el secretario provincial de Guadalaja ha visto cómo la causa por la que estaba imputado ha sido archivada

Puede que Sánchez tropiece con un 'incentivo' para descabalgar a Lozano o a Cantera. Cuando ubicó a la primera de número cuatro por Madrid tuvo que sacar de ese lugar a Luz Rodríguez. La secretaria de Empleo fue destinada a cubrir la cabecera de lista de Guadalajara, que se quedó libre porque el propuesto por las bases, Pablo Bellido, el secretario provincial, estaba imputado por un caso de estafa durante su etapa como alcalde de Azuqueca de Henares. En enero de este año se archivó su causa. Ahora, la dirección regional, que pilota el presidente de la Junta, Emiliano García-Page, ve con buenos ojos que pueda resarcirse a Bellido, devolviéndole su candidatura. Él mismo no se descarta, en declaraciones a este periódico: "Hay que conocer primero las reglas del federal. Pero si me lo piden los compañeros, sí me gustaría darles satisfacción. No les voy a decir que no. Eso sí, Luz hizo una magnífica labor como candidata [no estaba seguro el escaño por Guadalajara y lo logró] y ahora como diputada".

Problemas también en Barcelona

En el entorno de Rodríguez señalan que no va a "entrar en el juego macabro de las listas", ni va a hacer "nada" para forzar su entrada, porque está volcada en su trabajo. Ella está más distanciada del jefe desde el 'episodio Lozano', pero tendría la oportunidad de regresar a su emplazamiento original si él lo decide. 

Emiliano García-Page, en un mitin de campaña de las generales junto a Luz Rodríguez, el pasado 10 de diciembre en Guadalajara. (EFE)
Emiliano García-Page, en un mitin de campaña de las generales junto a Luz Rodríguez, el pasado 10 de diciembre en Guadalajara. (EFE)

¿Qué pasa con el resto de plazas? Meritxell Batet tiene papeletas para repetir como dos en la lista por Madrid. El líder sigue confiando en ella -ha sido clave también en el comité negociador- y ella le ha devuelto lealtad. Pero la batalla por Barcelona se ha reabierto, ya que un sector del PSC cuestiona a Carme Chacón como cabeza de cartel. Para la exministra de Defensa, estas serían sus cuartas elecciones consecutivas como jefa de la principal lista catalana, y quienes la rechazan consideran que está "agotada" como candidata. Influye también el proceso de confección de la candidatura del 20-D, en la que logró imponer su criterio y colocar a sus fieles, haciendo saltar a Pere Navarro, exprimer secretario del PSC. Ahora se le quiere pasar factura. Para repetir, Chacón necesita ganar unas primarias en Barcelona, en las que podría encontrar rival. 

Desde la dirección del PSOE-M apuestan por la "mayor tranquilidad posible, sin que ello signifique que no vaya a haber cambios" en las listas del 26-J

Rafa Simancas no debería tener problemas para revalidar su quinta plaza por Madrid, aunque en Ferraz precisan que no se encuentra "en el círculo de confianza" del jefe. En el séptimo puesto, de nuevo, hay dudas, y esta vez las encuestas anticipan que podría arañarlo el PSOE. Eduardo Madina, rival de Sánchez en el congreso extraordinario de 2014, se quedó fuera el 20-D. El diputado tiene "cero ganas" de compartir candidatura con Sánchez, según confirma su entorno. Pero sus fieles le empujan a que opte a tener escaño en el Congreso salido del 26-J. Él no descarta que acepte si se lo piden Ferraz u otra federación. La suya, Euskadi, no tiene previsto cambiar a sus tres cabezas de cartel y únicos diputados -Patxi López por Bizkaia, Odón Elorza por Gipuzkoa y Javier Lasarte por Álava-, pero podría abrírsele hueco en Andalucía, como ya se especuló para las anteriores generales. Si ocurriera, Susana Díaz le señalaría como miembro de su ejército en la Cámara Baja. "La idea que ha trascendido es mover lo menos posible los puestos de salida. Ese es el mensaje -traslada un dirigente muy próximo a la presidenta de la Junta-. Cualquier movimiento en esos primeros puestos es un problema para los secretarios provinciales, y si no es en esos puestos, ¿qué sentido tendría?". 

¿Y Ángel Gabilondo?

Si Madina renunciase o no se le ofreciera de nuevo el siete por Madrid, esa plaza quedaría vacante. Podría ascender José Enrique Serrano, jefe de Gabinete de los dos expresidentes socialistas e integrante del comité negociador, que se quedó fuera el 20-D al ocupar el número nueve. En el 11 estaba el secretario de Economía de la ejecutiva, Manuel de la Rocha Vázquez. 

La cúpula de Ferraz se reunió este lunes con la secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, para ir desbrozando el camino. Fuentes próximas a la baronesa madrileña reafirman su apuesta por un proceso que suponga "la mayor tranquilidad posible, lo que no significa que no haya cambios". Pero es pronto para saber, "y el candidato tiene derecho a formar su equipo y tendrá el apoyo de Madrid", añaden. La dirección rehúsa hablar de nombres. Aún podrían introducirse fichajes nuevos para impulsar la candidatura, pero el nombre que ya por adelantado muchos descartan es el del exministro Ángel Gabilondo, como destacan sus portavoces. El portavoz en la Asamblea de Madrid, apuntan desde su círculo, no ha recibido ninguna oferta, ni quiere "conjeturar" acerca de si podría subirse al tren de las generales porque no sabe "nada" de las intenciones del secretario general. 

Sánchez desdramatizará el 26-J ante el Rey

"El secretario general aún no está pensando en listas". Es la argumentación que repiten en el gabinete de Pedro Sánchez. Lógico. Aún queda por cubrir la última etapa del viaje del 20-D: la reunión con el Rey que certifique que no hay candidato a la investidura y que España irá a nuevas elecciones el 26 de junio. 

El líder de los socialistas despachará con Felipe VI a las 16.30 horas de este lunes. Y no llevará sorpresas. Sólo sus 131 apoyos, subrayan en Ferraz: los 90 del PSOE, los 40 de Ciudadanos y el escaño de Coalición Canaria. Insuficientes para convertirse en presidente del Gobierno. 

Sánchez desdramatizará ante el monarca la repetición de las generales. Según adelantan en su equipo, le trasladará un mensaje "de confianza" al Rey y a los españoles, ya que "en un país democrático una nueva oportunidad para votar fortalece al país y las instituciones", y en esos comicios del 26-J "está seguro de que España reforzará su voluntad firme de cambio". 

El secretario general "pondrá en valor" que el PSOE asumió su "responsabilidad de sacar a España de la situación de bloqueo en la que le había situado con su espantada" el presidente en funciones. Sánchez siempre ha reivindicado que gracias a su postulación y a que tuvo lugar la primera votación de investidura, se puso en marcha la cuenta atrás hacia las nuevas elecciones -el "reloj institucional"-, con una "propuesta en positivo de un Gobierno del cambio que permitía dar voz al mandato de las urnas de más de 15 millones de personas que votaron para cambiar a Mariano Rajoy". 

Es decir, que Sánchez volverá a expresar, esta vez ante el Rey, que su apuesta de un acuerdo con Ciudadanos y Podemos era válida y la única posible, a su juicio. Así, subrayará que el PSOE "ha sido un partido capaz de llegar a acuerdos que priorizan el interés general por encima de los intereses personales y partidistas". Pero "la negativa de bloqueo" de Podemos y pP demuestran que "el único voto que garantiza el cambio es al PSOE". Por último, Sánchez le transmitirá al monarca su "convicción de que España puede ser gobernada desde el diálogo y la moderación". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios