LA TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN ASOMA POR GÉNOVA

Rajoy y la crisis del PP: el 'caso Soria' le abre un cuarto agujero territorial de cara al 26-J

El PP se queda sin cabeza de cartel en Canarias abriendo otra crisis que se suma a las que agitan a sus organizaciones regionales en Madrid, Comunidad Valenciana y Baleares

Foto: Ilustración: Raúl Arias
Ilustración: Raúl Arias

La renuncia de José Manuel Soria ha sido rápida y completa (ministerio, escaño y cargo en el partido) para no desgastar más a Mariano Rajoy, objetivo último de la acumulación de escándalos viejos y nuevos de los últimos días, según la teoría de la conspiración que se abre paso en la dirección del PP. Es el momento más inoportuno para poder insistir en la oferta del Gobierno constitucionalista con el PSOE y para arrancar la campaña ante la previsible repetición de las elecciones. Los populares, poco dados a la autocrítica, comprueban cómo se redobla la ofensiva externa contra su jefe al tiempo que se les abre otra brecha, esta vez en Canarias, ante el 26-J.

[Especial los papeles de Panamá: destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

Después de quedarse sin la representación municipal en Valencia y sin su referente en la capital -Rita Barberá-, el ir y venir de Gürtel más Púnica y la detención de su alcalde de Granada, el 'caso Soria' culmina en una misma semana la etapa más dura que ha vivido el PP desde el fiasco de los comicios del 20-D.

En la dirección del partido hablan de 'mano negra' y no se creen que tanta acumulación de desgracias y 'excesos' judiciales, policiales o de los medios sea casual, pero no dan más pistas concretas. Solo que el exministro de Industria tenía poderosos enemigos entre las empresas eléctricas y los grandes grupos de comunicación.

El exministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. (EFE)
El exministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. (EFE)

La renuncia de Soria ha redoblado la ofensiva de desgaste contra Rajoy. El PSOE y Ciudadanos, con Pedro Sánchez y Albert Rivera al frente, aprovechan para asociar la figura del presidente del Gobierno en funciones (y rival común) con la corrupción. El socialista impide así incluso que Rajoy le pueda llamar para proponer la gran coalición y el socio de Sánchez recupera margen para insistir en su apuesta de origen: pedir la cabeza de Rajoy para empezar la sustitución del PP.

[Lea aquí: 'Soria dimite por los papeles de Panamá]

En el orden interno, al menos de alto o medio cargo para arriba, el Partido Popular sigue al pie de la letra la orden superior de cerrar filas y no cuestionar a su jefe y candidato. Pero la consecuencia más inmediata del 'caso Soria' es que el PP se ha quedado sin presidente regional y cabeza de cartel electoral en una región como Canarias, que elige 15 diputados para el Congreso y donde los populares pasaron de 11 a 5 en los últimos comicios.

Ante las más que previsibles elecciones de junio, además de en Canarias, el partido que preside Rajoy está descabezado, en proceso de relevo forzoso o inmerso en severas crisis internas en la Comunidad Valenciana, en Baleares y en Madrid. A ese mapa se suma en Andalucía el caso de Granada, con el referente municipal del alcalde José Torres Hurtado en trance de salida por otro caso de corrupción.

Rajoy y Soria en el Congreso de los Diputados. (Reuters)
Rajoy y Soria en el Congreso de los Diputados. (Reuters)

El PP no tiene más aspiraciones ante esa cita con las urnas que subir unos cuantos escaños (firmarían pasar de los 130) para forzar luego al PSOE a una gran coalición. En ese trance, el éxito se medirá en la posibilidad de beneficiarse de los últimos restos en las circunscripciones grandes o mediadas, como son precisamente algunas de las que están en crisis y donde Ciudadanos les hizo más daño el 20-D como Madrid, Valencia, Baleares o Canarias.

La única gestora que hasta el momento ha constituido la dirección nacional es la que dirige Cristina Cifuentes en Madrid, donde el PP perdió 6 de los 19 escaños obtenidos en 2011. Ciudadanos sumó esos mismos 6 al 'heredado' de UPyD.

En la Comunidad Valenciana los populares cedieron otros 9 diputados (5 para Rivera) mientras que en Canarias el retroceso fue de otros cuatro escaños (2 para Ciudadanos) y en Baleares la pérdida fue de otros 2.

La renuncia de Soria ha descabezado al PP en Canarias, que se queda sin presidente regional

La renuncia de Soria deja al PP sin candidato en Canarias y de momento no se ha abordado la constitución de una gestora como ocurre en el caso de Madrid. El secretario general, Asier Antona, ha asumido las funciones del presidente hasta que la Junta Directiva Regional decida quién releva al exministro.

La convocatoria de nuevas elecciones para el 2 de mayo aplazará cualquier proceso de relevo o renovación interno en las organizaciones regionales del PP. Cambios que de todas formas estaban pospuestos por orden de Rajoy hasta la formación del nuevo Gobierno, igual que el Congreso Nacional pendiente desde el año pasado. Para el próximo otoño los procesos congresuales habrán acumulado casi dos años de retraso.

 

 
Elecciones Generales

El redactor recomienda