ECHENIQUE SUPRIME EL SISTEMA DE LISTAS PLANCHA

Podemos esquiva las primarias que piden los estatutos por ser "una segunda vuelta"

La dirección del partido no se ha planteado aún celebrar primarias si se repiten elecciones, un mandato de los estatutos que se sortearía al interpretar el 26-J como una segunda vuelta

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la presentación de la candidatura Equipo Pablo Iglesias a las primarias del partido el pasado mes de julio. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la presentación de la candidatura Equipo Pablo Iglesias a las primarias del partido el pasado mes de julio. (EFE)

¿En caso de repetirse las elecciones el próximo 26-J, se volverán a celebrar nuevas primarias para configurar las listasnbsp;La pregunta es tabú dentro del grupo parlamentario de Podemos, con la consigna de seguir trabajando para formar un “Gobierno del cambio”, pero está en boca de toda la organización. La dirección no ha tomado una decisión oficial al respecto, aunque en privado los líderes de la formación dan a entender que no se celebrarán. Los estatutos del partido aprobados en Vistalegre obligan a que la selección de los candidatos “se lleve a cabo mediante elecciones primarias abiertas a toda la ciudadanía”. Sin embargo, cabe margen a la interpretación para evitar primarias de cara a una nueva convocatoria electoral. Esto es, si la repetición se interpreta como “una segunda vuelta”, según avanzan fuentes cercanas a la dirección, por lo que de momento no se plantea celebrarlas.

Las primarias celebradas el pasado verano para configurar las listas con las que Podemos se presentó a las elecciones generales del pasado 20-D generaron el primer terremoto en el seno de la organización. Más de medio millar de cargos autonómicos y municipales, encabezados por la secretaria general andaluza, Teresa Rodríguez, firmaron entonces un manifiesto para reclamar un procedimiento de elección de candidatos más proporcional y sin cuneros, es decir, candidatos sin relación alguna con la circunscripción por la que se presentaban.

Podemos esquiva las primarias que piden los estatutos por ser "una segunda vuelta"

Las limitaciones impuestas por el estrecho calendario son otro de los argumentos técnicos para no reabrir la herida en periodo preelectoral. La polémica por el sistema elegido se centró también en las listas plancha, cuya consecuencia directa fue convertir las primarias en una suerte de plebiscito. El ganador se lo lleva todo, y así ocurrió. La lista encabezada por Pablo Iglesias, que obtuvo el 93,89% de los votos, logró colocar a todos sus miembros en los puestos de salida, dejando sin posibilidades a quienes se presentaron en listas alternativas a la del secretario general. El rechazo al procedimiento se tradujo en una elevada abstención: la participación fue del 15,7% del censo.

El recién nombrado secretario de Organización, Pablo Echenique, fue uno de los líderes territoriales que no dieron su visto bueno al modelo de primarias impuesto desde Madrid, además de ser uno de los abanderados de la oposición a las listas plancha. De hecho, una de las primeras decisiones de calado que adoptó tras tomar posesión de su cargo ha sido, precisamente, la eliminación de este sistema en los procesos internos de elección.

De producirse nuevas primarias, la dirección perdería el control en la configuración de las candidaturas tras haberse eliminado el sistema de listas plancha

La adopción de un sistema más favorable a la proporcionalidad ha tenido su primera consecuencia en las primarias gallegas del pasado fin de semana, quedando el consejo autonómico dividido a partes casi iguales entre los miembros de las dos listas más votadas. De producirse nuevas primarias para un hipotético 26-J, la dirección perdería el control en la configuración de las listas. Al menos, en los puestos de salida se colarían candidatos de listas alternativas a la oficial, una de las cuestiones de fondo que generan reticencias a la hora de convocar un nuevo proceso de primarias. Por otro lado, la modificación de las listas echaría más leña al fuego generado entre errejonistas y pablistas.

Los sectores críticos de la formación no han manifestado por el momento la reivindicación de llevar a cabo primarias en caso de repetición de elecciones. Desde Anticapitalistas sí se han mostrado favorables a ampliar la confluencia a Izquierda Unida, lo que inevitablemente conllevaría cambios con respecto a las listas presentadas el 20-D.

Podemos esquiva las primarias que piden los estatutos por ser "una segunda vuelta"

Desde la corriente se explica en un comunicado hecho público este jueves que “si finalmente se produce una nueva convocatoria electoral, hipótesis muy plausible, la labor más importante en los próximos días es crear las condiciones de una gran confluencia de todas las fuerzas del cambio en el ámbito estatal y en cada una las naciones y territorios para ganar las próximas elecciones generales y autonómicas. Podemos, IU, En Marea y En Comú Podem, así como las candidaturas populares y los ayuntamientos del cambio y las organizaciones sociales tenemos ante nosotros/as una posibilidad y una responsabilidad que no podemos dejar pasar”.

La celebración de primarias una vez erradicadas las lista plancha, aun sin tener en cuenta la posible confluencia con Izquierda Unida-Unidad Popular, provocaría cambios de calado en el grupo parlamentario de Podemos. Máxime teniendo en cuenta que los socios territoriales de la formación en Cataluña, Galicia y Valencia coinciden en su voluntad de soltar amarras, si se repiten elecciones, para asegurarse la independencia parlamentaria. El debate, ahora, se centra en una interpretación para sortear el mandato de los estatutos: si el 26-J es una segunda vuelta de las elecciones o no.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios