EN un posible pacto poselectoral

Rivera 'usará' la cabeza de Soria como prueba de lo que exigirá al PP tras el 26-J

La dimisión del ministro lo cambia todo. Rivera podría usar este acontecimiento para mostrar a Rajoy el camino que defenderá Ciudadanos si finalmente se gesta un pacto entre ambos

Foto: El ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria. (EFE)
El ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria. (EFE)

La dimisión de José Manuel Soria lo cambia todo de cara al futuro pacto de Gobierno. Como advirtió Inés Arrimadas, la primera dirigente de Ciudadanos en reaccionar a la noticia, "tendrá consecuencias para el Gobierno más allá del propio ministro". Desde luego, de cara a un futuro entendimiento en las próximas semanas, máxime si se repiten elecciones, Ciudadanos insistirá en que este es el camino para cualquier cargo público si el PP pretende contar con su apoyo para un pacto que permita la gobernabilidad.

[Lea aquí: 'Por qué Soria tenía que dimitir y ha dimitido']

La situación del ministro de Industria en funciones se fue complicando a lo largo de la semana a raíz de su relación con la firma 'offshore' UK Lines Limited registrada en Bahamas y desvelada en los conocidos como papeles de Panamá, tras lo que José Manuel Soria incurrió en numerosas contradicciones que terminó por poner al miembro del Ejecutivo de Rajoy contra las cuerdas. Además de aparecer como administrador de otra compañía de idéntico nombre a la de Bahamas, pero en Reino Unido, hasta 1997 -dos años después de entrar en política-, el diario 'El Mundo' publicó este jueves la última novedad que deja en total evidencia al titular de Industria: Soria también tuvo una sociedad en el paraíso fiscal de la isla británica de Jersey hasta 2002, mientras era alcalde de Las Palmas.

[Especial los papeles de Panamá: destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

A inicios de la semana, distinguidos miembros del PP como María Dolores de Cospedal, Pablo Casado o Rafael Hernando defendieron a su compañero de filas, elogiando incluso su "transparencia" y haber sido "muy convincente" en sus explicaciones. Este jueves, sin embargo, ningún peso pesado quería postularse en favor del ministro, pese a su cónclave en Cuenca, máxime tras las últimas noticias que prueban el vínculo de Soria con más de una firma 'offshore'. El resto de miembros del Gobierno evitó hacer declaraciones, mientras la oposición en bloque va cercando al titular de Industria, Energía y Turismo, exigiendo pruebas que certifiquen explicaciones.

Rivera 'usará' la cabeza de Soria como prueba de lo que exigirá al PP tras el 26-J

Distintos portavoces de Ciudadanos insistieron en que no pedirían la dimisión del ministro hasta escuchar su versión final este lunes en el Congreso, cuando tenía previsto comparecer ante el resto de fuerzas parlamentarias, y para la que Génova le exigió contundencia y evitar "dispersarse", como publicó este diario. El partido de Albert Rivera pretendía que Soria diera todas las explicaciones pertinentes, aunque adviertió de que, si no resulta suficientemente convincente, "pedirán su dimisión de inmediato". No hará falta porque el ministor ya dio el paso. En cualquier caso, se trataba de todo un aviso a navegantes, teniendo en cuenta que el escándalo se produce en el último punto de las negociaciones antes de disolverse las Cámaras y convocarse nuevas elecciones. Y todavía más si se tiene en cuenta que el PP necesitará el apoyo de Ciudadanos si pretende mover ficha antes del 2 de mayo -fecha límite para intentar formar Gobierno- o después del 26 de junio -día previsto para las nuevas elecciones que podrían acercar a populares y naranjas a la mayoría absoluta, según todas las encuestas-.

Mariano Rajoy y Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Mariano Rajoy y Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Del resto de fuerzas políticas, PSOE, IU y Compromís ya pidieron públicamente la marcha de Soria por sus "mentiras y contradicciones", instándole a seguir el mismo camino que el ex primer ministro islandés Sigmundur David Gunnlaugsson; mientras Podemos optó por la prudencia en línea con el partido de centro, asegurando que esperaría a la comparecencia del ministro en la Cámara Baja antes de solicitar su dimisión, pese a tildar de "mentiroso" al dirigente del PP.

En el caso de Ciudadanos, la exigencia podía haber adquirido una especial relevancia, teniendo en cuenta que el PP aspira a contar con su apoyo si los populares retoman la iniciativa para intentar constituir Gobierno. En caso de que el escenario más probable termine por confirmarse, el de la repetición de elecciones generales el próximo 26 de junio, y si lo que prevén todos los sondeos se confirma -que el PP volvería a ganar las elecciones y la suma con el partido de centro se quedaría cerca de la mayoría-, la pelota estará en el tejado de Génova. Al menos para comenzar a jugar una nueva partida, aunque sería Rivera el que podría tener la llave de la gobernabilidad.

El mayor escollo que existe entre ambas formaciones es la corrupción. Los cinco escándalos que desde el 20-D han salpicado de lleno a la formación liderada por Mariano Rajoy provocaron una verdadera ofensiva de Rivera y los suyos, que terminaron por entenderse con los socialistas hasta firmar un acuerdo de gobierno. En el partido de centro insisten en que su máxima seguirá siendo la lucha contra la corrupción, y su prioridad, la necesidad de regenerar la vida pública y política del país. De ahí su insistencia en que Rajoy tendrá complicado cumplir con el cometido si cada mes un nuevo caso irrumpe en el seno de la formación conservadora.

Rivera forzará que Rajoy dé la cara

Más allá de José Manuel Soria, Albert Rivera fue el único líder nacional que solicitó la comparecencia pública del presidente del Gobierno en funciones tras la publicación este lunes de los papeles de Panamá por El Confidencial y La Sexta en España, en una investigación coordinada por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung' y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que implicaron a su ministro de Industria, para solicitar una extensa explicación sobre la amnistía fiscal del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El partido de centro solicitará al Ejecutivo popular un listado de todas las personas beneficiadas por esa amnistía que ahora aparecen en los citados papeles. También pretende que el jefe de Génova se retrate y explique si tiene previsto un cambio en el 'statu quo' para que Panamá vuelva a ser considerado un paraíso fiscal así como en el convenio firmado entre España y Panamá por el que no es posible investigar el blanqueo de capitales en el país centroamericano.

Elecciones Generales

El redactor recomienda