EL SEGUNDO TIEMPO DE DIÁLOGO

Sánchez a Iglesias: "Si no tiene coraje para apoyar el cambio, que no lo bloquee"

El líder socialista recalca que es él, junto a Rivera, quien tiene la iniciativa política porque tienen detrás un apoyo de 131 escaños. Deja claro que no retirará el apoyo a los alcaldes de Podemos

Foto: Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que siguió a la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva, este 7 de marzo. (EFE)
Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que siguió a la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva, este 7 de marzo. (EFE)

Tres días después de su investidura fallida en el Congreso, el PSOE mantiene intacto su acuerdo con Ciudadanos y su apuesta por una negociación conjunta con otras fuerzas. El emplazamiento a que no haya "bloqueo" al "Gobierno del cambio" se dirige tanto a Podemos como al PP. O sea, que uno u otro se abstengan, porque de lo contrario no hay forma de que Pedro Sánchez salga elegido jefe del Ejecutivo en una tercera intentona. El propio secretario general de los socialistas apuntaló ese mensaje en rueda de prensa en Ferraz, insistiendo en que son él y Albert Rivera los que tienen la iniciativa porque suman 130 escaños (131 si se suma el apoyo de Coalición Canaria), y no Mariano Rajoy, ni Pablo Iglesias, ni Alberto Garzón. Al líder de Podemos le dijo que sea "valiente", que dé "un paso al frente" y diga "sí al cambio", y "si no tiene coraje" para respaldar a Sánchez, al menos vote abstención, porque con su no ha servido de "tabla de salvación" al presidente en funciones y "traicionado" a sus votantes.

Sánchez volvió a denunciar la pinza de PP y Podemos, lo "inexplicable" que es que los dos partidos se aliaran en una suerte de "coalición negativa" para que España "no tenga Gobierno". Volvió a subrayar que "por mucho" que Iglesias clame por un Ejecutivo a la valenciana, no es "cierto", no es posible en el Congreso porque el bloque de izquierdas "no suma" y la única salida es un "cambio transversal, horizontal". Lo que él mismo denominó en el debate de investidura "mestizaje ideológico". Así que la "única verdad" es que Iglesias "votó para que Rajoy siga siendo presidente del Gobierno y en contra de un candidato de izquierdas".

Yo le digo al señor Iglesias que o bien participe del cambio o bien deje hacer el cambio, que deje de bloquear el cambio

El PSOE, ahora que quedan casi dos meses por delante antes de que las Cortes se disuelvan el 2 de mayo, perseverá en su estrategia, que define como "coherente", y que además ha validado casi el 80% de la militancia. Primero, que no apoyará a Mariano Rajoy "ni a ningún otro candidato del PP". Y dos, que seguirá defendiendo su alianza con Ciudadanos, cimentada en un acuerdo que aspira a "enriquecerse en contenidos". Por eso ambos partidos acudirán conjuntamente a una ronda de negociación con el resto de formaciones. "Yo le digo al señor Iglesias que o bien participe del cambio o bien deje hacer el cambio, que deje de bloquear el cambio, porque España necesita con urgencia un Gobierno [...]. Le digo que sea valiente y dé un paso al frente y diga sí al cambio. Y si no es valiente y no tiene ese coraje", que deje "liderar el cambio" a quienes sí han "trabajado" en el último mes en busa de un pacto, "que no lo bloquee".

Sánchez a Iglesias: "Si no tiene coraje para apoyar el cambio, que no lo bloquee"

Acuerdo "abierto"

Esas palabras se traducen en una petición clara de abstención. A partir de ahí, el secretario general dio muestras de la desconfianza y la distancia que siente con Iglesias. Dijo que pensaba que se iba a poder entender mejor con el jefe de la formación morada, por afinidad ideológica, y lo que se ha encontrado son "descalificaciones" hacia él o hacia su partido -aún duele que se refiriera al "pasado manchado de cal" de Felipe González-, "excusas para no sentarse a la mesa", o "chantajes", "vetos" o "líneas rojas". "No entiendo a qué tanto rencor y tanto odio", señaló, como había declarado este fin de semana en una entrevista en 'El País'.

El secretario general insiste en que quiere hablar de políticas, de contenidos, y "no de sillones". Y pide a Rajoy y a Iglesias que dejen "vetos y líneas rojas"

El siguiente paso que darán los socialistas es relanzar la mesa de negociación, sin "excluir a nadie". Y la principal novedad es que acudirán juntos PSOE y Ciudadanos, bien sus líderes o bien sus respectivos equipos negociadores. Pero siempre juntos, porque ambas organizaciones son las que han trabajado en las últimas semanas y alumbrado el acuerdo. El documento está "abierto", insistió Sánchez, y aunque le pueda parecer "tenue" o no muy "contundente" a Podemos, la "peor" de las medidas contenidas en él es "mucho mejor" que siga Rajoy en La Moncloa. "¿Qué miedo tiene Iglesias a sentarse con Rivera y conmigo?", espetó.

Sánchez, que compareció en Ferraz tras la reunión de la comisión permanente de su ejecutiva federal, subrayó que quiere hablar de "contenidos" con otras fuerzas, y no de "sillones" ni de un "vicepresidente plenipotenciario", como quiere Iglesias. Y lo mismo se lo dice a otras formaciones de izquierdas, como IU, que ayer aprobó en su Consejo Político que no aceptará ni compartir mesa ni acuerdos con C's y sigue apostando por el diálogo a cuatro. El líder socialista indicó que la posición de IU es "muy respetable", pero el PSOE también tiene la suya, y en cualquier caso el coste es que "Mariano Rajoy sigue siendo presidente".

Sánchez a Iglesias: "Si no tiene coraje para apoyar el cambio, que no lo bloquee"

La advertencia también iba para Rajoy, que esta mañana dijo que iba a llamar a Sánchez y no le importa que acuda con su "socio de hecho", Rivera. "Yo, que soy humilde, pero tengo ambición, le recuerdo que tengo a 131 diputados. Si Iglesias y Rajoy quieren que hablemos, hablemos". Con una diferencia. Con el presidente puede conversar sobre el Gobierno en funciones, pero no para impulsar el Ejecutivo "del cambio". "Lo que espero de Rajoy y de Iglesias es que abandonen vetos y líneas rojas", remarcó. También se negó a "valorar hipótesis" como que el jefe del PP pegue la espantada y deje a un sucesor a cargo del partido.

Como él mismo dijo, no hay muchos "titulares". No hay muchas novedades en los posicionamientos de cada partido, más allá del blindaje de la alianza de PSOE y C's, que no se romperá, por mucho que Podemos, IU y Compromís presionen en sentido contrario. El jefe socialista entiende que ese acuerdo le protege como candidato a la investidura. Y así ha sido, de hecho, después de que se conociera que el Rey comunicó al presidente del Congreso, Patxi López, que no propone a ningún aspirante e insta a los partidos a encontrar un acuerdo que sume los votos suficientes para obtener la confianza de la Cámara [consulta aquí en PDF el comunicado de la Casa Real de este 7 de marzo].

Sánchez a Iglesias: "Si no tiene coraje para apoyar el cambio, que no lo bloquee"

"Ni un segundo" para el congreso del PSOE

Sánchez aprovechó para desmentir "tajantemente" la información del rotativo de Prisa, que aseguraba que el PSOE presionaría con dejar caer a los alcaldes de Podemos. El secretario general subrayó que su partido no va a "desestabilizar" ningún Gobierno municipal sostenido con sus votos, ni va a hacer "responsables" a los ciudadanos de los ayuntamientos del cambio "del sectarismo del señor Iglesias". Así que seguirá siendo "coherente" con lo hecho hasta ahora, decir "sí al cambio" e impulsar y apoyar esos Ejecutivos que mandaban al PP a la oposición.

Subraya que Chaves y Griñán ya asumieron su responsabilidad política cuando abandonaron sus escaños. ¿Perderán su militancia? "Paso a paso"

Teniendo en cuenta que el proceso de investidura, si la hay, se alarga, ¿qué pasa con el 39º Congreso del PSOE, previsto para el 20, 21 y 22 de mayo? El líder indicó que el PSOE "no trabaja" en el escenario de la repetición de elecciones, sino en que haya un Gobierno, y por tanto no le ha dedicado "ni un segundo" a pensar si mantendrá el cónclave en esa fecha o lo desplazará.

Sánchez a Iglesias: "Si no tiene coraje para apoyar el cambio, que no lo bloquee"

El secretario general fue preguntado por la decisión del juzgado de Sevilla que instruye el 'caso de los ERE' de llamar a declarar como investigados -antes imputados- a los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. La militancia de ambos peligra en cumplimiento del código ético del PSOE [aquí en PDF], que estipula que "cualquier cargo público u orgánico del PSOE al que se le abra juicio oral por un procedimiento penal dimitirá de su cargo en el mismo momento en el que se dé traslado del auto de apertura del mismo y solicitará su baja voluntaria" y en caso contrario "será suspendido cautelarmente de militancia" e incluso "expulsado del partido". "Paso a paso -respondió Sánchez en rueda de prensa-, tanto Chaves como Griñán ya asumieron en primera persona su responsabilidad dimitiendo como diputado y como senador. Por tanto, nada que objetar en ese asunto, paso a paso".

Elecciones Generales

El redactor recomienda