EL SEGUNDO TIEMPO DEL DIÁLOGO

IU no acepta la "imposición del PSOE de compartir mesa y acuerdos con Ciudadanos"

El Consejo Político se divide por la desconfianza de Izquierda Abierta y de otros sectores hacia un posible sistema de votación que no respete a las minorías y sirva para aclamar a Garzón

Foto: Cayo Lara, durante su intervención en abierto ante el Consejo Político Federal de IU de este 6 de marzo. (EFE)
Cayo Lara, durante su intervención en abierto ante el Consejo Político Federal de IU de este 6 de marzo. (EFE)

El PSOE ya sabe qué cartas tiene sobre la mesa uno de sus potenciales socios, Izquierda Unida. No quiere que acuda a las negociaciones de la mano de Ciudadanos, como ayer sábado acordó. Más aún, no tolerará esa "imposición" por parte de los socialistas. 

La redacción, más concreta y dura, fue la propuesta por Cayo Lara a los suyos al término del Consejo Político Federal (CPF) de Izquierda Unida, su máximo órgano de dirección, que se reunió este domingo por espacio de siete horas. La federación insiste en que sigue manteniendo una actitud "favorable al acuerdo con un Gobierno de progreso, reiterando que la convocatoria de nuevas elecciones no es lo que desea y necesita la mayoría del pueblo español". Y aquí el coordinador añadió este párrafo: "De cualquier forma, las conversaciones deben continuar para que se cierre el paso a la derecha y a sus políticas. No aceptamos la imposición de compartir mesa y acuerdos con Ciudadanos". 

Esta última precisión fue introducida por Lara visto el curso del debate. Inicialmente, como adelantaba El Confidencial, él apremiaba al Consejo Político a que decidiera si las conversaciones que debe mantener IU en esta segunda fase, fracasada la investidura de Pedro Sánchez, debían ser de forma bilateral con el PSOE, sólo en una mesa a cuatro -con PSOE, Podemos y Compromís-, o bien en los dos marcos. Él mismo explicó, en su intervención en abierto por la mañana, en su presentación del informe, que esa redacción original se había quedado vieja porque fue ayer mismo cuando socialistas y naranjas se comprometieron a negociar conjuntamente con otras fuerzas políticas, reforzando su alianza. Lara dijo también que no es "compatible" el diálogo con la izquierda y a la vez con C's. Alberto Garzón, el portavoz de IU-Unidad Popular en el Congreso, intervino a continuación, y fue más rotundo: el "único" espacio posible es la mesa a cuatro y "de ninguna forma" se apoyaría un pacto en el que estuviera la formación de Albert Rivera. 

Garzón quiere sólo mesa a cuatro

La redacción final es un punto medio entre la posición original de Lara y la de Garzón. El coordinador, durante su intervención a puerta cerrada, al final del Consejo Político, insistió en que IU debe decidir desde su "soberanía", como fuerza autónoma, porque tiene unas "apetencias" e intereses distintos a los de Podemos, ya que la federación habla de facilitar la investidura de Sánchez, y Pablo Iglesias pone por delante un Gobierno de coalición. Por eso no incluye en ese párrafo introducido a última hora la concreción de la mesa a cuatro y no se cierra del todo la puerta a una conversación bilateral. "Mi opinión es que no nos quedemos atados para negociar, porque otros [Podemos] tienen otros intereses", sostuvo ante los suyos. En el fondo, lo que defendía Lara es que IU no tenga una posición subalterna a la de Iglesias. 

"Mi opinión es que no nos quedemos atados para negociar, porque otros [Podemos] tienen otros intereses", advierte el coordinador a puerta cerrada

Pero, como explicaban desde el equipo de Garzón, es él quien encabeza la comisión negociadora de IU-UP -junto con Adolfo Barrena, José Luis Centella, la diputada Sol Sánchez e Isabel Elbal-, y él ya ha insistido en que el único espacio posible es la conversación multilateral. De todos modos, es hacer castillos en el aire, porque el PSOE quiere acudir a toda ronda de negociación con C's, porque Sánchez quiere mostrar que parte con el apoyo de 130 escaños, más de los que tiene el PP (123). En definitiva, lo que se hizo este domingo es "contestar al PSOE", y decirle que IU no estará en ninguna mesa y en un acuerdo del que participe Rivera. 

Alberto Garzón, durante su intervención ante el Consejo Político de IU, este domingo. (EFE)
Alberto Garzón, durante su intervención ante el Consejo Político de IU, este domingo. (EFE)

El informe político de Lara, con la modificación que él mismo cantó a los miembros del Consejo Político al término del debate, fue aprobado por 84 votos a favor (84,85%), ninguno en contra y 15 abstenciones (entre ellas, las de Izquierda Abierta). Del máximo órgano de dirección forman parte más de 200 miembros. 

¿Cómo se eligen las listas?

Lo que concentró el debate, no obstante, fue la cuestión de la XI Asamblea Federal, prevista para el 4 y 5 de junio. En concreto, el método de confección y votación de las candidaturas y la protección de las minorías. Sí hay total consenso interno en que, por primera vez en la historia de IU, sean los militantes los que elijan por primarias tanto al coordinador como a su dirección, y que lo hagan telemáticamente, online. La discrepancia viene en el modo de presentación de las listas, y procede tanto de Izquierda Abierta -el partido coliderado por Gaspar Llamazares y Montse Muñoz- como de otros sectores de la organización, incluso afines a Garzón. 

Los documentos relativos al diseño de la XI Asamblea se aprueban con sólo el 56,7% de los votos, castigo que responde a los recelos con la propuesta de Garzón

La comisión que prepara el cónclave manejó en un primer momento la idea de que las listas a los órganos de dirección -la más importante es la del Consejo Político- fuesen cerradas y bloqueadas. Ese es el formato de los estatutos vigentes, los aprobados en 2012 [aquí en PDF]. Con una salvedad: entonces se fijó que eran los delegados a la asamblea los que elegían a los integrantes del Consejo Político, y este a su vez designaba al coordinador. Es decir, consagraba un sistema de representación, no de sufragio universal. Ahora, al ampliarse el cuerpo electoral a toda la militancia, las minorías creen que su estatus puede peligrar, porque su músculo de afiliados es mucho menor, y apenas tendrían hueco en el CPF. 

IU no acepta la "imposición del PSOE de compartir mesa y acuerdos con Ciudadanos"

Ante la falta de consenso, se retiró de la propuesta que llegó este domingo -tanto el plan de acción como el calendario y reglamento de la XI Asamblea- este punto conflictivo, con el fin de que pudiera negociarse internamente de cara a la siguiente reunión del Consejo, el próximo 10 de abril. Ese acuerdo interno es necesario, porque para poder cambiar los estatutos vigentes e introducir el sufragio universal se necesita una mayoría de tres quintos del CPF

IzAb critica la "podemización de IU"

Pero los recelos siguieron presentes en la reunión. Izquierda Abierta, el sector más beligerante, criticó la "podemización de IU" por un "reglamento que prima listas cerradas y una votación tipo plancha". Era más una advertencia, porque no llegó al CPF de este domingo ninguna metodología concreta. Los gasparistas entienden que, en la práctica, dar vía libre a las listas cerradas y bloqueadas se asemejaría a una votación como la que existe en Podemos, en la que quien gana se lleva todos los puestos a reparto (las llamadas candidaturas plancha). 

Durante el debate, Izquierda Abierta y otros sectores pidieron garantías de mecanismos correctores para salvaguardar la pluralidad de IU en los órganos

Los gasparistas quieren listas abiertas y el llamado 'sistema Dowdall', como el que aplicó Ahora Madrid en sus primarias del año pasado, más proporcional. Otros dirigentes pidieron mecanismos correctores, que salvaguardasen a las minorías. "Garzón dirá que es resistencia al cambio. Nosotros, que la proporcionalidad y el respeto a la pluralidad es parte del carácter de IU. No somos Podemos. Ni listas plancha ni ausencia del debate ni participación telemática", aseguraba un miembro madrileño del Consejo. Otros cercanos a Garzón, de federaciones tan distintas como Valencia o La Rioja, esgrimían el mismo razonamiento: que al pasar de un sistema de delegados al sufragio universal hacía falta buscar fórmulas para proteger a las minorías, sean partidos -Izquierda Abierta, Partido Feminista, Izquierda Republicana, la CUT- o corrientes o sectores alejados del oficialismo. Además, entrevén que la intención última es dejar a Garzón, el más que probable sucesor de Lara en el liderazgo de IU, el camino expedito, que sea elegido casi por aclamación, pues tendrá difícil competencia dado su perfil público y su sólido respaldo orgánico (el PCE y territorios de mucho peso como Andalucía). 

Gaspar Llamazares, a la entrada del Consejo Político de IU. (EFE)
Gaspar Llamazares, a la entrada del Consejo Político de IU. (EFE)

La dirección, y en concreto el núcleo cercano al diputado, sí está dispuesta a ceder. Entiende que de aquí al 10 de abril aún hay tiempo para articular mecanismos de corrección que garantice la presencia de las minorías en los órganos. Bien reservando una cuota en el Consejo o bien cambiando el procedimiento de confección de listas. Los garzonistas sí que ven con peores ojos el sistema de candidaturas abiertas: sostienen que ahora se trata de elegir equipos, una dirección, y no una lista electoral, que forzosamente lleva una ordenación. "¿Y una candidatura a unas elecciones no está diseñada para conformar un equipo de gobierno?", se preguntaba un responsable cercano a Llamazares. 

 

Necesarios tres quintos

Resultado: una votación que da muestra del descontento y desconfianza internas: los documentos relativos a la XI Asamblea -el plan de acción, el esquema de los documentos político-organizativos y el reglamento- salieron apoyados con 55 votos a favor (56,7%), 29 en contra (29,9%) y 13 abstenciones (13,40%). Fuentes de la dirección aseguraron que en este mes que queda se trabajará para procurar el consenso y lograr los tres quintos necesarios para proceder así al cambio estatutario. Si no llegase el acuerdo y se tumbase la propuesta de reglamento, no quedaría más remedio que volver al modelo clásico de asamblea de IU, con delegados. Los militantes no podrían votar ni la cúpula ni los documentos políticos, como estaba previsto. Los cercanos a Garzón señalaban que la votación, con un alto castigo, se debía también a que "faltó mucha gente al Consejo". 

IU no acepta la "imposición del PSOE de compartir mesa y acuerdos con Ciudadanos"

Durante la reunión del CPF, se planteó la posibilidad de que se retirase todo el reglamento y se aprobase en su integridad el 10 de abril, pero se desechó la idea, porque hay partes de él que mañana mismo empiezan a rodar, como la exposición de censos o el plazo para elaborar las ponencias políticas. También se cuestionaron las funciones de la asamblea presencial en Madrid, el 4 y 5 de junio, puesto que la votación de las candidaturas y de los documentos será la semana previa. La comisión lo planificó así para sacar del cónclave la pugna por el liderazgo y reservar al cónclave en la capital para el debate político. La asamblea ratificará las votaciones, redactará los nuevos estatutos y elaborará el llamamiento, una declaración política breve que condensa el espíritu del cónclave. No obstante, como se saca de él la parte del relevo de la cúpula, se acorta: la asamblea se celebrará en un fin de semana, sin estirarla por delante (comenzará el 4 de junio, no el 3). 

Si hay elecciones anticipadas, la asamblea se podría adelantar

Este domingo se aprobó el exhaustivo calendario preparado por la dirección, que tasa desde la celebración del siguiente Consejo Político para la modificación estatutaria y la aprobación de documentos (10 de abril) hasta la fecha límite para la presentación de candidaturas (16 de mayo). 

Las votaciones de listas y documentos están programadas para el 27 de mayo-1 de junio. Y el 4 y 5 de junio, se celebrará en Madrid la XI Asamblea Federal. 

Si finalmente se celebraran nuevas elecciones anticipadas, por la imposibilidad de formar Gobierno, ¿qué hace IU con su cónclave? Un Consejo Político decidirá. Una parte de la federación entiende que habría que posponerla para centrarse en el proceso electoral. En la dirección, el sector de Alberto Garzón, y él mismo, cree que habría que adelantarla. Acelerar el proceso para que el cónclave se convierta en una lanzadera hacia los comicios del 26 de junio. Y si se repiten las generales, la federación también tendrá que decidir cómo concurre a ellas. Es decir, si intenta la confluencia con Podemos

Antes tendrá lugar la asamblea constituyente de la nueva federación madrileña, los próximos 2 y 3 de abril. IU Madrid no tendrá personalidad jurídica propia, y dependerá de la sede federal. Con ella, se afronta una nueva etapa después de la ruptura definitiva con la antigua IUCM, el pasado junio. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda