la reforma laboral, la mayor DISCREPANCIA

C's no ve "obstáculos insalvables" con el PSOE y destaca coincidencias en la política fiscal

La segunda cita entre los equipos negociadores avanzó en positivo: C's ve "espacios suficientes para llegar al acuerdo" y muchas coincidencias en la política fiscal, la regeneración democrática y Europa

Foto: Los equipos negociadores de PSOE y C's, durante su segunda reunión. (EFE)
Los equipos negociadores de PSOE y C's, durante su segunda reunión. (EFE)

La segunda cita entre los equipos negociadores de Ciudadanos y PSOE sirvió para empezar a avanzar en un diálogo más concreto. Los socialistas pusieron sobre la mesa el documento de 53 páginas que traza en líneas generales el plan de Pedro Sánchez para llegar a La Moncloa. Y el equipo naranja, que reconoce “posturas no coincidentes”, asegura al mismo tiempo que hay “espacios suficientes para lograr acuerdos” y que además Albert Rivera espera que se produzcan en “un espacio corto de tiempo”, según explicó su mano derecha, José Manuel Villegas.

Entre las mayores coincidencias, están los objetivos propuestos por ambas formaciones para la recuperación económica y las iniciativas de regeneración democrática, punto este último que para Rivera es absolutamente prioritario. También Sánchez y el líder catalán coinciden en la petición a Bruselas de flexibilizar los tiempos para alcanzar el objetivo de déficit actual (concretamente, piden un año más, hasta 2017, para situar España en el 3%) y, en general, según destacó Villegas -miembro del equipo negociador naranja- en el aspecto europeo, son muchos los puntos comunes.

También la política fiscal es muy coincidente. El PSOE, que no habla de subidas ni bajadas concretas del IRPF o el IVA -Ciudadanos comprende una disminución-, sí aborda la necesidad de una reforma integral de la tributación de la riqueza a través de la creación de una comisión de expertos. También Ciudadanos es partidario de crear esta tasa, así como llevar a cabo una reforma en el Impuesto de Sociedades, igual que propone el jefe de Ferraz.

C's no ve "obstáculos insalvables" con el PSOE y destaca coincidencias en la política fiscal

En cuanto a las discrepancias, la reforma laboral será sin duda uno de los grandes escollos. “No estamos de acuerdo con su propuesta y no creemos que las relaciones laborales de la época del expresidente Zapatero fueran maravillosas”. Con esa crítica valoró José Manuel Villegas el planteamiento de los socialistas en el nuevo borrador. En concreto, el guion del equipo de Sánchez plantea la supresión de la prioridad absoluta del convenio de empresa sobre los convenios de ámbito superior, “que solo se mantendrá cuando no exista pacto en contrario en convenios sectoriales de ámbito superior”. También pretende eliminar el procedimiento actual que permite al empresario la modificación sustancial de condiciones de trabajo de carácter individual y colectivo, y el fortalecimiento del papel de las organizaciones sindicales.

El PSOE no aborda en ningún caso, por ejemplo, el contrato único dentro de las modalidades, siendo esta la gran apuesta de Ciudadanos y su coordinador económico, el profesor Luis Garicano. De hecho, los socialistas proponen recuperar la “proporcionalidad y la razonabilidad” de las causas en los despidos colectivos, desvirtuados, en su opinión, en la reforma laboral de 2012 del PP. Ciudadanos, en el documento presentado el pasado viernes, insistía en “generalizar la contratación estable e indefinida” y seguía manteniendo el complemento salarial.

Con todo, y siendo conscientes de las grandes discrepancias en este bloque, Villegas reconoce que para Ciudadanos “no hay obstáculos insalvables” ni tampoco líneas rojas como tales, asegurando que prácticamente todo es negociable a nivel programático. “Lo que tenemos son principios irrenunciables como la igualdad y la unión de todos los españoles”, insistió el vicesecretario general naranja. A este respecto, recordó que también ambas formaciones recogen en sus respectivas hojas de ruta una reforma constitucional que, sin embargo, para el partido de centro todavía está en pañales.

Reunión entre Albert Rivera y Pedro Sánchez. (EFE)
Reunión entre Albert Rivera y Pedro Sánchez. (EFE)

“Nosotros creemos que hay que concretar muy bien la reforma. No se puede abrir un melón de ese tipo sin tener claro para qué y con quién se llevará a cabo”, reconoció el ‘hombre fuerte’ de Rivera. Ciudadanos considera una irresponsabilidad iniciar un proceso de reforma constitucional sin saber que existe una mayoría para sacarla adelante. Y como mínimo hacen falta unos cálculos aritméticos teniendo en cuenta que para cambiar la Carta Magna se necesita una mayoría de dos tercios o tres quintos en el Congreso y que el PP tiene además la mayoría absoluta en el Senado.

En este sentido. la formación nacida en Barcelona se ha mostrado siempre muy clara: “Sin el PP no se puede avanzar”, sugería Rivera la semana pasada. Y este lunes lo repitió Villegas: “Es importante contar con los partidos que estamos en la centralidad para estos asuntos y queremos contar con el PP, que tiene más de siete millones de votos”, insistió.

En todo caso y tras esta primera reunión programática en que los partidos comenzaron a concretar, PSOE y Ciudadanos se emplazaron a revisar el documento elaborado por los socialistas para ir profundizando en ciertos aspectos y trabajar en aquellos "más complicados". A principios de la próxima semana habrá un nuevo encuentro entre sus equipos de diálogo para poner en común todo el trabajo realizado y determinar si es posible o no un acuerdo.

C’s, firme: vuelve a descartar a Podemos

Sobre lo que no tiene dudas el partido centrista es en que Podemos no podrá formar parte de un hipotético acuerdo con el Partido Socialista. “Si se concretan acuerdos en la reforma constitucional, en el marco de relaciones laborales, o en la política fiscal y en el acuerdo de estabilidad presupuestaria, será muy difícil que Podemos esté dentro. Todo lo que proponemos está muy lejos de lo defendido por Pablo Iglesias”, insistió el portavoz del equipo negociador naranja.

Aun así, Ciudadanos no piensa interferir en que el PSOE hable con otros partidos, pese a que ellos rechazan un entendimiento con Podemos u otras formaciones como Compromís. De la misma forma, Albert Rivera se reunirá el jueves con Mariano Rajoy, al que hará partícipe de su documento, para que el PP valore si existen coincidencias programáticas en la propuesta de la formación centrista y decida si quiere formar parte de una mesa negociadora.

Elecciones Generales

El redactor recomienda