EL AJUSTE EMPIEZA POR LOS VICESECRETARIOS

Recortes salariales en el PP para afrontar la pérdida de un tercio de subvención

En la sede de Génova, preparan una reestructuración general de sueldos y plantilla para adaptarse a la nueva realidad de haber perdido en las elecciones 10 millones anuales

Foto: Fernando Martínez Maillo (i), seguido del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado (c), y la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy. (EFE)
Fernando Martínez Maillo (i), seguido del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado (c), y la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy. (EFE)

El Partido Popular prepara una reestructuración general de sueldos y plantilla en su sede nacional para adaptarse a la nueva realidad de haber perdido en las elecciones del 20-D un tercio de subvención estatal ordinaria (de 30 millones de euros a 20), anticipo la 'recolocación' en las Cortes de sus vicesecretarios. De entrada, los complementos salariales para los miembros del aparato con escaño tocan a su fin, a la espera del dato fundamental para saber si habrá algún tipo de ERE. Si los populares dejan el poder, habrá aluvión de reingresos en Génova 13.

Además de la pérdida de peso político y el escaso margen de negociación para seguir en el Gobierno, al PP le ha salido muy caro en términos económicos el retroceso de 63 escaños y 3,5 millones de votos. El pasado ejercicio, el último de su mayoría absoluta, percibió del Estado como subvención un total de 29,7 millones de euros, mientras que en el año que empieza perderá 10,3 millones de esa cantidad.

Ante ese panorama y los inevitables ajustes en que ya trabaja la gerente del partido, Carmen Navarro, en el Grupo Popular han visto en los nombramientos orgánicos del mismo en el Congreso y en el Senado, más en los de los presidentes de comisión parlamentaria, los primeros avisos de recortes e incompatibilidades. En la Cámara Baja, dos vicesecretarios del aparato, Fernando Martínez Maillo (Organización) y Pablo Casado (Comunicación), han sido elegidos para ocuparse de las comisiones de Industria y Educación respectivamente.

La sede del PP en Génova. (Google)
La sede del PP en Génova. (Google)

A ambos les supondrá sumar 1.431 euros brutos mensuales como presidentes de comisión a su retribución básica como diputados ('asignación constitucional') de 2.813 euros, más el correspondiente complemento ('indemnización' por gastos) como parlamentarios de circunscripciones fuera de Madrid, otros 1.823 euros libres de impuestos. Martínez Maillo es diputado por Zamora, y Casado, por Ávila.

Los dos vicesecretarios del PP alcanzan así el nivel retributivo más alto de la Cámara después de los miembros de la Mesa y los portavoces de grupo: 6.167 euros brutos mensuales, de los cuales cotizan a Hacienda por dos terceras partes. En fuentes de Génova, a falta de la reestructuración de salarios en marcha prevista para marzo, no pudieron confirmar si con esa retribución parlamentaria les deja fuera de los complementos de la dirección nacional. Pero los veteranos del Grupo Popular lo dan por hecho.

La práctica habitual de Génova para remunerar a los miembros del aparato que también sean diputados o senadores consistía en compensarles la diferencia entre lo que percibían de las Cámaras y el sueldo estipulado como altos dirigentes del partido, algo más alto. Los dos recortes consecutivos de un 20% que el Gobierno aplicó a las subvenciones a las formaciones políticas al principio de la pasada legislatura, y la pérdida de otro 30% como consecuencia de los resultados del 20-D, dejan poco margen para mantener esa tradición.

Jesús Posada y Patxi López, en la constitución de las nuevas Cortes. (EFE)
Jesús Posada y Patxi López, en la constitución de las nuevas Cortes. (EFE)

Javier Arenas es el otro vicesecretario general del PP con escaño. Senador elegido por el Parlamento autonómico andaluz, en el pasado ejercicio recibió un total de 22.192 euros por el concepto de "gastos de representación Grupo Popular. Partido Popular", según consta en su declaración de rentas registrada en la Cámara. Para la legislatura que empieza, el exvicepresidente del Gobierno y expresidente del partido en Andalucía ha sido nombrado secretario general del grupo, puesto por el que percibirá de la Cámara un complemento muy similar al de Casado y Maillo.

En la distribución de cargos, el Grupo Popular se ha guiado por el principio de jerarquía y ha confirmado a Posada en la presidencia de la comisión de Exteriores

El caso de altos dirigentes del partido al frente de comisiones parlamentarias tiene pocos precedentes en el PP, solo el de Esteban González Pons. Suelen ser cargos que los populares, como los socialistas, reservan para exministros y exmiembros de sus direcciones. Pero en el arranque de esta legislatura, anómala en casi todo, los miembros del Gobierno anterior siguen en funciones, mientras la nueva Cámara ya está lista para legislar.

En la distribución de los primeros cargos parlamentarios, el Grupo Popular se ha guiado también por el principio de jerarquía, y como el único ex confirmado era Jesús Posada, propuso al presidente del Congreso anterior para la presidencia de la comisión de Asuntos Exteriores.

Todas las designaciones tienen un marco de provisionalidad, según reconocen en medios del PP. Sus dirigentes siguen pendientes de si salen o no del Gobierno, de si hay o no elecciones, y de si en el próximo congreso nacional del partido previsto para después de la investidura hay una renovación general de toda su estructura, cambios que obligarían a su vez a variar el reparto de puestos en las Cortes.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios