SÁNCHEZ ACEPTARÁ EL ENCARGO DE FORMAR GOBIERNO SI EL REY SE LO PIDE

El PSOE no emprenderá aún negociaciones y acusa a Podemos de hacerle "chantaje"

La formación lanza una nota en el que insiste en que debe ser Rajoy quien primero se someta a la investidura o renunciar definitivamente. Sánchez trata de marcar los tiempos y llama primero a Rivera

Foto: El rey recibe a Pedro Sánchez en la Zarzuela, este 22 de enero. (EFE)
El rey recibe a Pedro Sánchez en la Zarzuela, este 22 de enero. (EFE)

Nuevo vuelco en la búsqueda de la investidura. Y fundamental. El PSOE no emprenderá negociación alguna por el momento hasta que el Rey le haga el encargo a Pedro Sánchez, y menos si se plantean "desde el chantaje". Un aviso rotundísimo a Podemos, cuyo secretario general, Pablo Iglesias, hirió la sensibilidad de muchos cuadros del partido, que sintieron su órdago como una "humillación" y un "insulto". Y también un intento de ganar tiempo después de que Mariano Rajoy declinara por sorpresa la invitación del monarca a acudir al pleno de investidura. Porque insiste en que debe ser el líder del PP el que se someta a la confianza de la Cámara, y así se lo trasladará al jefe del Estado cuando se entreviste con él de nuevo. Y si los populares rechazan la encomienda de don Felipe y este invita a Sánchez a acudir a la investidura, y él la aceptará por "responsabilidad"

[Consulta en PDF el comunicado del PSOE]

Lo que no verbalizaron este viernes ni Sánchez ni su número dos, César Luena, en sendas ruedas de prensa, lo ha expresado este sábado el PSOE a través de un comunicado de cuatro puntos y que contiene un pasaje clave. Este: Felipe VI "ha convocado una nueva ronda de consultas" que comenzará el próximo miércoles, 27 de enero, "de la que debería salir, de nuevo, el encargo de formar Gobierno a una persona propuesta por el primer partido en la Cámara", el PP. "Por ello, y mientras tanto, el PSOE no va a emprender negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de Gobierno estable y, mucho menos, cuando se plantean desde el chantaje y anteponiendo los intereses de partido a los intereses de los ciudadanos". 

El giro es copernicano respecto a lo manifestado este viernes por Sánchez. Este agradeció a Iglesias su propuesta de formar un Gobierno de coalición PSOE-Podemos-IU y en el que él mismo se postuló como vicepresidente. Tampoco enhebró ninguna crítica al líder de la formación morada. Ahora, los socialistas dicen que no negociarán la investidura y encima califica la oferta de Iglesias de "chantaje". Un volantazo que muestra hasta qué punto ha molestado el órdago dentro del PSOE y que este sábado evidenciaban los presidentes autonómicos de Extremadura, Aragón y Valencia, Guillermo Fernández Vara, Javier Lambán y Ximo Puig. 

El PSOE no emprenderá aún negociaciones y acusa a Podemos de hacerle "chantaje"

El PSOE quiere marcar el terreno de juego

Fuentes de la dirección precisaron a El Confidencial que Sánchez sólo arrancará una negociación formal para intentar la investidura "cuando reciba el encargo del Rey", y no antes. Es decir, previsiblemente a finales de la próxima semana, cuando se repita el 'no' de Rajoy. Y entonces "hablará con todos". Y añaden: "Seremos nosotros quienes tomemos la iniciativa y quienes marquemos el terreno de juego", y no sólo se dirigirá a Podemos, sino también a Ciudadanos, como de hecho hizo este sábado el secretario general en una conversación con Albert Rivera. Un contacto exploratorio, no una negociación formal.

El partido advierte a Podemos de que el diálogo debe girar en torno a políticas, "nunca en torno a tácticas, intereses partidarios o imposiciones unilaterales"

Porque el PSOE sí especifica en su comunicado que el PSOE "sí mantiene y mantendrá contactos y diálogo con todas las fuerzas políticas, y lo va a seguir haciendo, con el fin de evaluar la situación y acercar posiciones" en torno a cómo se afrontan "los graves desafíos que España tiene, y a los problemas que acucian a muchos ciudadanos". Y agrega que las prioridades para construir un nuevo proyecto de país deben girar "en torno a políticas e ideas concretas, nunca en torno a tácticas, intereses partidarios o imposiciones unilaterales". 

¿Por qué no empleó esta rotundidad Sánchez? "Pedro da la rueda en el Congreso nada más salir de la Zarzuela, con la noticia recién salida. Y hay cosas que en su boca no quedan bien, porque tiene un papel más institucional. Además, el PSOE no es de gatillo fácil". La reacción, este sábado, del secretario de Política Federal, el diputado sevillano Antonio Pradas, muy cercano a Susana Díaz, en sintonía con lo expresado por el comunicado, evidencia que se ha coordinado la estrategia con los territorios. 

Pablo Iglesias con su 'Gabinete en la sombra', este 22 de enero en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias con su 'Gabinete en la sombra', este 22 de enero en el Congreso. (EFE)

 

La nota emitida por Ferraz también reprocha a Rajoy su actitud: su decisión de declinar el encargo del Rey "y, al tiempo, anunciar que no renuncia" de forma definitiva, "es inaceptable, sólo comprensible desde la complicada situación judicial que afronta su partido, imputado estos días por corrupción", por la destrucción de los ordenadores del extesorero Luis Bárcenas y apartado este viernes uno de los altos cargos de Soraya Sáenz de Santamaría por el escándalo Acuamed. El paso al lado de Rajoy "sitúa a España ante una nueva utilización partidista de las instituciones y de las reglas democráticas como nunca se había conocido en nuestra historia en democracia". 

La "irresponsabilidad" de Rajoy

Los socialistas insisten en que defienden "el cumplimiento escrupuloso de los procedimientos democráticos", y por tanto cre que Rajoy "tiene la obligación constitucional de aceptar el encargo real y presentar su candidatura a la investidura o renunciar definitivamente a ella". "Mantenerse a la espera, por razones de supervivencia política y personal, amparándose en la existencia de hipotéticas mayorías alternativas es una irresponsabilidad poco acorde con los intereses de los ciudadanos y con los retos que tiene planteados nuestro país". 

Para el PSOE, la decisión de Rajoy es "inaceptable", prueba de su uso "partidista" de las instituciones y "sólo comprensible" por su situación judicial

El PSOE envió el comunicado al filo de las 13.30 horas. Una hora antes, Sánchez había hecho alarde de que quiere ser él, y no Iglesias, quien controla los tiempos. Llamó al jefe de Ciudadanos y conversó con él durante 15 minutos. No siguió el guión previsible, que era haber telefoneado antes al jefe de Podemos. 

Sánchez tuiteó a las 12.15 de este sábado que acababa de conversar con el presidente de C's. "He hablado con Albert Rivera de la situación política. Coincidimos en que España necesita diálogo. Seguiremos en contacto los próximos días". 

 

También el líder de la formación naranja dio cuenta en un mensaje en la misma red social de su conversación con su homólogo socialista: "Me ha llamado Sánchez. En los próximos días hay que dialogar desde el acuerdo o desde la discrepancia. Los españoles por delante de las siglas".

 

Sánchez deja claro, pues, que no va a seguir por ahora "los tiempos de Iglesias", y así lo trasladó Ferraz. El líder del PSOE viene manifestando, y así lo reiteró este viernes tras su entrevista con el Rey, que está dispuesto a armar un Ejecutivo "progresista y reformista", tendiendo la mano "a izquierda y derecha". Es decir, no sólo teniendo en cuenta a Podemos e IU, sino también dirigiéndose a Ciudadanos. No obstante, sabe que Rivera es reticente a dar cobertura a un acuerdo que a su vez también comprenda a la formación morada, sobre todo por su condición del referéndum de autodeterminación. 

Enfado creciente en el PSOE con Iglesias 

Albert Rivera, el jueves en el Congreso. (EFE)
Albert Rivera, el jueves en el Congreso. (EFE)

Iglesias informó al Rey de su plan secreto: sí a un Gobierno de coalición con el PSOE y con IU y con él mismo de vicepresidente. Ni siquiera había adelantado sus intenciones a Sánchez y a Alberto Garzón, los dos principales afectados. Incluso dijo en rueda de prensa que Sánchez tenía que agradecerle el gesto como una "sonrisa del destino". El órdago causó profunda irritación a una parte del PSOE, que vio en la propuesta de Iglesias una oferta trampa y no sincera, al subir el listón de las exigencias. A las voces de malestar de Alfredo Pérez Rubalcaba, Eduardo Madina o José Blanco que se escucharon este viernes, se sumaron este sábado las de Vara ("intentar humillar al PSOE, a sus militantes y a sus votantes, puede ser una estrategia, pero acabará siendo su gran error", escribió en su blog), Lambán (la propuesta de Iglesias fue "extemporánea" y "desalentadora") y Puig (hay "mucho tacticismo y algún toque de frivolidad"). 

El líder de Podemos mandó tras su rueda de prensa un mensaje a Sánchez para advertirle de que quería hablar con él. Este le emplazó a que lo hicieran el fin de semana, pero le avisó de que era el tiempo de Rajoy. Claro que luego se supo que el presidente en funciones había declinado la invitación del Rey para acudir a la investidura.

Sánchez e Iglesias hablarán en estos dos días, pero el PSOE ya ha marcado el terreno de juego. Que no habrá negociación formal y que será a varias bandas. "Pablo sacó a Albert de la ecuación y Pedro, con su llamada de hoy, le vuelve a meter. Y, en todo caso, cuando se negocie, se hablará de propuestas y de políticas, y sólo de sillones en el último término, si cuaja un acuerdo". Los próximos días serán agitados. Esta semana puede reunirse la dirección del PSOE y el sábado 30, si no hay cambios, el comité federal, su máximo órgano de poder. El que tendrá la última palabra sobre la política de pactos. 

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
71 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios