LA PROPUESTA SOCIALISTA

Sánchez responde a Podemos con una batería de 15 medidas y dice 'no' a sus 4 grupos

El líder del PSOE anuncia que su grupo registrará una quincena de iniciativas este miércoles. Responde a Ada Colau que su alternativa al derecho a decidir es un referéndum de todos los españoles

Foto: Pedro Sánchez, acompañado de Micaela Navarro y del candidato a la Presidencia del Congreso, Patxi López, este 12 de enero antes de la reunión con su grupo. (EFE)
Pedro Sánchez, acompañado de Micaela Navarro y del candidato a la Presidencia del Congreso, Patxi López, este 12 de enero antes de la reunión con su grupo. (EFE)

Podemos anticipó en Nochebuena que nada más arrancar la XI Legislatura registraría una Ley de Emergencia Social. Para visualizar así su deseo de que el Congreso comience a rodar cuanto antes y marcar perfil antes incluso de la investidura de un nuevo Gobierno. El PSOE no quiere quedarse atrás y presentará mañana miércoles, cuando se constituyan las Cortes, una batería de 15 iniciativas. También de acento social y de regeneración democrática. 

Pedro Sánchez se reunió por primera vez con sus diputados, senadores y eurodiputados después de las elecciones generales del 20-D, y lo hizo en la Cámara Baja, rodeado de parte de su ejecutiva y de las nuevas direcciones parlamentarias. Además de insistir en la argumentación de los últimos días -'no' a una gran coalición, sí al intento de montar un Gobierno progresista, tendiendo la mano "a izquierda y derecha"-, quiso mostrar que los socialistas toman la delantera, enarbolando la bandera de la izquierda y del "cambio". Era igualmente una interpelación a Ciudadanos, aunque el carácter de sus medidas es difícilmente digerible, en algunos casos, para la formación naraja. El líder del PSOE también aprovechó la reunión para prácticamente cerrar la puerta a la pretensión de Podemos de dividirse en cuatro grupos parlamentarios -uno nacional y los otros tres correspondientes a sus plataformas de confluencia en Galicia, Cataluña y Valencia- y para responder a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que su alternativa al derecho a decidir es otro referéndum, pero de todos los españoles y después de una modificación de la Carta Magna. 

El secretario general precisó que "mañana mismo", tras la constitución del Congreso -cuyo presidente será, si no hay sorpresas, el exlehendakari Patxi López-, su grupo presentará "15 iniciativas parlamentarias", las cuales se incardinan en el programa socialista del 20-D. Son las siguientes: 

  • Pedirá que el próximo Gobierno "derogue la reforma laboral" de 2012 y negocie un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Una de las piedras angulares del discurso del PSOE para las generales
  • Subida del salario mínimo. "Como hicieron nuestros colegas portugueses", añadió, refiriéndose al primer ministro luso, António Costa, con quien se reunió la semana pasada en Lisboa para evidenciar su apuesta por una "gran coalición de fuerzas progresistas" para España. Aplauso de la bancada socialista.
  • Acuerdo educativo. Paralizar el desarrollo de la Lomce y, de facto, "derogar una ley injusta con la comunidad educativa" y con los estudiantes. 
  • Impulsar un pacto social, político e institucional contra la violencia de género
  • Recuperar el carácter universal del sistema sanitario
  • Aprobar un ingreso mínimo vital para los 720.000 hogares más vulnerables. 
  • Derogar el voto rogado para los españoles residentes en el extranjero. 
  • Reconstruir el Pacto de Toledo y garantizar la sostenibilidad y el carácter "público" del sistema de pensiones. 
  • Recuperar la "pluralidad de RTVE", volviendo al modelo que aprobó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006. 
  • Impulsar la reforma fiscal
  • Acuerdo parlamentario por la ciencia
  • Modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para evitar casos de "impunidad", revirtiendo el cambio aprobado por Mariano Rajoy. 
  • Aprobar una ley de lucha contra la pobreza energética
  • Prohibir los indultos para delitos contra la corrupción
  • Impulsar la modificación del reglamento del Congreso, para aumentar la "fiscalización" del Gobierno, fomentar la participación ciudadana y lanzar medidas de diálogo". 

Algunas medidas se traducirán en proposiciones de ley y otras en mociones. La duda que persiste es si las primeras se pueden aprobar, puesto que según el reglamento del Congreso, el Gobierno debe pronunciarse sobre su tramitación, por si implicara aumento de gastos o mengua de ingresos. Y ahora mismo no hay un Ejecutivo con plenos poderes, sino en funciones. 

La oportunidad "de un nuevo acuerdo"

Las 15 iniciativas se corresponden con los objetivos que el PSOE pone sobre la mesa para negociar la investidura, entre los que se incluye la propuesta de reforma constitucional, para blindar el Estado del bienestar, introducir nuevos derechos, apostar por la regeneración democrática y "culminar el Estado autonómico" caminando hacia una España federal. 

Entre las medidas, derogar la Lomce, subir el salario mínimo, aprobar un ingreso mínimo vital, impulsar una reforma fiscal o rescatar la pluralidad en RTVE

Sánchez hizo entonces referencia a la petición al PSOE, por parte del entorno de Colau -el principal activo de la coalición En Comú Podem, que quedó como primera fuerza en Cataluña el 20-D-, de un plan alternativo al referéndum de autodeterminación. Dirigiéndose directamente a la alcaldesa de Barcelona, el secretario general subrayó que su partido apoya el derecho a decidir, "pero el de todos los españoles", para votar una nueva Constitución que avance hacia ese modelo federal. "Frente a una fractura que es lo que plantean los independentistas, no queremos responder con otra fractura, sino dar la oportunidad a un nuevo acuerdo", explicó Sánchez.

Pedro Sánchez, flanqueado por César Luena, Micaela Navarro y los tres portavoces: Antonio Hernando (Congreso), Iratxe García (Bruselas) y Óscar López (Senado). (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por César Luena, Micaela Navarro y los tres portavoces: Antonio Hernando (Congreso), Iratxe García (Bruselas) y Óscar López (Senado). (EFE)

 

La otra alusión a Podemos llegó para dejar clara la postura definitiva del partido respecto a los grupos ligados a la formación morada. Recordó que en 1982 el PSOE ya tuvo que renunciar a disponer de tres grupos -es nacional, el del PSE y el del PSC- para aglutinar a todos sus diputados en uno solo. El PSOE defiende la "pluralidad" y la "diversidad" de España, señaló, pero eso no implica manga ancha infinita. Sánchez pidio al conjunto de fuerzas políticas que no "desvirtúen" la "naturaleza del Congreso", que es una Cámara "de índole nacional", y no territorial. Aunque su voluntad de tender la mano "a izquierda y derecha es máxima", también quiere que el Congreso sea "eficaz, eficiente y útil". Esa fijación de postura se acompaña de la promesa de "impulsar la reforma del Senado", "desde la oposición o desde el Gobierno".

El PSOE, por tanto, no quiere dar portazo a Podemos, pero sí mentalizarle de que lo que pretende choca con la letra del reglamento de la Cámara Baja -que explicita que diputados de un mismo partido no pueden constituir grupos distintos- y con la naturaleza del sistema, que ubica las cuestiones territoriales en el Senado. 

"Serenidad, firmeza y diálogo"

Sánchez apuntaló la línea discursiva de su partido respecto a los pactos postelectorales. Una gran coalición, como la que desea Mariano Rajoy, sería "un gran fraude" a los españoles, y además no serviría para parar el independentismo en Cataluña. "Seguir en la retórica de frentes con un nuevo frente del PP y del PSOE es un error en el que no van a caer los socialistas". Y se apoyó en que el Gobierno, pese a encontrarse respaldado en la pasada legislatura por una confortable mayoría absoluta, "no frenó" el soberanismo. Lo contrario, "lo alimentó". Respecto a Cataluña, recomendó la misma receta: "Serenidad, porque el Estado de derecho funciona", "firmeza" -porque "fuera de la legalidad no hay nada"- y "diálogo". 

El líder recalca que una gran coalición sería "un gran fraude" que además no frenaría el independentismo. Insiste en que España quiere cambio progresista

Si Rajoy fracasa, entonces él intentará construir "un cambio progresista para un Gobierno reformista, que es lo que han votado los españoles", subrayó, entre los aplausos de sus compañeros. Para ello, el PSOE "no va a teñir el espacio político de líneas rojas, ni de maximalismos, ni va a hablar desde atalayas, ni construir cordones sanitarios". "Lo que vamos a hacer es intentar materializar la expresión de esa voluntad del 20 de diciembre en favor del cambio político. No vamos a confrontar, sino a convocar a todos los españoles, a los partidos y a la sociedad civil a ese gran cambio que permita liderar las grandes transformaciones" que, a su juicio, necesita España. Sánchez insistió en que el cambio ha de ser "progresista y de izquierdas", y en él el protagonismo del PSOE es indiscutible, dijo, al ser la primera fuerza después del PP, y al ocupar un "territorio central", con probada "capacidad de diálogo". 

Los apoyos para la investidura

El secretario general ya advirtió ayer desde Ferraz de que quiere entenderse con Podemos y Ciudadanos. Fuentes de la dirección señalan que se podría buscar el apoyo de los 69 escaños de Pablo Iglesias y de las plataformas de confluencia y la abstención de los 40 diputados de Albert Rivera o bien a la inversa, el sí de C's y la abstención de Podemos. El equipo de Sánchez está convencido de que la formación morada reculará en su petición del derecho a decidir, puesto que el proceso independentista avanza en Cataluña tras el acuerdo de última hora de Junts pel Sí y la CUP, y cree también que la formación naranja se avendrá al consenso para evitar nuevas elecciones. Lo que es evidente es que el líder muestra optimismo. Cada vez más. 

Sánchez responde a Podemos con una batería de 15 medidas y dice 'no' a sus 4 grupos

Sánchez también ha advertido de que no "buscará" los apoyos de ERC o de Democràcia i Llibertat (DiL). Si C's se mantiene en el 'no', ambas formaciones tendrían que abstenerse, como poco. ¿Aceptaría el PSOE la abstención de dos formaciones independentistas? ¿Las evitaría? A eso el secretario general no responde, aunque en su partido las federaciones críticas entienden que si transige, el PSOE estará cavando su propia tumba fuera de Cataluña y debilitando su discurso frente a los secesionistas. 

A la reunión acudió Patxi López, el candidato socialista que está a un paso de convertirse en presidente del Congreso. Sánchez elogió su trayectoria política "intachable" y su vocación de diálogo. El exlehendakari se llevó el más cálido y largo aplauso de toda la intervención del líder en abierto. No es para menos. El acuerdo con PP y Ciudadanos para hacerle jefe de la Cámara Baja está muy cerca ya. 

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios