EL INTRINCADO ARRANQUE DE LA XI LEGISLATURA

PSOE y PP cortejan a C's con dos puestos en la Mesa a pocas horas de la votación

Los 40 votos de la formación naranja se presumen cruciales para decidir la composición del órgano de gobierno de la Cámara Baja. La pretensión de Podemos de desdoblarse en cuatro lo aleja del pacto

Foto: Patxi López, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 11 de enero, en Ferraz. (EFE)
Patxi López, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 11 de enero, en Ferraz. (EFE)

13 de enero, 10 de la mañana. Comienza la constitución del Congreso y del Senado emanados de las urnas del 20-D. Pero a escasas 24 horas del arranque de la votación, nada se da por seguro. Todo está en el aire y ni siquiera están todas las cartas boca arriba. Algunos nombres se han descubierto ya -como los que el PSOE ha aprobado-, pero quedan muchas incógnitas por despejar. Empezando por saber si habrá acuerdo (y entre quiénes) y qué composición resultará de los órganos de gobierno de las dos Cámaras. Las conversaciones, rodeadas de la máxima discreción, siguen y seguirán durante todo el día -y probablemente mañana-, y a varias bandas. Aunque, de momento, quienes aparecen en el centro del tablero, como principal objeto de deseo para PP y PSOE, son los 40 diputados de Ciudadanos. Y por eso ambos partidos le ofrecen dos de los nueve puestos a reparto en la Mesa del Congreso, una vicepresidencia y una secretaría, según han confirmado desde la cúpula de las dos formaciones a este periódico. 

PP y PSOE ambicionan la silla del presidente de la Cámara, la de la tercera autoridad del Estado. Pero a ninguno le basta con sus números (123 y 90 escaños, respectivamente). Los populares necesitan el acuerdo si quieren evitar que el PSOE les arrebate el sillón, ya que en principio tendría más facilidad para conseguir apoyos de otras fuerzas. La clave está en el mecanismo de votación. En la primera ronda, sale elegido quien obtenga la mayoría absoluta (176 papeletas). Una situación harto improbable por la fragmentación del Congreso. A la segunda vuelta pasan los dos candidatos preferidos de la primera fase, y quien reciba más votos de los dos se alza con la jefatura de la institución. 

La elección de los cuatro vicepresidentes es distinta. Se hace del tirón: resultan elegidos los cuatro candidatos con más votos, en orden sucesivo. Y lo mismo pasa con los cuatro secretarios, que se designan de una tacada. 

C's también necesita el acuerdo

Por eso la posición que finalmente adopte el equipo de Albert Rivera puede ser determinante en la elección del presidente. De momento, solo hay un nombre sobre la mesa: el del 'exlehendakari' Patxi López, propuesto por Pedro Sánchez, validado por su ejecutiva y respaldado por los barones. Fuentes de Ciudadanos aseguran a este diario que Rivera ve con buenos ojos al candidato del PSOE, dada su trayectoria política, y lo ven capaz de liderar el órgano de gobierno de la Cámara Baja. Pero también la formación naranja necesita el pacto, porque si no se cierra ningún acuerdo, el PP tiene números para situar a cuatro miembros en la Mesa, dejando fuera de la misma a su competidor en la derecha. ¿Cómo? Dividiendo su voto: una parte de sus diputados apoya a un candidato y otra parte (al menos 41, uno más que los que tiene C's) a otro. Si Rivera pacta con el PSOE, este tendría que cederle parte de sus votos para impedir que prospere la triquiñuela del PP. Y a la inversa, si es que acuerda con el PP. Dicho de otra forma: una alianza con alguno de los dos mayoritarios garantizaría a Ciudadanos dos sillas en el órgano de gobierno de la Cámara Baja, razón por la que los dos ofrecen consenso. 

José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, este lunes en rueda de prensa. (EFE)
José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos, este lunes en rueda de prensa. (EFE)

 

Este lunes, el vicesecretario general de la formación y mano derecha de Rivera, José Manuel Villegas, reconoció que "el perfil de Patxi López encaja" según sus criterios. Admitió que "Patxi López podría ser un buen presidente por sus atributos". Eso sí, Villegas también quiso insistir en que de momento no hay con quién compararlo. En la cúpula de Ciudadanos existe cierto malestar con el PP que, a solo unas horas de que se produzca la votación, no ha puesto sobre la mesa el nombre de su aspirante. "Entendemos que es algo importante y necesiten tiempo, pero para apoyar a un candidato tenemos que conocerlo. Y preferiríamos hacer la valoración lo antes posible", reiteró Villegas en la sede del partido.

C's cree que Patxi López podría ser “un buen presidente del Congreso“ y añade que no tiene con quién compararlo porque no hay nombre del PP

La postura de Ciudadanos en lo que respecta a este órgano de gobierno no se ha movido un ápice. Piden que el presidente sea un "verdadero representante institucional" y que la Mesa refleje la pluralidad que las urnas pidieron el pasado 20 de diciembre. En otras palabras, que los cuatro partidos -PP, PSOE, C's y Podemos- tengan representación en la Mesa del Congreso. Además, Rivera insiste en que el presidente debería ser de distinto color político al del futuro Gobierno de España como "síntoma de salud democrática", y propone cambiar el liderazgo de la Mesa si el color político del presidente del Ejecutivo coincide finalmente con el del Congreso. Fuentes internas de Ciudadanos se muestran optimistas de cara a alcanzar un acuerdo con populares y socialistas.

Dudas con la Presidencia interina

El equipo de Rivera ha mantenido reuniones con representantes de los otros tres partidos, a los que ha trasladado sus peticiones. Pero ni a PP ni a PSOE gusta la idea de una Presidencia interina. Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación de los conservadores, recordaba este lunes que su partido opta a dirigir el Congreso, al ser la fuerza más votada -el Senado lo tiene seguro, porque allí dispone de mayoría absoluta-, y que en otras Cámaras autonómicas la formación naranja ha aupado a ese puesto al partido en el Gobierno, caso de Madrid (PP) o Andalucía (PSOE). Los socialistas, mientras, entienden que "no se puede jugar con quien es la tercera autoridad del Estado". No convence que Patxi López sea elegido este miércoles y luego deba presentar la renuncia a los dos meses, por ejemplo, si Pedro Sánchez es investido como jefe del Ejecutivo. El reglamento del Congreso no contempla la destitución de los miembros de la Mesa. Su composición solo puede ser cambiada durante la legislatura si sus miembros renuncian al puesto.

El PSOE no se cierra al acuerdo con Podemos, pero deja ver que no transigirán con su demanda de que haya cuatro grupos porque lo impiden las normas

Los de Rivera también han trasladado a PP y PSOE su rechazo total a la pretensión de Podemos de formar cuatro grupos parlamentarios independientes. El partido nacido en Cataluña insiste en que esa circunstancia "va contra la letra y el espíritu del reglamento de la Cámara" y consideran que la futura Mesa "no lo debe permitir en ningún caso". En eso coincide con el PP y, en parte, con el PSOE.

López no genera rechazo en los demás

El negociador socialista, Antonio Hernando, no ha cerrado por completo la puerta, pero el propio Sánchez ya ha dejado ver que no podrá ser: este lunes admitió que es "muy complicado" atender a la petición del partido de Pablo Iglesias porque no lo permite la normativa de la Cámara, que explicita que no podrán formar grupos separados diputados que pertenezcan a una misma formación. El secretario general sí dijo a Podemos que le queda la vía de proponer ese cambio en la reforma del reglamento que se intentará a partir de este miércoles. Pero, en caso de prosperar su posición, no entraría en vigor hasta la siguiente legislatura. Patxi López empleó términos más rotundos cuando entregó su credencial como parlamentario: "Si el reglamento lo permite, no hay por qué llegar a ningún acuerdo, lo permite y punto, y si no lo permite, no se puede llegar a ningún acuerdo". 

PSOE y PP cortejan a C's con dos puestos en la Mesa a pocas horas de la votación

López no solo podría recibir el aval de Ciudadanos. El diputado de Democràcia i Llibertat (DiL) Carles Campuzano ha admitido que su coalición no ve con malos ojos al candidato del PSOE, aunque se discutirá en las próximas horas. Y Joan Tardà, de ERC, aún no ha decidido su voto. "No debemos nada a nadie", respondió cuando se le preguntó si su partido prefiere a un presidente popular o a uno socialista. El PNV no ha fijado su posición y Coalición Canaria se muestra abierta a apoyar a un aspirante "normal y sensato" de cualquier formación, sin excluir en absoluto a López, informa Europa Press. Los diputados de UPN y Foro Asturias, que concurrieron con el PP, apoyarían al hombre o mujer que Rajoy ponga sobre la mesa. Igual que el parlamentario de Nueva Canarias, socio del PSOE el 20-D, respaldará al 'exlehendakari'.

Calma en la casa socialista

Los socialistas sueñan con un reparto 3-2-2-2. Tres asientos para ellos (con la Presidencia incluida) y dos para PP, Podemos y Ciudadanos. Si quiere dar entrada a un quinto partido, como los nacionalistas vascos, tendría que ceder uno de sus puestos. El PP, mientras, aspira a tener una posición dominante en la Mesa, como primera fuerza. Su combinación ideal sería un 3+2 con C's, para así disponer de la mayoría absoluta del órgano. Eso le daría el control.  

Pablo Casado, en la sede nacional del PP, este lunes. (EFE)
Pablo Casado, en la sede nacional del PP, este lunes. (EFE)

 

Sánchez no dio muchos detalles de la negociación de la Mesa en la reunión de su ejecutiva federal, este lunes por la mañana, según manifestaron a este periódico varios de los dirigentes consultados. Les comentó que el diálogo va por el buen camino y les pidió que entendieran que hace falta discreción para no entorpecer el acuerdo. Los miembros de su ejecutiva salieron con la impresión de que, aunque no hay nada cerrado, está bastante amarrado el pacto con Ciudadanos y que, en consecuencia, López puede convertirse en presidente del Congreso. El secretario general irradiaba "optimismo", que también mostró en la rueda de prensa posterior. Algunos de los presentes dedujeron incluso que Sánchez ha empezado a hablar sobre su investidura con Rivera y de ahí que la crea viable. El líder socialista se lanzó ayer lunes a seducir directamente a los dos partidos emergentes, porque a los tres les une "el cambio" y tienen "muchísimos puntos en común". 

En la ejecutiva del PSOE se respiró tranquilidad y “unanimidad“ en torno a Sánchez a la hora de dejarle manos libres para negociar la Mesa y la investidura

En la ejecutiva de este lunes se respiraba "tranquilidad" y "unanimidad" en torno a Sánchez, según relataron varios de los asistentes a El Confidencial. El clima interno se ha apaciguado mucho -ya se ha cerrado la fecha del 30 de enero para el comité federal, que tiene que decidir el calendario del congreso ordinario del partido- y se ha acallado la contestación al líder. De las intervenciones se desprendió que se dejaba al secretario general manos libres para dirigir la negociación con los demás partidos. Tanto en lo que atañe a la Mesa como en lo relativo a la investidura, en caso de que fracase Mariano Rajoy. En lo que se mostró de acuerdo la dirección es en que el acuerdo de Junts pel Sí y la CUP en Cataluña para tumbar a Artur Mas y elegir a Carles Puigdemont como nuevo jefe de la Generalitat "aleja más aún" la posibidad de una gran coalición PP-PSOE, porque dejar a los populares en La Moncloa "agravaría la confrontación" y no disolvería en modo alguno el peligro de secesión. 

Este martes será el día decisivo. Las conversaciones tienen que ir cerrándose. Tarde, eso sí. Aunque si la cosa se da mal, se puede llegar a la jornada de constitución de las Cortes con flecos aún sin rematar. La votación podría dar más de una sorpresa si no hay acuerdo. 

A la espera de los nombres de PP, Ciudadanos y Podemos para el 13-E

La única nómina de candidatos que se conoce es la del PSOE. La ejecutiva federal aprobó tres para el Congreso -Patxi López, para la Presidencia, Micaela Navarro y Pilar Cancela- y dos para el Senado (Joan Lerma y Juan Carlos Raffo). 

La Junta Directiva Nacional del PP se reunirá esta tarde, y allí Rajoy informará de sus propuestas para las Mesas y para los grupos parlamentarios. Fuentes del PP dan por hecha la continuidad de Jesús Posada en el Congreso. Y él mismo ha manifestado su deseo de repetir en el cargo.

La ejecutiva nacional de Ciudadanos se reúne este martes por la tarde en la sede madrileña del partido. En esta cita, Albert Rivera y su equipo decidirán los nombres que Ciudadanos propondrá al resto de fuerzas políticas para ocupar una vicepresidencia y una secretaría en el órgano de gobierno de la Cámara. Los dos puestos que tanto PP como PSOE quieren garantizarles a cambio de su apoyo en la Presidencia.

Por su parte, Pablo Iglesias se reunirá este 12 de enero con los representantes de las confluencias con las que concurrió el 20-D en Galicia, Cataluña y Valencia: Antón Gómez-Reino Varela, de En Marea; Xavier Domènech, de En Comú Podem, y Joan Baldoví, de Compromís-Podemos-És el Moment. Se espera que el líder de la formación morada descubra este martes sus cartas.

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios