entrevista a ALEXANDRA FERNÁNDEZ

Portavoz parlamentaria En Marea: “Galicia debe poder decidir lo que quiere ser”

La portavoz de la candidatura de confluencia con la que concurrió Podemos en Galicia señala como prioridades un plan de choque social, el cambio de modelo económico y el derecho a decidir

Foto: Alexandra Fernández, portavoz de En Marea, durante el cierre de campaña. (EFE)
Alexandra Fernández, portavoz de En Marea, durante el cierre de campaña. (EFE)

Activista en la Marea de Vigo y militante de base de Anova, Alexandra Fernández (Vigo, 1988) será la portavoz de En Marea en el Congreso, la candidatura de confluencia con la que Podemos concurrió en Galicia a las elecciones del 20-D y que aspira a obtener grupo parlamentario propio. Número uno por Pontevedra, circunscripción en la que En Marea obtuvo un 28% de los sufragios y dos de sus seis escaños, la joven diputada recogió este viernes su acta, junto al resto de representantes de la formación, recalcando sus prioridades políticas, tanto para llegar a acuerdos de investidura como para la conformación de la Mesa del Congreso. Sin sortear ninguna cuestión, profundiza en el papel de las mareas, su futuro, exigencias y modelo organizativo. 

PREGUNTA: ¿Cuál es el futuro inmediato de las mareas gallegasnbsp;¿Están mirando ya a las elecciones gallegas de este año?

RESPUESTA: En Marea es parte de un proceso. No es una estación de llegada, sino un proceso que está en construcción. Empezamos en las municipales entendiendo que lo que demandaba la ciudadanía eran nuevas formas de organización política donde pudiesen participar tanto militantes de partidos como no militantes. Fue algo innovador que tuvo mucha aceptación social y tenemos que seguir caminando en este sentido y, sobre todo, sumando a más gente al proceso. Para seguir caminando de cara a las elecciones autonómicas es importante abrir más espacios de participación a esta candidatura. Hay que hablar de las urnas pero también del proyecto político en el día a día.

P: ¿También al BNG, que se quedó fuera de la candidatura?

R: Sí, claro. Nosotros tuvimos las puertas abiertas desde el minuto cero, con las mareas municipalistas, y se hizo un llamamiento al BNG para que se involucrasen, pero legítimamente decidieron ir por otro camino que nosotros entendemos que no es lo que se necesita en este momento. No es una lectura política que se ajusta al momento tan crítico que estamos viviendo, pero las puertas siguen abiertas y queremos que este espacio siga acumulando fuerzas. Tenemos un objetivo común que no podemos perder de vista: echar al PP de la Xunta en las próximas elecciones.

P: ¿Cómo son las relaciones, hay negociaciones en curso después de que varios dirigentes nacionalistas les reprochasen su supeditación a Podemos?

R: Es muy positivo que una fuerza como En Marea, que va a defender a Galicia en el Congreso, esté defendiendo el derecho a decidir de los pueblos y hable de las cuestiones que afectan al país porque tenemos una serie de especificidades como nación sin Estado a las que se debe dar respuesta. Con respecto al BNG habrá que esperar al Congreso que tienen planteado.

“Tenemos un objetivo común que no podemos perder de vista: echar al Partido Popular de la Xunta en las próximas elecciones gallegas“

P: ¿Cuál es el encaje territorial que defienden para Galicia?

R: Somos una organización que está defendiendo una mayor democracia y participación. Esto claro que tiene consecuencias a la hora de entender el encaje territorial. Existe una demanda histórica para que se permita a los diferentes pueblos del Estado decidir qué es lo que quieren ser. Nosotros solo reclamamos que exista esta posibilidad, que es democrática y una exigencia de la ciudadanía en participación de la toma de decisiones.

P: En Comú Podem defiende la apertura de un proceso constituyente, que para Podemos no es tan prioritario. ¿Con cuál de estas dos posturas se sienten más identificados?

R: Durante toda la campaña hemos hablado de un proceso de procesos. Es decir, de los procesos constituyentes de cada una de las naciones sin Estado. No abrir un único proceso en el que se aborde el papel territorial, sino varios.

P: ¿Incluido el gallego?

R: Como decía Pablo Iglesias cuando hizo la lectura de las municipales, Galicia tiene un ecosistema político propio. Hablamos también de esto, de entender que en Galicia pasan cosas que no suceden en el resto del Estado precisamente por cuestiones históricas y relacionadas con el tema nacional. Hay que permitir a la ciudadanía que siga elaborando este proceso y que se vaya decidiendo por parte de los gallegos y gallegas.

P: La conformación de un grupo parlamentario gallego será vital para ello, pero no parece que el resto de fuerzas lo permitan. ¿Cuál es su plan alternativo?

R: Existe un consenso unánime en Podemos y en el resto de candidaturas de confluencia de que debe haber cuatro grupos parlamentarios. No nos planteamos ningún escenario alternativo porque es una cuestión principal para nosotros. No nos vamos a mover de ahí. Habrá que ver si cuando hablamos de ese proceso de procesos, los partidos que están acostumbrados a gobernar sin entender la pluralidad que se vive ahora en el Congreso entenderán que hay un nuevo espacio abierto porque en Galicia y Valencia somos segunda fuerza y en Cataluña primera. No hablamos de fuerzas residuales, sino de fuerzas que en sus territorios son claras alternativas al PP. Sería una falta de respeto a todos los votantes que no se aceptasen los grupos.

Los diputados de En Marea tras recoger sus actas. (EFE)
Los diputados de En Marea tras recoger sus actas. (EFE)

P: ¿Ante la tesitura de que no se aceptasen, votarían a un presidente de Mesa popular o socialista?

R: Nosotros tenemos una posición unánime, que es la defensa de que para darse un pacto en la conformación de la Mesa del Congreso se tiene que aceptar la creación de los grupos propios.

P: En Marea, al igual que el resto de confluencias, han integrado fuerzas como IU con las que Podemos rechazó pactar a nivel estatal. ¿Creen que se equivocaron?

R: Los resultados electorales dejan una lectura clara, que es que la suma multiplica. En Marea llevamos más de un año y medio experimentándolo. Por otra parte, creo que estos resultados también se fundamentan en parte en la cuestión territorial, porque estas candidaturas representan a un sector que aboga por la democracia, por abrir un proceso para escuchar a la ciudadanía y además en Galicia tuvo mucha importancia en los resultados el proceso de acumulación de fuerzas que viene dándose desde AGE (grupo parlamentario autonómico conformado por Anova y Esquerda Unida).

P: ¿No teme que los diferentes matices de las fuerzas que integran la coalición visualice contradicciones internas o una sensación de polifonía?

R: La mesa de coordinación política va a estar compuesta por doce miembros, la mitad de las mareas municipalistas y la otra mitad de partidos. Lo hacemos porque creemos que esto tiene que ser algo más que la suma de partidos, recogiendo ese espacio plural de las mareas municipales. Lo explicaría como algo que surge desde lo local y el trabajo colectivo. Que ni partidos ni sociedad civil ni nadie tenga mayorías nos obliga siempre a buscar consensos. Se trata de un espacio híbrido que debe caminar a una mayor participación en las bases. A que se conforme un cuerpo que permita participar a más actores, ese es el principal objetivo que tenemos por delante los diputados que salimos elegidos, responder ante la ciudadanía y tender puentes entre las instituciones y la calle.

“Para darse un pacto en la conformación de la Mesa del Congreso de los Diputados se tiene que aceptar la creación de los grupos propios“

P: ¿Cuáles son sus prioridades políticas: lo social o lo nacional?

R: En primer lugar se necesita un plan de choque ante el ataque brutal al Estado de bienestar. Políticas muy básicas, de choque, que garanticen la dignidad de las personas. Además de esto, Galicia debe resolver cuestiones propias. Por un lado, apostar por otro modelo económico. El flujo de capitales dentro del Estado se mueve entre la línea centro y mediterráneo y Galicia tiene un carácter periférico en este flujo, por lo que debemos buscar un modelo económico propio para el país. Este pasa por apostar por la industrialización, ya que existe un proceso de desmantelamiento silencioso, y por potenciar nuestros sectores primarios. En la línea de profundizar la participación y la democracia, los gallegos deben poder decidir qué es lo que quieren ser.

P: El Congreso tiene las manos atadas frente a Bruselas en este tipo de cuestiones económicas.

R: Hay cierta capacidad de negociación. ¿Quién negocia en Bruselas? Lo que más nos ata a Europa es esa reforma del artículo 135 de la Constitución que impide que haya ningún tipo de gasto social y nos meta en la espiral de seguir endeudándonos. Tenemos que pensar si queremos un modelo social y de salida de la crisis para todos o solo para las élites y enfrentarnos también a las imposiciones de la Troika.

P: ¿A qué resultados aspiran en los próximos comicios gallegos?

R: Creo que no se puede hacer una extrapolación de unas elecciones a otras, pero la evolución es brutal y demuestra que existe la necesidad de herramientas como En Marea. Hay que seguir acumulando fuerzas y abriendo este espacio desde la base para que la gente siga participando. Si solo tenemos cargos institucionales no vale de nada. La gente debe hacernos rendir cuentas y antes que pensar en cálculos electorales tenemos que hacer ese trabajo de apertura.

P: ¿Creen que los resultados del 20-D en Galicia llevarán a Feijóo a adelantar las elecciones autonómicas?

R: Habrá que esperar. Aún así debemos comenzar ya esa parte del proceso, la de la apertura y acumulación de fuerzas.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios