Es noticia
Menú
El vertiginoso año en que Podemos quiso asaltar los cielos
  1. Elecciones Generales
cronología de un ciclo político acelerado

El vertiginoso año en que Podemos quiso asaltar los cielos

Este 2015 ha sido casi una vida para Podemos en comparación con el resto de formaciones: 12 meses en los que el partido ha pasado por una vertiginosa transformación hasta convertirse en tercera fuerza

Foto: La Puerta del Sol, durante la 'marcha por el cambio' organizada por Podemos el 31 de enero. (AP)
La Puerta del Sol, durante la 'marcha por el cambio' organizada por Podemos el 31 de enero. (AP)

Podemos ha cerrado un ciclo con su llegada al Congreso de los Diputados. Sin haber tocado techo y situándose como tercera fuerza, con 69 escaños, la formación liderada por Pablo Iglesias culmina un año convulso, plagado de vertiginosas transformaciones y giros camaleónicos.Este2015 ha sido casi una vida para Podemos en comparación con el resto de formaciones, también imbuidas por la aceleración del ciclo político impuesta por la formación emergente durante un año electoral decisivo.

Desde enero, mes enque se comenzaron a constituir las ejecutivas municipales, Podemos ha pasado de ser un movimiento-partido a una organización al uso, del 'partido de los politólogos' a una amalgama heterogénea y profesionalizada, de una opción política rupturistaa otra más posibilista. Según el propio Pablo Iglesias, se ha pasado de ser la "expresión de la indignación a una alternativa de Gobierno", con todo lo que ello conlleva respecto a la moderación discursiva y programática. Hitos, éxitos, fracasos, remontadas y hasta cambio de caras figuran en la acelerada cronología del año en que Podemos quiso asaltar los cielos.

31-E: 'marcha del cambio'

El año arrancó de la mejor manera para Podemos, marcando máximos en el CIS y haciendo una inédita demostración de fuerzaen las calles de Madrid. Nada hacía presagiar entonces la caída constante en las encuestas o las convulsiones internas, saldadas con numerosas dimisiones más o menos sonadas. A principios de este año electoral, la formación competía por ser la primera fuerza, con un 23,9% de apoyos entre el electorado, mientras el 31-E sacaba a la calle a másde 150.000 personas durante la denominada 'marcha del cambio'.

En enero se comenzó a engrasar la "máquina de guerra electoral", se estructuró al partido por todo el territorio, con la conformación de ejecutivas locales, y se puso en escena la alianza con el recién nombrado presidente de Grecia, Alexis Tsipras, con quien Pablo Iglesias cerró su mitin final de campaña el 22 de enero en la plaza Syntagma. La arenga "juntos hasta la victoria. Podemos, Syriza, venceremos"forma parte ya del baúl de los recuerdos.

Estalla el caso Monedero

El que fuera fundador y secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos,Juan Carlos Monedero, presentóa Hacienda el 6 de febrerouna declaración complementaria pararegularizar sus impuestospor los ingresos que percibió por asesorar agobiernos latinoamericanos, dos semanas después de que se desvelase que los había facturado a través de una sociedad.

El exdirigente de Podemos atribuyó la investigación de Haciandaa una"caza debrujas"que, dijo, es el"síntoma de la debilidad del régimen del 78". El caso marcó un punto de inflexión en la formación, cuestionada por no predicar con el ejemplo de sus líderes.

Expectativas incumplidas en Andalucía

Los resultados en las elecciones andaluzas no cumplieron las expectativas de la formación emergente.Lasorpresa electoralque vaticinaron los dirigentes del partido durante la recta final de la campaña no se reflejó finalmente en los resultados, si bien era la primera vez en la historia de la democracia queun partido con escasos 14 meses de vidairrumpía en las instituciones con un 14,8% de los votos. Podemos, con la secretaria general andaluza,Teresa Rodríguez, a la cabeza, no logró asestar el golpe que pretendía la bipartidismo, mientras se puso en evidencia el marcaje de cerca de la otra formación emergente, Ciudadanos.

Pérdida de la 'esencia' y círculos sin protagonismo

¿Conservar la esencia del partido o virar hacia el centro para ganar más votos? La dimisión deJuan Carlos Monederoabrió una crisis de identidad en el seno de la formación marcando un punto de inflexión.El exnúmero tres del partidose replegó para ser un militante más, presentando una sonora dimisión acompañada de críticas por haberse perdido “el frescor del 15-M” y cerrarse el partido a la participación de las bases, dejando de lado el protagonismo delos círculos. La formación, erosionada por el caso Monederoy cuestionada por un sector de las bases contrarias al giro hacia la moderación, caíaen el CIS hasta el16,5%.

Las alcaldías del cambio: bombona de oxígeno

Las candidaturas ciudadanas, integradas por Podemos, IU y movimientos sociales, dieron la sorpresa en las elecciones del 24-M, haciéndose con las alcaldías de grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Cádiz, A Coruña, Santiago de Compostela, Badalona o Ferrol. Las denominadas alcaldías del cambio dieron un balón de oxígeno a Podemos, que a nivel autonómico, presentándose solo con sus siglas y de forma independiente, obtuvo un escaso 14% de los votos. El asalto a las corporaciones municipalesofreció a la formación morada un valioso escaparate institucionalque en las pasadas elecciones generales ha rentabilizado, obteniendo sus mejores resultados en los ayuntamientos del cambio.

El 'shock' ante un nuevo rival en ascenso

Podemos ignoró durante meses la irrupción electoral de Ciudadanos. Pablo Iglesias, autoerigiéndose enlíder de la oposición fuera del Parlamento, incluso se negó a un debate cara a cara como le pedía Albert Rivera. También se intentaba evitar a toda costa nombrar a Ciudadanos y reconocer lo que ya era evidente:“Tenemos muy claro quiénes son nuestros adversarios y no sonesas nuevas fuerzas políticas", explicaba Iglesias en una entrevista realizada en febrero. El 'shock' ante la irrupción de Ciudadanos, que convertía la política en una cosa de cuatro y descolocaba la estrategia de Podemos como única fuerza contra el bipartidismo, paralizó a la formación emergente, que reaccionó con una moderación discursiva para evitar que C's le 'robase' apoyos en un electorado de centro yhastiado de las dos grandes formaciones.

27-S: el fracaso en Cataluña

Expectativas totalmente incumplidas, estrategia confluyente puesta en duda y pulso perdido contra los socialistas. La coalición integrada porPodemose ICV-EUiA,Catalunya Sí que es Pot, se quedódos escaños por debajo de la marca de que partía la formación liderada porJoan Herrera,relegada al cuartopuesto con 11 actas, al igual que el PP.“Altamente decepcionante”.Asícalificó los resultadosPablo Iglesias.

Dos semanas después de los comicios dimitía la secretaria general de Podemos en Cataluña,Gemma Ubasart.La dirigente, de 37 años,había mostrado previamente su descontentopor el modo en que se negociaron las listas de CSQP, "por la falta de inclusión de personas independientes procedentes del tejido social y profesional".Firme defensora de la concepción de Cataluña como una nación, su dimisión pone de relieve las diferencias respecto a esta cuestión entre la dirección catalana de Podemos y Madrid.

El líder cansado

Tras elprimer cara a cara con Albert Rivera en el programa televisivo'Salvados' de LaSexta, en el que Iglesias incluso reconoció que su rival había sido "más solvente", comenzaron todo tipo de especulaciones sobre el estado anímico del líder de Podemos. El líder cansado comenzó a asomar, excusándose enel exceso de trabajo. La formación tocó suelo entonces, lo que paradójicamente le sirvió para iniciar el esprint final con unas expectativas bajas que convertían cualquier mejora en el famoso "clima de remontada". Justo lo contrario que lo sucedido con Ciudadanos.

Una campaña para la "remontada"

Dirigentes y fontaneros del partido coinciden en asegurar que las campañas les sientan bien. La que mejor, la última, la campaña de las generales para la que nació el partido. El "clima de remontada" se apoderó de la campaña, recuperando así la "ilusión" yconvirtiéndose en un grito de guerra que llegó a desplazar al clásico "sí se puede". El debate a cuatro, en el que Iglesias fue el ganador según la mayoría de analistas políticos, unido a una estrategia de campaña coprotagonizada por otros líderes carismáticos como Ada Colau o Mónica Oltra, permitió a Podemos recuperar posiciones y rebasar a Ciudadanos.

20-D: se abre un nuevo ciclo político

Podemos no asaltó La Moncloa, pero sí logró sumar 69 escaños y superar la barrera del 20% de votos en las pasadas elecciones del 20-D. Unos resultados que colocan a la formación emergente con un papel protagonista en el nuevo ciclo político que se abre en España. "Mirada larga y paso corto", resumía el número dos del partido, Íñigo Errejón, la estrategia de un partido que considera no haber tocado techo y que su momento está todavía por llegar.

Podemos ha cerrado un ciclo con su llegada al Congreso de los Diputados. Sin haber tocado techo y situándose como tercera fuerza, con 69 escaños, la formación liderada por Pablo Iglesias culmina un año convulso, plagado de vertiginosas transformaciones y giros camaleónicos.Este2015 ha sido casi una vida para Podemos en comparación con el resto de formaciones, también imbuidas por la aceleración del ciclo político impuesta por la formación emergente durante un año electoral decisivo.

Cronología