DEFIENDE GRUPOS PROPIOS PARA LAS CONFLUENCIAS

Iglesias aventura un "bloque inmovilista" entre PP, PSOE y C's tras reunirse con Rajoy

El secretario general de Podemos se siente cada día más alejado del resto de formaciones políticas y carga principalmente contra el PSOE por priorizar el debate interno del partido a las medidas sociales

Foto: El presidente en funciones, Mariano Rajoy, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante el encuentro celebrado en el Palacio de la Moncloa. (EFE)
El presidente en funciones, Mariano Rajoy, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante el encuentro celebrado en el Palacio de la Moncloa. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Pablo Iglesias ha defendido ante Mariano Rajoy la creación de grupos parlamentarios propios para las confluencias territoriales con las que concurrió en Cataluña, Valencia y Galicia y ha reiterado la necesidad de emprender reformas constitucionales para blindar los derechos sociales durante un encuentro celebrado esta mañana en el Palacio de la Moncloa, dentro de la ronda de contactos del presidente en funciones para buscar un acuerdo de investidura. "Estas elecciones nos empujan hacia nueva transición política y para nosotros no toca hablar de sillones, sino de España y de los problemas de los ciudadanos", ha explicado en rueda de prensa.

El encuentro de más de una hora y media, centrado en el debate político "porque me bastaron dos minutos para decirle que no" a su investidura, ironizó el secretario general de Podemos, le sirvió a éste para reforzar su sospechas sobre la creación de un "bloque inmovilista" entre PP, PSOE y Ciudadanos. Especialmente crítico con los socialistas, a quienes exigió que "se dejen de hacer teatro y digan la verdad", en referencia a su hipotética abstención en la investidura de Rajoy, acusó a sus barones de buscar "nuevas elecciones para concurrir a ellas con otro candidato" distinto a Pedro Sánchez.

Iglesias aventura un "bloque inmovilista" entre PP, PSOE y C's tras reunirse con Rajoy

El "bloque prorrestauración", como también denominó a la supuesta alianza soterrada entre las otras tres grandes fuerzas políticas, comparte para el líder de Podemos no solo la intención de facilitar la investidura del candidato popular, sino de rehuir del debate sobre "corrupción y desigualdad". Las coincidencias de PP, PSOE y C's a la hora de cerrar filas entorno al "decepcionante" discurso del Rey Felipe VI son para Iglesias otro ejemplo más de la unidad de este bloque.

La falta de liderazgo de Sánchez, el enrocamiento en el debate orgánico, la falta de compresión sobre la plurinacionalidad de España y la iniciativa de los barones, "que son quienes mandan", son los principales escollos que ha señalado Iglesias para justificar la imposibilidad de acercar posturas con el PSOE, que sitúa más cerca del PP. "Ya está bien de teatros, si lo que van a hacer es cambiar de candidato porque quieren nuevas elecciones que lo digan de una vez, pero no los veo con altura histórica para afrontar el momento político que estamos viviendo", ha arremetido.

“Ya está bien de teatros, si lo que van a hacer es cambiar de candidato (en el PSOE) porque quieren nuevas elecciones que lo digan de una vez“

Iglesias ha querido romper la baraja definitivamente para visibilizar las "contradicciones" del PSOE, en medio de una lucha entre su secretario general y los barones autonómicos, encabezados por la andaluza Susana Díaz. "Altamente decepcionante", ha añadido Iglesias sobre su poca altura de miras en el actual momento político. Sobre el hipotético escenario de repetición de elecciones Iglesias ha insistido en que no teme esta situación puesto que confían en mejorar los resultados obtenidos el 20-D e, incluso "ganar".

Acompañado únicamente de su jefa de gabinete, Irene Montero, el líder de la formación emergente mantiene intactas todas sus líneas rojas, que pasan por la celebración de un reférendum en Cataluña, la implantación de una ley de Emergencia Social, que su formación impulsará el próximo 13 de enero, día programado para la constitución de las Cortes Generales, la prohibición constitucional de las puertas giratorias y la reforma de la ley electoral.

La renuncia a los privilegios entre los diputados, especialmente a los planes de pensiones privados, así como la implantación de la mencionada ley de emergencia social, que la formación ha bautizado como ley 25 en referencia a este artículo de la Carta de Derechos Humanos, son los dos requisitos que, a parte de las líneas rojas, Iglesias ha puesto sobre la mesa como condición imprescindible "para iniciar negociaciones".

Entre las medidas incluidas en el plan de emergencia que Podemos ha hecho llegar al resto de formaciones con representación parlamentaria destacan la paralización de los desahucios, de una alternativa habitacional para las mujeres víctimas de violencia de género, de la eliminación del copago en los medicamentos o de la garantía de suministros básicos en todos los hogares. Una propuesta de ley que, según ha asegurado Iglesias, "tendrá coste cero para el Estado".

Elecciones Generales

El redactor recomienda