el pp no se rECONCILIA CON SU ELECTORADO

Mariano Rajoy cosecha los peores resultados desde 1989

Rajoy apela a su primer puesto: “He ganado y voy a intentar formar Gobierno”

“Vamos a intentar formar Gobierno”, proclamó en la noche del domingo Mariano Rajoy desde el balcón de la sede del PP en la calle Génova de Madrid después de quedarse a 53 escaños de la mayoría absoluta. Pese a obtener sus peores resultados electorales en votos y escaños desde 1989, el jefe del Ejecutivo recordó que la primera fuerza política de España sigue siendo la suya, que saca 33 escaños a la segunda (el PSOE) y que lo que necesita España es estabilidad política para continuar con la recuperación económica.

Como en la gran victoria de 2011, el presidente del PP salió al balcón flanqueado por su mujer, Elvira Fernández, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y demás principales dirigentes del partido. Rajoy esperó a que hablara el resto de los candidatos en liza, y pocos minutos después de la medianoche se dirigió a los cientos de militantes reunidos en la calle para agradecer los esfuerzos de la organización en la campaña y su comprensión durante los cuatro años de legislatura, una etapa que reconoció como muy difícil en la que tomó decisiones duras.

[Resultados de las elecciones generales por municipios y comunidades]

“He hecho lo que creía bueno para el interés general de España”, agregó Rajoy, elevando el tono de voz como explicación de su acusado desgaste en las urnas: 63 diputados menos. Los militantes y simpatizantes del PP le respondieron con gritos de “España, España” y cánticos de “yo soy español, español”.

El jefe del Ejecutivo se comprometió ante sus seguidores a buscar un Gobierno estable que persevere en fomentar la creación de empleo, que sigue siendo el principal problema nacional. Sobre su próxima tarea, también apuntó que no va a ser fácil y que tendrá que dialogar “mucho” para formar un nuevo Gabinete.

El PP reúne algo más de un tercio de los escaños del Hemiciclo. Es una victoria que de todas formas le deja arrinconado en la Congreso frente al bloque de la izquierda y los nacionalistas, con un PSOE hundido y dependiente de Podemos y sus filiales autonómicas para organizar cualquier coalición alternativa.

 

El PP ha visto cumplirse los peores augurios del final de la legislatura al conseguir en las urnas apenas un punto más que el porcentaje de voto con que arrancó la campaña, según el CIS. Ni convenció a los indecisos, ni se reconcilió con el sector del electorado que ya le había dado la espalda en anteriores citas con las urnas, como las municipales y autonómicas de mayo.

Además, Ciudadanos ha crecido en los antiguos feudos del PP lo justo para restar a Mariano Rajoy los escaños vitales que le habrían permitido alcanzar una clara mayoría de gobierno, pero sin llegar a sumar los suficientes apoyos como para completar ahora un bloque hegemónico del centro derecha.

[Siga en directo las novedades de las elecciones generales 20-D]

El objetivo mínimo de los populares era alcanzar los 130 escaños y confiar en que Albert Rivera se acercara a los 50 para impedir cualquier coalición alternativa del PSOE con Podemos y demás grupos de izquierda. Ahora quedan a expensas del gran pacto anti-PP que ya funciona en casi toda la España autonómica y municipal desde mayo pasado y que Pedro Sánchez aspira a reeditar para llegar a La Moncloa.

 

La suma de PP y Ciudadanos (163 escaños), es ligeramente superior a la del PSOE y Podemos, pero Sánchez tiene otros grupos nacionalistas y separatistas para buscar aliados en su empeño de desalojar a Rajoy del poder como ya hizo en los ayuntamientos de toda España.

Los resultados no han sorprendido en la sede de Génova. De hecho, el aviso de que estaba en peligro la gobernabilidad de España fue el principal eje de la campaña porque temían que su desgaste desde el poder, y el del PSOE desde la oposición, desembocara en un nuevo modelo de representación parlamentaria en el Congreso que dificulte la formación de cualquier gabinete con una mayoría estable.

 

El Partido Popular ya sabe lo que es gobernar en minoría porque José María Aznar lo hizo entre 1996 y 2000, pero con 156 diputados, no con 123. Y el candidato de los populares pudo entonces cerrar un pacto público con otras tres fuerzas políticas nacionalistas y regionalistas que también eran de centro derecha y no apostaban por la secesión: CiU, PNV y Coalición Canaria.

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios