NO LOGRA NINGÚN ESCAÑO FUERA DE MADRID

IU se desfonda otra vez y su objetivo de mantener grupo propio queda en el aire

Garzón asume la derrota. Logra dos actas y 922.000 votos, aunque hay tres diputados más que le 'pertenecen' al formar parte de las coaliciones gallega y catalana. La nueva Mesa deberá decidir

Foto: Alberto Garzón, durante su comparecencia en Olimpo, sede federal de IU, este 20-D. (EFE)
Alberto Garzón, durante su comparecencia en Olimpo, sede federal de IU, este 20-D. (EFE)

Izquierda Unida vuelve a la pesadilla. A otra noche electoral de decepción que la aboca otra vez al abismo de una crisis interna. Lo reconoció el propio Alberto Garzón: no ha llegado a cumplir sus objetivos ni de mantener un grupo parlamentario propio -al menos, de primeras, hasta ver cómo se comporta la nueva Mesa del Congreso-. 

La federación había llegado al 20-D motivada. Muy motivada. Aprendiendo de la experiencia de las autonómicas andaluzas de marzo, rebajó esta vez las expectativas. Unidad Popular-Izquierda Unida aspiraba a preservar su voz propia en el hemiciclo. O sea, acercarse al 5% de los votos en todo el Estado o conseguir cinco diputados. Las urnas no dieron a Garzón ni una cosa ni la otra. Con el 99,9% escrutado, la coalición cosechó 922.328 votos, el 3,7% y dos escaños. Ambos por Madrid, el del candidato y el de la activista Sol Sánchez. Por el camino se quedaron las actas de Valencia, Málaga, Asturias o Sevilla, que parecían al alcance de la mano. De nuevo, la ley electoral infligió un enorme castigo a la formación de Cayo Lara. 

[Resultados de las elecciones generales por municipios y comunidades]

Con estos datos, IU se acerca a los datos que obtuvo Gaspar Llamazares en 2008, cuando, con ICV, sólo obtuvo dos asientos en el Congreso. Ahora la situación no es exactamente la misma, ni es tan desastrosa, ya que la federación participa de las coaliciones En Marea y En Comú Podem, y tres representantes de ambas le 'pertenecen': Yolanda Díaz, coordinadora de Esquerda Unida en Galicia -número dos por A Coruña-; Joan Mena, número siete por Barcelona, y Fèlix Alonso, cabeza por Tarragona (aunque según lo acordado, sólo se quedará 18 meses en su escaño). La nueva Mesa de la Cámara baja tendrá que decidir si esos tres diputados pueden sumarse a los dos de IU y formar juntos un grupo propio. Pero eso no se dilucidará ahora mismo. Habrá que esperar a lo que ocurra a partir del 13 de enero, cuando se constituyan las nuevas Cortes. 

La federación sufre un enorme desplome desde sus 11 escaños de 2011 y es la principal damnificada del fracaso de la política de convergencia con Podemos

El aspirante dijo que no tira la toalla. Que examinará "todas las opciones posibles" para formar grupo con otros partidos y tener así la "visibilidad adecuada". Lo que más le dolió fue perder el escaño por Málaga, la circunscripción por la que él salió elegido hace cuatro años. 

El castigo de la ley electoral

En cualquier caso, la federación se queda lejísimos de los 11 escaños de 2011, cuando lideraba la coalición Izquierda Plural y estaba coaligada con ICV y CHA, entre otras fuerzas. Obtuvo 1,6 millones de votos. Ahora, pierde medio millón de sufragios, pero sufre con más rotundidad el zarpazo de la ley electoral. Cada asiento le ha costado más de 400.000 votos, frente a las 50.000 o 60.000 papeletas que han bastado a otros partidos, se quejó Garzón. 

IU se desfonda otra vez y su objetivo de mantener grupo propio queda en el aire

Las expectativas de IU-UP eran mucho menores. La federación, además, venía del subsuelo tras fracasar su apuesta estratégica, la unidad con Podemos. Con rotundidad, la formación morada ha salido ganando, al adjudicarse ni más ni menos que 69 actas, un hito que IU no consiguió ni en sus mejores tiempos -21 diputados con Julio Anguita en 1996 y 23 el PCE en 1979-. Pero aunque los objetivos eran mucho menores, sí que se hallaba animada por la buena marcha de la campaña, los llenazos en los actos y el buen clima de las encuestas, que sin ofrecer grandes números, al menos sí proyectaban una imagen algo más halagüeña. Pero ese sueño se hizo añicos completamente. 

[Siga en directo las novedades de las elecciones generales 20-D]

"Germen esperanzador y optimista"

Un aire de lógica decepción se sentía en la sede federal, en la madrileña calle de Olimpo. Garzón reconoció la derrota este 20-D, al no haber conseguido grupo y no haber roto la dinámica del bipartidismo. Pero aunque "no les gusta" el resultado, se comprometió a seguir "luchando" desde este lunes. El candidato señaló que hablar de pactos es "muy precipitado" ahora mismo, pero cualquier acuerdo pasa por un programa. 

Hablar de pactos es “muy precipitado“ ahora mismo, pero siempre pasarán por el programa, advierte

Pese a los datos, el candidato vislumbró un "germen esperanzador y optimista" de cara al futuro, donde seguirá luchando por un modelo de "transformación social", en la calle y "al servicio de las clases populares" que representa, a su juicio, Unidad Popular."Hemos demostrado durante la campaña electoral la capacidad de movilizar de la izquierda organizada", sostuvo. Y gracias a una campaña "vibrante" y "emocionante" en la que se intentó "borrar" a IU del "panorama político". Objetivo no logrado, pero indudablemente la federación sale muy tocada de este 20-D. 

Garzón no quiso analizar el resultado de Podemos. Pero habrá que hacer "reflexiones colectivas" para el futuro. El diputado volvió a criticar a Pablo Iglesias por no unirse a una candidatura "unitaria rupturista". Él ha sido, en parte, quien se ha llevado por delante la frágil casa de IU que Cayo Lara comenzó a reconstruir en 2008. Ahora le toca emprender a Garzón -si es él- esa misma tarea. Salvar a la federación del nuevo naufragio.  

 

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda