los populares se vuelcan en defensa de su jefe

El PP reconoce el fiasco y que Sánchez impidió a Rajoy colocar todos sus mensajes

En la sede de Génova reciben más de 150 llamadas de ciudadanos para solidarizarse con el presidente del Gobierno ante los insultos del secretario general del PSOE

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del cara a cara con Pedro Sánchez. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del cara a cara con Pedro Sánchez. (Reuters)

La campaña electoral, que se desarrollaba en un ambiente casi distendido y centrada en los pactos poselectorales, se tornó en crispada con el debate en televisión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. En el Partido Popular intentan ahora sacar partido del estilo bronco y faltón del candidato socialista que sacó de quicio a su jefe de filas al calificarlo de "indecente" y no les permite atisbar si ha movilizado indecisos a su favor.

La respuesta al dirigente socialista es la descalificación personal y darle por acabado como jefe de la oposición. Los populares confían en que los insultos al presidente del Gobierno pasen factura al candidato del PSOE y, de momento, se conforman con comparar a Sánchez con José Luis Rodríguez Zapatero y con Pablo Iglesias.

El PP reconoce el fiasco y que Sánchez impidió a Rajoy colocar todos sus mensajes

Fuera del equipo de campaña, en medios de la dirección del PP reconocen que el debate fue un fiasco para los objetivos del partido, que Rajoy no pudo colocar completos todos sus mensajes, en especial el de garante de la unidad de España, por lo "marrullero" que se puso Sánchez. Apuntan también que si el aspirante socialista iba a romper la dinámica de una campaña que no le beneficiaba porque perdía votos por todos los lados y ahondaba el problema de su falta de apoyos internos en el PSOE, es probable que lo haya conseguido.

Otra cosa es el rédito que obtiene el secretario general de los socialistas a medio plazo con una agresividad personal y ausencia de propuestas que le complica presentarse como alternativa de Gobierno, repiten en fuentes de los populares. Fue "un debate que desprestigia a Sánchez, pero también a la política" en un momento de ascenso del populismo más simple, casi tanto como el discurso de eslóganes, sin datos ni argumentos, del dirigente socialista, según insisten en los mismos medios.

En el análisis más común entre los dirigentes del PP, el candidato del PSOE ha podido reconfortar a buena parte de sus seguidores con un estilo más duro y apuntes de izquierdismo, pero también espantar a los votantes más moderados que dudaban entre el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba y la ambivalencia de Albert Rivera, e incluso la nueva izquierda 'socialdemócrata' de Pablo Iglesias

El PP reconoce el fiasco y que Sánchez impidió a Rajoy colocar todos sus mensajes

A la espera del dictamen de los datos de evolución del voto que reciben diariamente en la dirección del partido y en el equipo de campaña, en el PP confían en aprovechar la crispación que quiere introducir Sánchez en beneficio de sus objetivos: presentar a Rajoy ante el electorado como única opción de voto seria, moderada y con experiencia de gestión.

En la sede de Génova insisten en que el presidente del Gobierno pudo tardar en reaccionar ante las interrupciones y la agresividad del candidato socialista en el debate porque un jefe del Ejecutivo no podía caer en la provocación. Pero Rajoy acabó por saltar en televisión y ahora la consigna para todos los protagonistas de la campaña de los populares es devolver las descalificaciones a Sánchez. El guion incluye la premisa de que deben comparar a "un presidente riguroso y con datos" con "un Pedro Sánchez desesperado, mintiendo y haciendo demagogia sobre los hechos y los datos".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha puesto al frente de los ataques a Sánchez al calificar sus insultos de "macarrismo político", pero otros miembros del PP prefieren comparar al candidato socialista con Pablo Iglesias por su grado de populismo y demagogia, aun reconociendo que el líder de Podemos es al menos "más educado". También sacan a colación a Zapatero para sostener que su sucesor al frente del PSOE "miente todavía más".

El PP reconoce el fiasco y que Sánchez impidió a Rajoy colocar todos sus mensajes

Como dato optimista después del debate, en fuentes del PP aseguran que en Génova se han recibido en el teléfono de atención al ciudadano más de 150 llamadas de personas, muchas de ellas ni siquiera votantes del partido, para expresar su solidaridad con el presidente el Gobierno ante los insultos del aspirante del PSOE.

Vecinos de toda España, militantes de otros partidos, otros que se inclinaban por votar a Ciudadanos o a Vox coincidieron en considerar "impresentable" el comportamiento de Sánchez con el jefe del Ejecutivo. Tampoco faltaron quejas sobre el moderador del debate, Manuel Campo Vidal, por no haber cortado con la crispación y los insultos en el programa.

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios