DESAYUNO INFORMATIVO EN MADRID ANTES DEL ARRANQUE DE LA CAMPAÑA

Pedro Sánchez llama a concentrar el voto progresista ahora que Iglesias "se desploma"

El candidato socialista apuntala la idea de que "si suman las dos derechas", Ciudadanos hará presidente del Gobierno a Rajoy, por lo que defiende que su partido es la única opción de cambio

Foto: Pedro Sánchez, a su llegada al desayuno informativo en el hotel Ritz de Madrid, este 2 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez, a su llegada al desayuno informativo en el hotel Ritz de Madrid, este 2 de diciembre. (EFE)

A poco más de 24 horas del arranque de la campaña, primer mensaje nítido de Pedro Sánchez: llama a "concentrar el voto de izquierdas" en él para batir el 20-D "a las dos derechas", "ahora que Podemos se desploma".

El PSOE quiere capitalizar el voto de cambio y erigirse como la alternativa "mayoritaria" a Mariano Rajoy, como el único instrumento útil que garantiza que el PP vuelva a la oposición, ya que da por sentado de que Ciudadanos, en ascenso -según todas las encuestas-, dará su apoyo al presidente. Ese análisis es el que subyace bajo el mensaje del líder socialista, este miércoles protagonista de un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum. Acto en el que estuvo arropado por el expresidente Felipe González y el jefe de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, además de miembros de su ejecutiva federal y de los integrantes de la lista por Madrid, incluido el número siete y su rival en las primarias internas de 2014, Eduardo Madina. Pero allí no había ningún barón más para explicitarle su respaldo a apenas un día del arranque oficial de la campaña de las generales. 

Sánchez introdujo la idea del voto útil en dos respuestas a periodistas durante el coloquio que siguió a su intervención inicial. Con formulaciones similares. "Ahora que está desplomándose en las encuestas el partido de Pablo Iglesias, Podemos, el votante de izquierdas tiene que concentrar su apoyo en el único partido de izquierdas que puede ganar hoy a las dos derechas, la de Rajoy y la de [Albert] Rivera". El secretario general recordó que el líder de la formación morada "dice que estaría encantado de recibir los apoyos del PSOE para ser presidente del Gobierno pero que si es al revés prefiere que gobierne el PP". "Pablo Iglesias, que trabajó para IU, ahora parece que trabaja para la izquierda desunida", insistió, y ahora "se está desfondando", por lo que hay que "concentrar los votos" en el PSOE. 

"Nuevas Generaciones del PP"

El secretario general ya había introducido el llamamiento al voto útil en las últimas semanas, había apelado a conformar una "amplia mayoría socialista". Pero este miércoles fue algo más directo, y coló la clave del "desplome" de Podemos, si bien algunos sondeos hablan de una cierta recuperación. El propio Iglesias siempre comenta que confía en una remontada de su formación, como ocurrió en las autonómicas y municipales, en las que las previsiones eran más sombrías que los resultados finales. Sánchez sí se cree ese bajón de Podemos, pero resta importancia al declive de su partido que también indican las encuestas. De hecho, se mostró "esperanzado" y "optimista", y convencido de que el PSOE va a "ganar" los comicios del 20-D. 

Sánchez, acompañado de Felipe González, Meritxell Batet, Sara Hernández, Ángel Gabilondo, Micaela Navarro y César Luena, este miércoles. (EFE)
Sánchez, acompañado de Felipe González, Meritxell Batet, Sara Hernández, Ángel Gabilondo, Micaela Navarro y César Luena, este miércoles. (EFE)

Esos estudios apuntan asimismo al ascenso de Ciudadanos, que el candidato socialista explica por la "demanda latente de los votantes del PP" hacia su partido de que se "regenere". "Representa a las Nuevas Generaciones del PP". Sánchez comentó que "es evidente", no obstante, que Rivera encarna a esa derecha "homologable" a la europea, pero derecha, a fin de cuentas, ya que sus medidas son "claramente conservadoras" y plantea, por ejemplo, "una vuelta de tuerca" al modelo laboral de Rajoy, al plantear el contrato único. De nuevo, denunció su complicidad con los populares, ya que allá donde tenía alternativa para elegir tras las autonómicas y municipales, les prefirió como socios, como en la Comunidad de Madrid, y simplemente apoyó a Susana Díaz en Andalucía porque no podía configurarse un Gobierno distinto. "Si suman las dos derechas, Rivera va a hacer presidente a Rajoy. No tengo duda", aunque el jefe de C's diga lo contrario "con la boca pequeña", insistió, como afirmó el pasado sábado en 'La Sexta noche'

Sánchez desplegará una campaña “propositiva“, y asegura que si se canaliza la “corriente de cambio“ en el PSOE, se abrirá una “nueva etapa“

Con estos mimbres, el PSOE desplegará una campaña "muy propositiva", de "soluciones esperanzadoras" para la mayoría de los ciudadanos -el lema elegido es, de hecho, 'Un futuro para la mayoría'-. Sánchez insistirá en que si su formación "canaliza la corriente de cambio" puede abrirse "una nueva etapa" en España, que sirva para "desbloquear" muchas de las reformas pendientes y situando al país en la senda de la modernización. No en vano, utilizó su intervención inicial para desgranar su "agenda para una recuperación económica justa".

La corrupción estará en campaña

La campaña de "propuestas" no significa que se orillen otras cuestiones, como Cataluña o la denuncia de la corrupción del PP. Ayer martes, su número dos, César Luena, avivó la polémica al acusar a Rajoy de ser uno más del PP que se repartía "el botín". Sánchez avaló esa afirmación y subrayó que no ha estallado ningún caso relacionado con los casi ocho años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, mientras que el "edificio del PP se resquebraja" por la "aluminosis" de la corrupción, y afecta a su líder y presidente del Gobierno, que a su juicio ya tendría que haber "dimitido". 

Felipe González, con César Luena y Guillermo Fernández Vara, este miércoles. (EFE)
Felipe González, con César Luena y Guillermo Fernández Vara, este miércoles. (EFE)

Sánchez anticipó que sacará a Rajoy la corrupción durante el único cara a cara que mantendrá con él en televisión, el próximo 14 de diciembre. Y le recordará el nombre de su extesorero, Luis Bárcenas, cuya relación "está todavía por escribir". El presidente no estará en el careo del próximo lunes en Atresmedia, pues el PP envía a Soraya Sáenz de Santamaría. Como tampoco estuvo en el debate a tres este pasado lunes en 'El País'. Con su ausencia, Rajoy demostró su "soberbia" y su "desprecio" a los ciudadanos, que "acabará pagando con un resultado bastante negativo" en las urnas. El secretario general aprovechó para cargar contra los populares por mandar a la vicepresidenta el 7 de diciembre: "No me imagino en ninguna democracia avanzada que a un debate acuda una candidata que no se sabe a qué candidatura aspira, más que a diputada". Por cierto que en su duelo en el diario de Prisa el candidato reivindicó la herencia de los Gobiernos socialistas, y lo seguirá haciendo en esta campaña, porque es un "factor competitivo y añadido". 

El candidato señala que la ausencia de Rajoy en los debates demuestra su “soberbia“ y “desprecio“ a los ciudadanos, y que pagará en las urnas el 20-D

Pese a la alta concurrencia al desayuno informativo, brillaron las ausencias de la inmensa mayoría de los barones, salvo el extremeño Guillermo Fernández Vara y la madrileña Hernández. Desde Ferraz se minimizaba ese gesto y lo atribuían a su ocupada agenda de gobierno -los que son presidentes autonómicos- o por estar volcados en la campaña. Pero aquella foto daba pie a una inevitable lectura interna a un día del arranque de la campaña. Sí estaba Felipe González, su gran referente -Zapatero está de viaje en Venezuela-; el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, los exministros Elena Salgado, Jesús Caldera y Josep Borrell y varios miembros de la ejecutiva -Micaela Navarro, César Luena, Meritxell Batet, Luz Rodríguez, Patxi López, Ibán García del Blanco, Pilar Lucio- y los primeros de la lista de Madrid -Batet, Antonio Hernando, Irene Lozano, Rafa Simancas, Zaida Cantera, Eduardo Madina, Ángeles Álvarez y José Enrique Serrano-.

Un discurso en clave económica y con la promesa de reducir la temporalidad

El discurso de Pedro Sánchez ante medio millar de invitados en el hotel Ritz de Madrid -precedido por la presentación de su hombre fetiche, Ángel Gabilondo- se centró en la explicación de su agenda económica. Una intervención sorprendentemente corta y en la que no abordó otras cuestiones, como la regeneración democrática o la tensión en Cataluña. 

El candidato se comprometió a convocar a empresarios, trabajadores e instituciones para impulsar una agenda para la "recuperación justa" con cinco ejes: reindustrializar y apostar por la ciencia, crear empleo y empresas, impulsar la transición energética, hacer una fiscalidad "justa" y "blindar el Estado del bienestar". 

Sánchez explicó las medidas ya conocidas en cada uno de esos campos y contenidas en el programa del 20-D [aquí en PDF], como duplicar los fondos en I+D+i, derogar la reforma laboral del PP y negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, poner fina la devaluación salarial, recuperar la negociación colectiva, crear un fondo verde para la transición energética, aumentar los impuestos a las rentas más altas "sin copagos, sin agujeros fiscales, sin amnistías fiscales", incrementar la lucha contra el fraude, luchar contra la pobreza y la desigualdad, impulsar un pacto educativo y la Ley de Dependencia o alumbrar el ingreso mínimo vital.

Entre las promesas, reducir la tasa de temporalidad del 24% al 15%, que es la media europea. Y para ello se dejará en tres el número de contratos: indefinido, temporal y de formación

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios