entrevista en 'la sexta noche'

Sánchez: "No creo a Rivera cuando dice que no votará a favor de Rajoy como presidente"

El candidato socialista sigue con su estrategia de alejarse de Ciudadanos y situarlo en la derecha, por lo que advierte de que sólo él podrá garantizar el "cambio real" en España en las generales del 20-D

Foto: Pedro Sánchez saluda a los simpatizantes tras un mitin en Avilés, el pasado 18 de noviembre. (Reuters)
Pedro Sánchez saluda a los simpatizantes tras un mitin en Avilés, el pasado 18 de noviembre. (Reuters)

Si hay una convicción que se mantiene viva en la conciencia del PSOE es que comenzó a perder votos cuando tiró su credibilidad por el sumidero en su época de Gobierno. Mazazo que aún está intentando remontar. Pedro Sánchez lo pudo comprobar en sus carnes este sábado, enfrentándose a ciudadanos -potenciales votantes- en directo en televisión y respondiendo a sus inquietudes cuando sólo quedan tres semanas para las generales del 20-D. Su afán fue garantizar que el PSOE, aun con una "trayectoria" y un pasado que le avala, comparece en estas elecciones con un equipo "renovado", y por tanto él quiere ser juzgado por lo que hace y dice, y no por los errores del ayer. 

Ese intento de convencer a los ciudadanos de que su partido ha cambiado fue uno de los hilos conductores del espacio La calle pregunta, en 'La Sexta noche'. Otro fue la cuestión de los pactos, un asunto obvio vistos los resultados de las encuestas que coinciden en presentar un panorama muy disputado y con necesidad de alianzas. Ahí Sánchez demostró, desde el primer minuto, que su prioridad es seguir marcando distancias con Ciudadanos. Buscar el modo de taponar el boquete que, a la luz de los sondeos, puede haberle abierto en su electorado, intentando identificarle con la derecha, y no con el centro. Y advirtiendo de que Albert Rivera, a la postre, acabará asentando en el Gobierno a Mariano Rajoy, si lo tiene en su mano

Cuando el líder de la formación naranja asegura que no investirá a Rajoy como presidente, Sánchez entiende que lo dice "con la boca pequeña". "A él no le creo". "Cuando ha tenido opción, Ciudadanos siempre se ha acostado con el PP, salvo en Andalucía, porque no había otra alternativa. Las derechas se acaban entendiendo". De aquí al 20-D su obsesión será demostrar que el PSOE es la "única garantía de cambio real", contestó a la estudiante manchega Sara Moreno, de 25 años. 

“No creáis a los que dicen que van a bajar los impuestos porque no va a ser posible“, avisa, para añadir que él será “honesto“ y dirá “la verdad“

El candidato socialista subrayó que mantiene "profundas diferencias" en lo económico con Rivera, sobre todo en lo que se refiere a los "copagos" -aunque la formación emergente ha matizado esa idea-, su propuesta fiscal o la iniciativa de quitar el IVA superreducido. Así que PSOE y C's tendrían "difícil" entenderse para gobernar. Pero tampoco cree que lo tendría sencillo con Podemos, porque Pablo Iglesias, recordó, siempre asegura que "no pactaría con el PSOE" para hacer a Sánchez presidente, por lo que está "dispuesto a que gobierne el PP" con tal de no aupar al líder socialista a La Moncloa. 

Dijo más sobre Ciudadanos. Que "no ha inventado la pólvora" cuando habla de regeneración democrática, y que no fue por Rivera por lo que los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán dejaron sus respectivos escaños en Congreso y Senado, sino porque tanto él como la jefa de la Junta, Susana Díaz, habían asumido el compromiso de reclamarles el acta en caso de que fueran imputados formalmente. Y también pidió que no se confíe ni en C's ni en el PP cuando prometen rebajas fiscales. "No creáis a los que digan que van a bajar los impuestos porque no va a ser posible", avisó, horas después de que Rajoy anunciara desde Valencia recortes en el IRPF. Él, presumió, va a ser un candidato "honesto" y va a decir "la verdad", y no va a prometer lo que no pueda cumplir. En ese sentido, recordó lo que contiene su programa: llegar al 1% del déficit a final de legislatura, y para eso negociará con Bruselas que le dé ese margen de cuatro años. Pero, por lo pronto, no podrá acometer el recorte de 10.000 millones de euros que exige la UE a España. 

Iglesias y Garzón, "un poco chapas"

Sánchez había pisado el plató de La Sexta con la intención de diferenciarse de los otros aspirantes a La Moncloa que le precedieron en semanas anteriores. Marcando impronta. No le gustó, dijo entre risas, ni el estilo de Pablo Iglesias ni el de Alberto Garzón, que vienen de la "tradición comunista" y fueron en la tele "un poco chapas". Como no le convenció Rivera, "de verbo fácil y planteando lo que plantean todos los partidos de derechas". 

El candidato se afana en intentar convencer a los ciudadanos que su partido ha cambiado y que tiene “toda la credibilidad“ pese a los “errores“ del pasado

El socialista tiró de su telegenia, de la distensión y de la repetición de que el PSOE que él encarna ha aprendido la lección. No le quedaba otra, porque varios ciudadanos tiraron a dar en el mismo campo. Jon García, trabajador social de Euskadi, de 36 años, le preguntó "en qué momento se olvió el PSOE de las palabras 'socialista' y 'obrero'". "Es el único partido que no ha cambiado sus siglas", respondió enseguida, y aludió a los logros de los Gobiernos socialistas, una constante durante el programa. "En toda acción de Gobierno se cometen errores. El PSOE representa el Estado del bienestar". A Andrea García, estudiante valenciana, de 19, quiso convencerla de que la política antidesahucios de su Ejecutivo -si conquista La Moncloa- será distinta a la de José Luis Rodríguez Zapatero, como "completamente distinta" es la coyuntura actual respecto a 2009. "Mi compromiso, créetelo, es firme. Queremos parar los desahucios y hacer una España libre de desahucios". 

El líder socialista reiteró en varias ocasiones que el PSOE presenta este 20-D un equipo "renovado", que el partido ha hecho sus "deberes", pero que no reniega de su pasado frente "a otras alternativas que son ellos solos" -en referencia a Podemos y C's-, que no tienen implantación territorial ni referentes internacionales. "Mi intención es que se me juzgue por lo que yo hago y digo", resolvió, llamando a 'perdonar' al PSOE los "errores" del pasado. 

Beatriz Navarro, gestora cultural valenciana, de 40 años, quizá fue la más dura y directa: inquirió qué "credibilidad" le queda a los socialistas tras "congelar" las pensiones, "recortar" la dependencia y el sueldo a los funcionarios. "Toda, honestamente te lo digo, toda", replicó. Matizó a su interlocutora -el PSOE no congeló las mínimas, Rajoy fue quien "paralizó" el despliegue de la Ley de Dependencia- y recordó que fue su formación la que "puso en pie" el Estado del bienestar mientras "otros lo desmantelan". 

Jon García le preguntó incluso qué parte del porcentaje de voto que le auguran las encuestas responde a su programa, a sus fichajes -como la exdiputada de UPyD Irene Lozano y la excomandante Zaida Cantera- y a "Pedro el Guapo". Risas del candidato. Pues todo pesa por ese orden. "Lo último, esa apreciación que has hecho de mí", cumplimentó. 

Una ciudadana le hace cometer un pequeño resbalón: “¿Sabe cómo se llaman los tutores de sus hijas?“. El candidato confiesa que “este año“ no lo sabe

'La Sexta noche' sirvió al candidato para apuntalar propuestas de su programa. El blindaje de la educación o la sanidad, la reforma constitucional, la derogación total de la reforma laboral y de la 'ley mordaza', hacer más "proporcional" el sistema electoral, desbloquear las listas, la salida de la religión del horario escolar... No quiso meterse en el jardín de comentar cuántos puestos de trabajo sería capaz de crear su Ejecutivo al final de su legislatura. Su paso por el plató de la cadena de Atresmedia le dio hasta para darle una vuelta a los deberes de los críos

"Mas está con el 'black Friday'"

Y hablando de niños, Sánchez cometió un pequeño patinazo. La coruñesa María Otero, ama de casa, de 50 años, le puso en un brete: "¿Sabe cómo se llaman los tutores de sus hijas?". "Pues mira, este año tengo que decirte que no. El año pasado sí", confesó. Y para salir del charco, contó que su mujer, Begoña Gómez, había estado la víspera con la tutora de Carlota, su niña pequeña, que le dijo "cosas buenas y alguna otra que debe mejorar", y aprovechó para agradecer su labor a los profesores de la enseñanza pública "castigados por los recortes del PP". 

Pedro Sánchez y Bertín Osborne, jugando a tenis de mesa en 'En tu casa o en la mía', de TVE. (EFE)
Pedro Sánchez y Bertín Osborne, jugando a tenis de mesa en 'En tu casa o en la mía', de TVE. (EFE)

Otros dos temas de actualidad fuera de la campaña: Cataluña y París. Para reforzar la idea de que el president de la Generalitat está "devaluando" su puesto, señaló que Artur Mas "está con el 'black Friday'", al ofrecer cambalaches para retener el cargo. Y a los manifestantes que salieron a las calles de toda España este sábado, movidos por el manifiesto impulsado por los 'alcaldes del cambio' contra los bombardeos en Siria, les dijo que no se puede llamar "guerra" a lo que es "lucha contra el terrorismo de Daesh"

La campaña televisiva

La entrevista de Sánchez en 'La Sexta noche' es la última de su 'tournée' televisiva de esta semana, tras la charla con Bertín Osborne en TVE, en 'En tu casa o en la mía' (20,4% de cuota de pantalla y 3,7 millones de espectadores), el miércoles y, al día siguiente, con Pedro Piqueras en 'Informativos Telecinco' (18,1% de 'share' y tres millones de telespectadores). Una gira que seguirá hasta el 20-D y que también replican Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Esta campaña tiene visos de ser la que más se va a jugar en los platós, en un momento de máximo interés por la política y cuando la bolsa de indecisos sigue siendo muy elevada. 

Sánchez afirma que su virtud es “ser humilde“ y su defecto, que le “cuesta no disfrutar del momento“

Sánchez dejó su agenda este sábado en blanco para centrar toda la atención en la entrevista en La Sexta. El domingo también se da un respiro en público. Y el lunes participará en el primero de los tres debates televisados: en 'El País', y con Rivera e Iglesias. El 7 de diciembre, a ellos tres se sumará, en Atresmedia, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. El líder del PSOE mantendrá un último duelo ante las cámaras el 14 de diciembre: un cara a cara con Rajoy organizado por la Academia de la Televisión. Ferraz asume que exponer tanto a su candidato contiene "dificultades", especialmente ante los líderes de las formaciones emergentes, muy bregados en los platós y sin la mochila de un partido con más de 130 años de historia y con experiencia de gobierno, "para bien o para mal".

Estando en Atresmedia, la cuestión de los debates apareció intermitentemente. Acusó a Rajoy de no dar "la cara" al no querer ir al careo con él, Rivera e Iglesias, una falta de "decencia" democrática. Estos formatos "no complican la campaña, la hacen más intensa". 

Para el final, Sánchez se dejó una confesión: su virtud, ser "humilde". Su defecto, que le "cuesta disfrutar del momento". Y ahora, cree, no lo hace. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios