LAS CITAS CLAVES DEL 20-D

El PSOE asume que los tres debates electorales no son "fáciles" para Sánchez

Óscar López explica que los encuentros televisados tienen "dificultades" para el candidato porque "los nuevos" tienen experiencia en los platós y él carga con la mochila del partido, "para bien o para mal"

Foto: Pedro Sánchez saluda a un grupo de militantes durante el acto en Almonte, Huelva, de este 24 de noviembre. (EFE)
Pedro Sánchez saluda a un grupo de militantes durante el acto en Almonte, Huelva, de este 24 de noviembre. (EFE)

Tres debates electorales  en tres lunes consecutivos. Tres momentos de máxima exposición del candidato socialista. Y tres posibilidades de tropiezo también. El PSOE asume que, enviando a Pedro Sánchez a esas tres citas televisadas, se topará con "dificultades" porque en los dos primeros, los que emitirán 'El País' y Atresmedia, y en los que no estará Mariano Rajoy, se enfrenta a "los nuevos", a Albert Rivera y Pablo Iglesias, muy bregados en los platós y con la posibilidad de echarle en cara la experiencia de gobierno de su partido. 

La dirección socialista convocó este miércoles un encuentro informal con los periodistas para que su coordinador de debates, Óscar López, explicara los pormenores de la negociación que finalmente se desenlazó ayer. Habrá tres pero sólo a uno, al último, el del 14 de diciembre, acudirá el presidente del Gobierno, y será un cara a cara con Sánchez, y nadie más. Este será producido por la Academia de la Televisión y a él se podrán conectar todas las cadenas que quieran. El primero será el próximo lunes, 30 de noviembre -el último antes del comienzo oficial de la campaña-, entre Rivera, Iglesias y Sánchez, en 'El País', y el siguiente, el 7 de diciembre, en Atresmedia, entre ellos tres y la enviada por el PP, Soraya Sáenz de Santamaría. 

López negó que Sánchez asuma "riesgos" por encararse con los líderes de las dos formaciones emergentes en dos semanas consecutivas y después a solas con Rajoy. Los tres "afectarán mucho a la campaña" y "no son fáciles para Pedro", reconoció. "El debate con los nuevos tiene dificultades", añadió, porque Podemos y Ciudadanos. Para Sánchez, "no es como ir virgen", y tanto Iglesias como Rivera "son buenos en los debates" y "son muy televisivos". "Nosotros somos un partido de Gobierno, para bien o para mal", convino López, y eso tiene sus pegas, ya que se pone más a tiro para los emergentes. 

Un órdago para presionar

López contó la intrahistoria de la negociación de los encuentros televisados en las tres semanas previas al 20-D. Sánchez ya había fijado postura al asegurar, el pasado 13 de octubre, que estaba dispuesto a debatir "con todos, de todo y sin cortapisas". Incluso aunque no estuviera Rajoy. A partir de ahí, la dirección fue recibiendo ofertas. El 6 de noviembre, emitió una nota en la que comunicaba que aceptaba tres debates presidenciales: dos a cuatro -el de 'El País', el 30 de noviembre, y el de Atresmedia, el 7 de diciembre- y un cara a cara el 14 en Mediaset. Lanzaba ese órdago para forzar el posicionamiento de los demás, aunque López ya había iniciado las conversaciones tanto con los grupos de comunicación como con los partidos. Lo hacía, dijo, para "meter presión".

El PP advirtió de que Rajoy sólo se expondría a un debate, el cara a cara con Sánchez, y no quería que lo celebrara Mediaset, sino la Academia

Ese reparto de cartas respondía al distinto interés mostrado por las cadenas, ya que Antena 3 y La Sexta, según el relato del también portavoz socialista en el Senado, apostaba más por el formato a cuatro, mientras que Telecinco y Cuatro tenía un planteamiento "más abierto". 

El PSOE ofreció al PP, por su parte, la posibilidad de un duelo con Rajoy de ida y vuelta, en las privadas. Pero, siempre según el relato de López, Génova se negó. Le comunicó oficialmente que el presidente sólo haría un debate, y con Sánchez, y ninguno más. Alegó razones de agenda -además de candidato, es jefe del Ejecutivo-, aunque a juicio de Ferraz, se trataba sobre todo de falta de voluntad. El PP desechó además la idea de que ese cara a cara se celebrara en Mediaset. Se acogió a la fórmula de 2008 y 2011, un encuentro organizado por la Academia, encargada de distribuir la señal realizada a todas las televisiones que lo pidan. El PSOE seguirá peleando para que Telecinco y Cuatro se hagan con el debate a dos, aunque asume que no hay nada que hacer. Y, llegado el 14 de diciembre, su candidato irá. 

Mariano Rajoy, el pasado 24 de noviembre. (Reuters)
Mariano Rajoy, el pasado 24 de noviembre. (Reuters)

El espacio a dos es el que está más virgen de todos. No se han pactado aún bloques ni moderador -en 2011 fue el presidente de la ATV, Manuel Campo Vidal, que también presentó uno de los dos de 2008--, aunque Ferraz calcula que se optará por el formato "más encorsetado" de todos, por decisión del PP. Los otros dos serán algo más "abiertos". El de 'El País' lo presentará el periodista Carlos de Vega. El de Atresmedia -que se emitirá simultáneamente en Antena 3, La Sexta y Onda Cero- será conducido, previsiblemente, por caras reconocibles del grupo. López aseguró que su partido no ha "vetado" a ningún comunicador. Ni siquiera a Ana Pastor, pese a que Sánchez no acudirá a su programa, 'El objetivo', para ser entrevistado por ella. 

El porqué de aceptar a Santamaría

López enfatizó el "valor" del diario de Prisa al negar al PP que le mandase a la vicepresidenta del Gobierno. 'El País' sólo quería a primeros espadas, y al caerse Rajoy, anunció que dejará su atril vacío. En cambio, "otro medio", en alusión a Atresmedia, "ha aceptado" las condiciones impuestas por el comité de campaña de los populares. 

Pedro Sánchez, durante el programa 'En tu casa o en la mía', con Bertín Osborne, que se emite este 25 de noviembre. (EFE)
Pedro Sánchez, durante el programa 'En tu casa o en la mía', con Bertín Osborne, que se emite este 25 de noviembre. (EFE)

El coordinador socialista defendió la presencia de Sánchez en el encuentro en Antena 3 y La Sexta, porque se le habría criticado duramente por su ausencia y habría recibido golpes por ello de los emergentes. López insistió que el 'sí' de su secretario general le permitirá proclamar que "el PSOE no es igual que el PP", ya que su candidato ha aceptado enfrentarse a Rivera e Iglesias. "El que queda mal es el PP al mandar a Soraya. Nos parece un escándalo que la envían a ella, pero nosotros no somos como el PP. Hacemos honor a la palabra de Pedro", y además es la "posición histórica" del partido, que es la defensa de los debates. Así que es "coherente" con su trayectoria.

Ferraz aduce que aceptar los tres encuentros es "coherente" con su historia, e insiste en que no es como el PP y que el coste de decir 'no' era mayor

El portavoz subrayó que el PSOE proponía un marco "razonable" -tres debates presidenciales, uno para un digital y dos para los dos grandes grupos audiovisuales privados- y, el esquema, en líneas generales, ha salido, aunque el castigo se lo lleva Mediaset. Telecinco, no obstante, se queda con dos entrevistas con Pedro Piqueras, el director de Informativos, y en horario de máxima audiencia, de los cuatro aspirantes a La Moncloa. El candidato socialista, mañana jueves -hoy se emitirá su encuentro con Bertín Osborne en 'En tu casa o en la mía', en TVE-, y el presidente, el lunes 30 de noviembre.

Tres experiencias diferentes

Así que "ni cien debates ni uno solo", comentaba satisfecho López, convencido de que en esta campaña, con tanto volumen de indecisos y un panorama tan volátil, los encuentros televisivos serán cruciales para decantar las cosas. Y los tres serán "tres películas diferentes". Porque el primero, el de 'El País' (y difundido por la Ser), se dirige a un público más politizado, con "más información", y muy interactivo.

Soraya Sáenz de Santamaría, bailando en 'El hormiguero', de A3TV. (Carlos López)
Soraya Sáenz de Santamaría, bailando en 'El hormiguero', de A3TV. (Carlos López)

El segundo, probablemente, tenga "muchísima audiencia", por la segura labor de promoción de Atresmedia, porque se emitirá por sus dos canales principales y por Onda Cero y porque contiene una "novedad curiosa", como la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, lo que se presta a otras lecturas -una, obvia, si es ella la sucesora de Rajoy o no-. Y el tercero, porque es el clásico cara a cara. A partir de ahí, todo puede pasar. Durante y después de los debates, porque estos son "incontrolables" y un desliz incluso posterior puede marcar la agenda de campaña, como sucedió en las europeas, cuando el comentario machista de Miguel Arias Cañete contra Elena Valenciano torció la recta final hacia las urnas en contra del PP. 

Sánchez ya está preparando sus tres duelos con su equipo. El proceso es el de siempre, aunque más complejo. Porque son tres juegos ante las cámaras. Y cabe la posibilidad de que gane, pierda o empate. Nada está dicho de antemano. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios