El PP considera que ha recompuesto su figura

Mariano Rajoy asegura firmeza en Cataluña ante el 20-D: "No me temblará la mano"

En el PP vuelven a dar por hecho que seguirán en el poder después de las elecciones y en el PSOE a elucubrar con cuántos escaños y por cuánto tiempo podrá seguir Sánchez al frente de la oposición

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El desafío separatista en Cataluña ha dado un vuelco a las previsiones electorales internas del Partido Popular que se deja notar en la confección 'manu militari' (sólo marianistas) de sus candidaturas y hasta en los cálculos del PSOE. En el PP vuelven a dar por hecho que seguirán en el poder después del 20-D y los socialistas a elucubrar con cuántos escaños y por cuánto tiempo podrá seguir Pedro Sánchez al frente del principal partido de la oposición. "La defensa de la unidad de España está en nuestro ADN", "Mas nos ayuda a componer la figura" o "Mariano lo tiene muy claro y no le temblará la mano", son frases que repiten los dirigentes del PP más cercanos al presidente del Gobierno.

Después de la depresión del fiasco electoral del PP en Cataluña de las últimas autonómicas, el empeño y las prisas de Artur Mas en su proceso separatista dan bazas al presidente del Gobierno para recuperar discurso político a la vez que cumple con su obligación de preservar el régimen constitucional. Fue el primero en advertirlo, dicen en fuentes populares, y desde que vio el texto de la resolución pactada por CDC, ERC y la CUP, se ratificó en que la clave de las elecciones (como la del futuro de la unidad nacional) está en la respuesta del Estado al golpe independentista en Cataluña.

Antes de que empezara a plasmar esas ideas en sus declaraciones públicas, Rajoy ya había explicado a sus íntimos que tocaba volcarse en la defensa de la unidad de España y la vigencia del Estado democrático, desde el Gobierno y desde el partido, en la acción política y judicial. Y, por supuesto, también en la precampaña y en la campaña."No me va a temblar la mano", repite en privado aunque de puertas afuera se quede en "no voy a mirar a otro lado" o descarte tomar nuevas medidas además del recurso al Tribunal Constitucional.

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas. (EFE)

En fuentes del PP insisten en que el jefe del Ejecutivo insiste en el principio de "proporcionalidad" en su respuesta al desafió separatista porque está obligado a no adelantar acontecimientos e hilar fino si quiere mantener los apoyos del PSOE y Ciudadanos. Aunque sea a regañadientes, echándole parte de la culpa del golpe en marcha y presentándose como solución, Pedro Sánchez respalda la réplica judicial de Rajoy a Mas y compañía. No tiene margen para otra cosa aunque pueda beneficiar electoralmente a los populares porque si se desmarca del Gobierno, como Podemos, el efecto sería todavía peor para el PSOE

El Ejecutivo descarta nuevas medidas a la espera de que la cámara catalana o el ejecutivo autonómico en funciones, o el que se pueda formar con permiso de la CUP o algún podemita, dé más pasos en su reto. Ahora planea centrarse en la respuesta política: resaltar la 'humillación' de Mas ante los antisistema, la ingobernabilidad de la Generalitat, la corrupción del clan Pujol y sus ramificaciones en CDC, o la quiebra práctica de la Comunidad después de cinco años de gestión nacionalista.

En la firmeza que promete Rajoy, en fuentes del PP ven más previsiones de medidas prácticas de intervención sobre la autonomía catalana en materia de Hacienda y de órdenes directas fuerzas de seguridad autonómicas que de aplicación inmediata del artículo 155 de la Constitución. Esa respuesta no se descarta pero queda reservada para el caso de rebelión abierta de la Generalitat.

El Ejecutivo descarta nuevas medidas a la espera de que el ejecutivo autonómico en funciones, o el que se pueda formar, dé más pasos en su reto

Los planes y el calendario fijado por el bloque secesionista marcan toda la precampaña electoral y aseguran a Rajoy un protagonismo absoluto en su papel de responsable de mantener la unidad de España. Así ocurrirá desde el día 29 de noviembre en que la CUP decide si quita o pone a Mas en la presidencia de la Generalidad y con qué condiciones lo hace. Y luego seguirán, ya en campaña, con todos los movimientos que hagan a continuación los secesionistas, desde un nuevo ejecutivo o inmersos en la ingobernabilidad.

La convicción de que el presidente del Gobierno sabrá jugar bien todas sus bazas frente al golpe de Estado en Cataluña sustenta en el PP la teoría de que ahora sí podrá alcanzar un mínimo de diputados (alrededor de 150) para gobernar e impedir alianzas del PSOE en su contra, con Podemos o Ciudadanos. Es otro mensaje, el de los 150 escaños para gobernar en minoría aunque sea 'vigilado' por Ciudadanos, que hace tiempo que Rajoy intenta que cale entre los suyos. Ahora, gracias a Mas, lo ha conseguido. 

 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios