susana díaz elude hablar de pactos

Como en Portugal, el PSOE no descarta un Gobierno de izquierdas sin ganar

El número dos no descarta que Pedro Sánchez sea presidente si no es la lista más votada pero hay mayoría de izquierdas y cambio. Susana Díaz ya ha despreciado esta fórmula

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2i), la presidenta del PSOE, Micaela Navarro (i), el secretario de Organización y Acción Electoral, César Luena (2d), y el secretario de Reformas Democráticas, Ximo Puig. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (2i), la presidenta del PSOE, Micaela Navarro (i), el secretario de Organización y Acción Electoral, César Luena (2d), y el secretario de Reformas Democráticas, Ximo Puig. (EFE)

La caída del conservador Passos Coelho en Portugal, 11 días después de renovarse en el poder y tras una moción de censura de una mayoría de izquierdas que se dispone a formar Gobierno con el socialista António Costa como referente, ha cambiado el discurso del PSOE de Pedro Sánchez. El escenario poselectoral desata todo tipo de cábalas y tirones en las filas socialistas.

El guion original manda no ponerse en ningún escenario que no sea el de ganar las elecciones y ser la fuerza más votada. Saben que si se salen de ahí, surgen las discrepancias. Sin embargo, el secretario de Organización, César Luena, se permitió dar un paso más durante su visita en Sevilla. Tras varias preguntas en este sentido, el número dos de Pedro Sánchez legitimó el nuevo Gobierno portugués porque en el país vecino “hubo una mayoría que votó cambio y que votó izquierda”.

Tras defender que el PSOE será la fuerza más votada el próximo 20-D, abrió la puerta a ese otro escenario de gobernar sin ser la lista con más apoyos. “Todo el mundo conoce el sistema parlamentario español”, recalcó en varias ocasiones. Un sistema que en ningún momento exige que sea la lista más votada la que presida el Gobierno aunque siempre haya sido así en España.

Este no es un asunto fácil para el PSOE. Es más, es uno de los análisis que más discrepancias internas abren en estos momentos en el seno del partido. Sobre todo, porque el futuro político de Pedro Sánchez está íntimamente ligado al hecho de que alcance o no la Presidencia del Gobierno. La secretaria general de Andalucía, Susana Díaz, es de quienes con más insistencia piden que no se especule con otro escenario que no sea el de la victoria socialista, digan lo que digan las encuestas. Públicamente elude hablar de pactos, aunque internamente ya ha dejado claro que no se puede gobernar a costa de cualquier tipo de alianzas. Es conocido que ella estaría al frente de una corriente dentro del partido que no apoyaría que Pedro Sánchez fuera presidente en un escenario en el que no sea el más votado o no quede a una distancia muy corta de la primera fuerza política.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

No es esto lo que ocurrió en las últimas elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo. También en Andalucía, donde Susana Díaz ganó las elecciones en marzo y gobierna en minoría con acuerdos puntuales con Ciudadanos, se han constituido ayuntamientos a costa de tripartitos, con alianzas con Podemos o la suma de todos los perdedores frente al PP. Pedro Sánchez dio vía libre para configurar pactos tras los comicios de mayo y los socialistas llegaron al poder con acuerdos bipartitos o tripartitos sin ser la lista más votada en Aragón, Valencia, Baleares o Castilla-La Mancha. También sumaron Extremadura y Asturias, donde sí vencieron en las urnas. Una política de pactos de la que el PP trató de sacar rédito electoral, advirtiendo de las alianzas del PSOE con los radicales.

La presencia del secretario de Organización del PSOE, César Luena, en la sevillana sede del PSOE andaluz, en la calle San Vicente, junto a su homólogo Juan Cornejo, daba para muchas interpretaciones. Los número dos han canalizado las conversaciones durante los meses en que la interlocución entre Sánchez y Díaz estaba en vía muerta. Las discrepancias de la federación más potente del PSOE con Ferraz no son ningún secreto, por más que ahora toque cierre de filas.

El último encontronazo lo ha protagonizado la reforma laboral recogida en el programa electoral. Andalucía, seguida de otras federaciones, ha echado un pulso y ha exigido que se prometa la derogación inmediata y urgente de la ley del PP. Pedro Sánchez ha intentado matizar su posición para evitar un choque de trenes el próximo fin de semana en la conferencia política del partido, que dará luz verde definitiva al programa de gobierno socialista. Luena dejó claro que en este punto se han limado las diferencias. Tanto el secretario de Organización federal como el andaluz se esforzaron en tapar los desencuentros, que han sido muchos en el último año. Tampoco removieron el controvertido fichaje de la ex de UpyD Irene Lozano, reprobado por los andaluces. Esta misma tarde, Pedro Sánchez reunirá a todos los barones para escenificar una posición común frente al desafío secesionista de Cataluña tras su segundo encuentro en La Moncloa con Rajoy.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Ferraz dio por hecho el apoyo del PSOE andaluz en la campaña de Pedro Sánchez y confirmó la presencia del candidato en todas las provincias andaluzas en las próximas semanas. Tras coincidir el pasado fin de semana en un acto en Viator (Almería) con Susana Díaz, los dos volverán a compartir tablas en sendos mítines en Málaga y Sevilla. El resto del 'tour' andaluz lo hará Sánchez en solitario. También la presidenta de la Junta hará campaña fuera de Andalucía. Su presencia en Cataluña, posiblemente en un mitin en el cinturón industrial de Barcelona sin el candidato, está cerrada para la campaña electoral. Ya visitó esta comunidad con motivo de las elecciones catalanas. La agenda está perfilada a falta de que se concreten los debates electorales entre los principales candidatos el 20-D.

El secretario de Organización dio por hecha la movilización del PSOE andaluz para la campaña y aseguró haber encontrado la federación “en perfecto estado” para enfrentar las generales. Su visita no se trataba, aclaró, de un examen sino de un “agradecimiento”. Su homólogo andaluz confirmó que el partido se encuentra volcado a favor de Pedro Sánchez y recordó que Andalucía es clave por ser la federación más potente y más numerosa dentro del partido. A los socialistas andaluces siempre les gusta presumir de sus galones tanto en términos de militancia como de victorias electorales. Luena eludió opinar sobre el ruido interno acerca de qué ocurrirá si el secretario general no obtiene un buen resultado el 20-D, y ante la posibilidad de que los socialistas andaluces pidan cuentas y un relevo en la cúpula socialista. Los socialistas andaluces han cerrado ya y registrado sus candidaturas al Congreso y al Senado. Unas listas donde los fieles de Susana Díaz son inmensa mayoría y que se han elaborado ignorando las peticiones de Ferraz. Una operación con la que muchos intuyen que Andalucía prepara su desembarco en Madrid en caso de derrota.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios