TRES VÍAS DISTINTAS DE FINANCIACIÓN

Podemos echa el resto para el 20-D: su gasto en campaña alcanzará los tres millones

A los microcréditos y a los donativos para el envío postal se sumarán las donaciones particulares como tercera vía de financiación. En total se busca recaudar tres millones para culminar el ciclo electoral

Foto: Pablo Iglesias, junto a miembros del partido durante la marcha nacional de pasado sábado contra las violencias machistas.  (Dani Gago)
Pablo Iglesias, junto a miembros del partido durante la marcha nacional de pasado sábado contra las violencias machistas. (Dani Gago)

Podemos busca recaudar un total de tres millones de euros para financiar la campaña de las elecciones generales, un millón más de lo empleado el pasado 24-M. Unos fondos de los que pretende disponer lo antes posible el departamento de financiación del partido, para poder planificar económicamente la campaña con la suficiente antelación y no caer en la improvisación, como en anteriores citas electorales. Para ello, la recaudación mediante el sistema de microcréditos se adelantó al pasado 28 de octubre, coincidiendo con el lanzamiento de la precampaña, en lugar de con la campaña como en otras ocasiones. De los dos millones de euros que pretenden recaudarse mediante este novedoso mecanismo, ya se han alcanzado los 500.000.

El envío postal de papeletas es otra de las patas de esta campaña, para la que se pretenden recaudar otros 700.000 euros a partir de microdonaciones. El objetivo de la formación es llegar a unos cinco millones de hogares, sobre todo personas mayores y habitantes de pequeñas localidades. Por cada euro donado se financian siete envíos postales de papeletas. Tres días después de lanzar esta iniciativa, la formación había reunido los primeros 30.000 euros. El gasto de los partidos en el envío de papeletas en las anteriores elecciones generales de 2011 ascendió entre todas las formaciones políticas a 25 millones de euros, según el Tribunal de Cuentas.

A los microcréditos y a los donativos para el envío postal se sumarán las donaciones particulares como tercera vía de financiación. Para estas últimas se establecerá un tope máximo, además de que se renunciará a las donaciones privadas que puedan coartar la independencia política del partido. Tampoco se descarta la puesta en marcha de algún crowdfunding puntual para financiar ciertos actos de campaña de mayor embergadura.

En total, el equipo de finanzas se marca como objetivo llegar a los tres millones de euros, lo que es una cifra ambiciosa para la formación emergente aunque alejada del dispendio habitual de los grandes partidos. Una de las estrategias diseñadas para acercarse a esta cifra pasa por ofrecer la posibilidad de renovar el préstamo a los militantes que ya contribuyeron económicamente con la formación en anteriores citas electorales. Sin intereses y sin obligar a grandes desembolsos, en la campaña del 24-M se recaudaron cerca de dos millones de euros mediante microcréditos, por lo que en esta ocasión volverán a ser parte fundamental para planificar la campaña.

Los militantes y simpatizantes podrán aportar entre 100 y 10.000 euros, que el partido devolverá cuando reciba la subvenciones correspondiente a los gastos electorales, en junio de 2016. En estos momentos ya se están comenzando a devolver los microcréditos que se solicitaron para las elecciones autonómicas. Podemos informa en su Portal de Transparencia que el 98,5% de los ingresos del partido provienen de donaciones y el 1,5% de actividades propias, por lo que la formación no ha pedido ningún préstamo a los bancos. En total, hasta el mes de junio el partido ingresó 890.481 euros, cerca de 260.000 euros menos de lo que gastó.

La formación está planificando la campaña electoral, que arrancará en Cádiz, y tendrá una importante presencia en lugares como Madrid, Zaragoza, Asturias o Valencia. La cantidades recaudada se distribuirá a cada comité de campaña en base a sus necesidades, mientras que en los territorios donde la formación concurra de forma conjunta con otros partidos aportará una cantidades específica que todavía se está negociando.

La planificación de la campaña de manera anticipada y la posibilidad de hacer economía de escala, ahorrando costes en esta cita electoral son otras de las ventajas que subrayan los miembros del equipo de finanzas con respecto a anteriores citas electorales. En la campaña del 27-S, por ejemplo, la recogida de microcréditos se retrasó hasta prácticamente el inicio de la campaña y apenas superó los 100.000 euros, sin completarse así la primera de las cuatro fases previstas para llegar a los 470.000.

Elecciones Generales

El redactor recomienda