EL CANDIDATO PRESENTA SU PROPUESTA LABORAL

IU plantea que el 1% más rico de la población pague "los costes de la crisis"

El candidato plantea limitar el salario máximo a 10 veces el sueldo base, derogar "toda" la reforma laboral y recuperar la indemnización de 45 días o igualar los permisos de maternidad y paternidad

Foto: Alberto Garzón, en rueda de prensa en la sede de IU, este 3 de noviembre. (EFE)
Alberto Garzón, en rueda de prensa en la sede de IU, este 3 de noviembre. (EFE)

"Recuperar derechos perdidos, crear empleo y combatir la desigualdad". Son las líneas maestras de la propuesta laboral de Izquierda Unida para las elecciones generales del 20 de diciembre. 

El plan [aquí en PDF] que fue presentado este miércoles por Alberto Garzón -candidato de IU y de la plataforma unitaria Unidad Popular- en Madrid, acompañado de un trabajador de Coca-Cola en Lucha y número 11 de su candidatura, Alberto Pérez Mayoral y de la profesora de Derecho del Trabajo de la Universidad de Valencia Adoración Guamán. Y contiene medidas como limitar el salario máximo a 10 veces el sueldo del trabajador peor pagado, igualar los permisos de paternidad y maternidad y hacerlos intransferibles o derogar la reforma laboral del PP de 2012 y la del PSOE de 2010 y volver así a la indemnización por despido de 45 días. La federación también plantea exigir "al 1% más rico" un esfuerzo extra para "pagar los costes de la crisis", para que todos los ciudadanos puedan salir de la misma "en condiciones justas". Más en un momento de "desigualdad extraordinaria" con "situaciones aberrantes", como que el número dos del BBVA, Ángel Cano, se jubilara con una pensión vitalicia de 4.900 euros al día (1,79 millones al año), recordó.

¿Cómo? IU propone, en ese sentido, un impuesto a la riqueza, que sustituiría al actual de Patrimonio, "mejor diseñado para evitar las trampas, la elusión y evasión fiscal", y mejorar la lucha contra el fraude, que es la vía por la que se escapan mayores ingresos para el Estado y que usan, dijo, los más ricos para no contribuir a Hacienda. "Más impuestos a los que más tienen y garantías de que lo van a pagar", resumió.

La propuesta estrella es la de los sueldos máximos: que un ejecutivo no cobre más de 10 veces más que el empleado peor retribuido de una empresa

La federación, cuando presentó su plan de emergencia social, hace una semana [consúltalo aquí], ya detalló toda su reforma tributaria, que incluye un impuesto extraordinario sobre el incremento patrimonial, cambios en el Impuesto de Sociedades, la equiparación de la tributación de las rentas del trabajo a las de capital, un nuevo gravamen sobre las transacciones financieras o más tasas sobre bienes suntuarios, viviendas vacías o establecimiento de negocios a partir de una determinada superficie. 

Un tipo máximo de IRPF del 50%

Garzón también adelantó que la federación incluirá en su programa un tipo máximo de IRPF del 50% y un mínimo exento. La filosofía de su reforma fiscal global será aumentar los impuestos directos y reducir los indirectos como el IVA, que gravan igual independientemente de la renta. 

Alberto Pérez, Alberto Garzón y Adoración Guamán, este 4 de noviembre en la sede del Club de Amigos de la Unesco (CAUM), en Madrid. (EFE)
Alberto Pérez, Alberto Garzón y Adoración Guamán, este 4 de noviembre en la sede del Club de Amigos de la Unesco (CAUM), en Madrid. (EFE)

IU ha estructurado su propuesta de nuevo Estatuto de los Trabajadores y de cambios en el mercado laboral en diez pilares fundamentales [puedes acceder aquí a todo el documento en PDF]. 

  1. Un trabajo digno como derecho. La federación potenciaría los servicios públicos de empleo y prohibiría las agencias de colocación privada (es decir, no quiere las ETT). Quedaría establecida la jornada normal de 35 horas semanales y se penalizarían las horas extraordinarias, y se volvería a la jubilación a los 65 años (y voluntaria a los 60). 
  2. Derecho a un contrato estable. IU plantea que el indefinido sea el pilar fundamental del mercado de trabajo. Se fijaría una causalidad "estricta" en la contratación temporal y se endurecería el "control sobre su utilización". 
  3. Un salario digno. Aquí se encuentra las propuestas estrellas de IU. A saber: 
    • Elevación del salario mínimo interprofesional (SMI) desde los 648 euros actuales hasta el 60% del sueldo medio (1.176 euros al mes en 14 pagas) en un horizonte máximo de 4 años -a razón de unos 100 euros anuales- y revalorización anual del mismo. Ese umbral es semejante al planteado por el PSOE, aunque Pedro Sánchez quiere llegar a él en ocho años, no en solo una legislatura. 
    • Recuperación de la prioridad de la negociación colectiva en el nivel sectorial para la fijación de salarios. 
    • Ley de igualdad salarial entre mujeres y hombres. Sanciones económicas a las empresas que no la cumplan. 
    • Establecimiento de salarios máximos. "El límite máximo tanto en la empresa pública como en la privada será una cantidad equivalente a 10 veces las retribuciones totales que perciba la persona de salario más bajo por una jornada ordinaria o normal según la legislación vigente o, en su caso, el convenio aplicado", reza el documento. Garzón defendió durante la rueda de prensa que este tipo de medidas, que procuran una mayor igualdad salarial en el sector público y privado, ya están siendo "debatidas internacionalmente". Suiza, de hecho, llevó la iniciativa 1:12 -en este caso, que el ejecutivo mejor pagado no cobre más de 12 veces el sueldo del peor retribuido- a referéndum y se rechazó. IU la customiza y sugiere que la proporción sea 1:10. El caso es que una medida así no se ha implantado aún en ningún país. El PSOE también la recogió en su Conferencia Política de 2013 -en su configuración 1:12- y Juventudes Socialistas quiere que se incorpore en el programa de Pedro Sánchez el 20-D.
    • Igualar permisos de paternidad y maternidad. Ambos serían intransferibles, de la misma duración (18 semanas, y se incluiría la lactancia), con iguales periodos obligatorios (6 semanas) y con igual prestación económica (100%). Guamán explicó que se quiere saltar del término "conciliación" a la "corresponsabilidad" en el cuidado de los hijos de los dos progenitores. 
  4. No ser despedido sin causa justa. IU pretende recuperar el principio de causalidad en los despidos disciplinarios: estos, o son procedentes, por incumplimiento del trabajador, o es nulo, aunque por decisión judicial podría reconocerse la opción entre indemnización o readmisión del trabajador. Asimismo, el despido objetivo y colectivo (por causas económicas) habría de ligarse "necesariamente" a la garantía de la viabilidad de la empresa. La federación también quiere que se aumenten las indemnizaciones por despido de hasta 45 días (frente a los 33 actuales). No podría haber ERE en empresas con beneficio y siempre estarían bajo el control de la Admnistración. 
  5. Derecho al trabajo digno también en las Administraciones Públicas
  6. Democratización de las relaciones de trabajo y respeto de los derechos colectivos. 
  7. Reforzar el papel de la inspección de trabajo y aumentar y mejorar la protección jurisdiccional de los derechos laborales. 
  8. Mejorar el sistema de prevención de riesgos laborales. 
  9. Protección social adecuada y unas pensiones dignas. IU quiere derogar el sistema de actualización de las pensiones que aprobó el Gobierno del PP en 2013 y volver al anterior sistema, de forma que la cuantía quede ligada a la evolución del IPC. Además, desea aumentar las pensiones mínimas: la de jubilación con cónyuge no a cargo será equivalente al SMI anual, y con marido o mujer a cargo, del 110% del SMI. También pide reducir la edad de retiro hasta los 65 años y se tengan en cuenta un periodo de 15 años para computar la cuantía. IU incluye en su plan la mejora de las prestaciones por desempleo. 
  10. Puesta en marcha del plan de trabajo garantizado, ya muy desarrollado y explicado por el candidato. Consiste en la creación de un millón de puestos de trabajo a lo largo del primer año con contratos indefinidos y remuneraciones comprendidas entre 900 y 1.200 euros brutos mensuales en actividades que se consideren "socialmente útiles". La financiación correría a cargo del Estado pero la identificación de las tareas a realizar recaería en los ayuntamientos. 

¿Y el coste? Garzón se remitió a la previsión de gastos e ingresos que ya incluyó en su plan de emergencia social. Este pretendía beneficiar a 16 millones de personas, y supondría un desembolso de 52.494 millones de euros, mientras que la recaudación con las reformas fiscales y la introducción de nuevos impuestos supondría la entrada de 64.505 millones

Ignacio Fernández Toxo escucha a Alberto Garzón en la sede de IU, ayer 3 de noviembre, tras su reunión. (EFE)
Ignacio Fernández Toxo escucha a Alberto Garzón en la sede de IU, ayer 3 de noviembre, tras su reunión. (EFE)

El candidato insistió en la necesidad de recuperar los derechos de los trabajadores, el combate a la precariedad y la lucha contra la desigualdad, un marco "dinamitado" por las reformas laborales de PSOE (en 2010) y PP (en 2012) que IU pretende derogar por completo. Los socialistas quieren anular la ley de Mariano Rajoy de hace tres años, pero de primeras rehúsa cambiar el coste del despido, aunque puede que ese punto se cambie por la presión de las federaciones. Garzón, preguntado por las semejanzas y diferencias con la propuesta del PSOE -que también quiere aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores-, acusó a Pedro Sánchez de indefinición. "Cuando la tengamos encima de la mesa podremos contrastar", dijo. En cualquier caso, la distancia "insalvable" se debe a que IU también quiere acabar con la reforma de José Luis Rodríguez Zapatero, que le costó la huelga del 29 de septiembre de 2010. 

Recuperar derechos, luchar contra la precariedad y combatir la desigualdad son los ejes básicos del planteamiento que llevará Garzón el 20-D

Sobre la idea de salario máximo, el candidato incidió en que lo que se pretende es que los beneficios de una empresa se redistribuyan de forma fija. IU no contempla que los empresarios, para no tener que subir las nóminas de sus empleados, se inhiba a la hora de aumentar los sueldos de sus altos ejecutivos, porque tendría que tributar por el excedente vía Impuesto de Sociedades. 

Con el salario máximo (aunque relativo, en función de cada empresa), sólo el 1,6% de la población cobraría por encima de los 90.000 euros, si se tiene en cuenta como sueldo base el nuevo SMI (1.100 euros). "Sólo una minoría de la población asalariada se vería afectada por la ratio de 1:10", que es la que cobra más de 10 veces lo que percibe un empleado. 

IU ya se reunió ayer martes con el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y la "concordancia" y sintonía entre ambas organizaciones es "importante", a juicio de Garzón. Toxo afirmó hoy en Pamplona que no ve mal introducir un tope a los sueldos, pero cree que hay que "priorizar el impulso de un SMI más acorde con las necesidades de la gente y la productividad de la economía española", y por eso plantea que el SMI suba a 800 euros en 2016, informa Europa Press. 

[Consulta la propuesta laboral de Izquierda Unida aquí en PDF]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios