ENTREVISTA DEL PRESIDENTE EN TVE

"Previsible, demasiado preparado y distante": los expertos 'descuartizan' a Rajoy

"Las preguntas eran obvias y Rajoy las llevaba demasiado estudiadas". Hay consenso entre los expertos en comunicación política, que critican "la excesiva preparación" que se notó desde el inicio

Foto: Fotografía facilitada por Presidencia del Gobierno de Mariano Rajoy durante la entrevista que le ha realizado esta noche la periodista Ana Blanco en TVE, en Madrid (Efe)
Fotografía facilitada por Presidencia del Gobierno de Mariano Rajoy durante la entrevista que le ha realizado esta noche la periodista Ana Blanco en TVE, en Madrid (Efe)

Desde 2012 no pisaba el presidente del Gobierno el plató de TVE, y lo hizo precisamente este lunes, horas después de haber firmado el decreto que disolvía las Cortes y convocaba oficialmente las elecciones generales del próximo 20 de diciembre. Apareció Mariano Rajoy en traje oscuro con el aspecto serio que lo caracteriza -ni siquiera la corbata de rombos consiguió dar un efecto de menor formalidad- para hacer frente a la entrevista de Ana Blanco y a las preguntas que 12 ciudadanos grabaron previamente.

Los expertos consultados por este diario coinciden en que la entrevista era “previsible” y las respuestas del jefe del Ejecutivo estuvieron “demasiado preparadas”. En palabras de Ignacio Martín, miembro de la Asociación de Comunicación Política (Acop), "las preguntas eran obvias, Rajoy lo llevaba todo demasiado estudiado y se notó desde el primer momento". Algo que, a ojos de los expertos, no siempre tiene un efecto positivo. Incluso en un momento, el presidente se dirigió a la periodista afirmando "lo estaba esperando" antes de contestar.

Es decir, "se hizo muy evidente la preparación excesiva", insiste Martín, que aunque asegura algunas ventajas en "llevar la lección aprendida", considera que son más los inconvenientes de no ser espontáneo. "Hubo un momento en que la cuestión era sobre empleo juvenil y pobreza y el presidente salió con los turistas", lo que, según el miembro de Acop, puso de manifiesto "la poca credibilidad" del jefe del Ejecutivo en las pocas preguntas que llevaba menos preparadas. "También fue evidente el ejercicio de memoria cuando recitó todos los lugares que había visitado en España, parecía el guion de un debate parlamentario", critica Martín, que también resalta la "poca cintura" que tuvo para abordar la pregunta de las imágenes en que Rajoy debía señalar el mejor y el peor momento de la legislatura.

El presidente del Gobierno en la entrevista de TVE. (EFE)
El presidente del Gobierno en la entrevista de TVE. (EFE)

En la misma línea se sitúa Luis Arroyo, presidente de Asesores en Comunicación Política, que insiste en que fue "demasiado evidente" que Rajoy conocía cada detalle de las preguntas. "No pudo disimularlo y tenía preparado hasta el inicio" -cuando dijo que su enemigo era él mismo-, "apelando a su habitual mensaje de o yo o el caos". Arroyo reconoce que no le sorprendió "el Rajoy que vio" porque su relato basado en la economía era el esperado. "Le preguntaban por Cataluña y respondía con economía. Él está en la matraca económica del país que recibió y el que deja y es el papel que cabe esperar", concluye.

El socio y director de MAS Consulting, Daniel Ureña, achaca también el encorsetamiento de Rajoy al formato, "con un planteamiento muy conservador" que pretendía "proteger al presidente y no someterlo a situaciones complicadas", a pesar de que esa excesiva protección "no fue positiva" porque proyectó una imagen "muy distante que no empatizaba con los ciudadanos que plantearon preguntas".

Ureña insiste en que lo ideal es encontrar un equilibrio que permita a los líderes políticos ser "naturales y no resultar forzados" y encontrar el punto intermedio entre "la distancia de ayer y el episodio de la niña de Rajoy, que representa justo el otro extremo" -en referencia a la niña que el presidente citó en su debate preelectoral con Zapatero en 2008-. Ureña también cree que Rajoy se excedió con los números y los 'logros económicos' obviando el llamado 'uso del ejemplo'. que acerca el mensaje a los ciudadanos. "Los ejemplos y las anécdotas humanizan y rompen la distancia". Esta fue una de las técnicas que más empleó Albert Rivera en su primer debate con Pablo Iglesias hace unos días.

También hay consenso entre los expertos sobre el porcentaje de tiempo que Rajoy dedicó a hablar del pasado y de sus victorias económicas -evitó el rescate, bajó la prima de riesgo, mejores datos de desempleo- y el poco que empleó en abordar el futuro. "La gente necesita también ilusión y saber hacia dónde vamos, más teniendo en cuenta que en dos meses han de elegir el próximo presidente del Gobierno", explica Ureña, que aconseja a Rajoy y su equipo "fortalecer el mensaje para el futuro".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios