"UNOS TRABAJAN Y OTROS SE DEDICAN A LA TELE"

Pablo Iglesias traslada al Senado el segundo asalto entre Podemos y Ciudadanos

Echando mano de los datos de actividad parlamentaria, el secretario general de Podemos ha puesto en evidencia la supuesta falta de dedicación y desidia de los dos senadores de Ciudadanos

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto a la senadora de la formación Maribel Mora Grande. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto a la senadora de la formación Maribel Mora Grande. (EFE)

Pablo Iglesias ha reaccionado con acusaciones de vieja política a Ciudadanos, cuatro días después de sufrir la investida de Albert Rivera en el primer cara a cara televisivo entre ambos. Echando mano de los datos de actividad parlamentaria, el secretario general ha puesto en evidencia la supuesta falta de dedicación y desidia de los dos senadores de Ciudadanos, frente a la hiperactividad de los tres de Podemos que comparten asiento en la cámara alta por las cuotas territoriales salidas del 24-M. Pero no solo eso, sino también el disfrute de privilegios por parte del resto de senadores, como los seguros privados o las tarjetas para viajar gratis en avión, que los suyos han rechazado.

El Senado se ha convertido así en el lugar elegido por el secretario general para iniciar el segundo asalto contra Rivera. Arropado por los senadores Ramón Espinar, Maribel Mora, Pilar Lima y Virgina Felipe, que ocupa desde esta semana el tercer escaño castellano-manchego, Iglesias ha arremetido contra los que en lugar de trabajar se centran en salir en la televisión. “Unos trabajan y saben qué es gestionar, mientras que otros se dedican a la televisión. Nosotros no nos metimos a la política para sair en la tele, sino para cambiar las instituciones”, añadió.

Disipando las dudas sobre su estado anímico, que aumentaron tras la imagen de baja forma que el líder de Podemos ofreció en su debate con Albert Rivera, el secretario general de Podemos volvió ayer al campo de batalla preelectoral para adelantar los pilares de su programa económico. Lo hizo con fuerzas renovadas, insistiendo en su energía y ganas para ganar las elecciones, y mostrando parte de su artillería: un consejo internacional de asesores del que forman parte economistas de la talla de Thomas Piketty, James Galbraith, Vicenç Navarro o Susan George.

“Su trabajo es muy bajito comparado con el de Podemos”, explicó en referencia a Ciudadanos. Las cifras de participación de los partidos emergentes en la cámara alta muestran que Podemos presentó 45 enmiendas en estos meses y Ciudadanos ninguna. Respecto a los vetos, tanto totales como parciales, fueron 13 en el caso de la formación de Iglesias y uno en la de Rivera. Los datos proporcinados por el Senado indican que Podemos presentó siete iniciativas parlamentarias, 27 intevenciones legislativas y trece intervenciones de control. Los senadores Tomás Marcos y Luis Crisol suman tres intervenciones legislativas, una de control y ninguna iniciativa.

Esta semana Podemos ha puesto toda la organización al servicio de la campaña electoral, y el consejo estatal que el partido celebrará el próximo domingo solo tendrá un punto en el orden del día: “Ponernos a trabajar todos juntos, ya en una lógica claramente electoral, para ganar las elecciones, el consejo será una máquina de trabajo para el cambio y no hay más orden del día que ese”.

A menos de dos meses de que se celebren las generales, la maquinaria electoral en la que Podemos se convirtió ya en su congreso fundacional de Vistalegre parecía desengrasada por los últimos fracasos electorales en Cataluña, el reguero de dimisiones internas y las muestras de baja forma de su candidato y principal activo. “Estoy con muchas energías”, reiteró Iglesias convenciéndose a sí mismo y a los suyos de que la máquina volverá a funcionar.

Pablo Iglesias también aprovechó su presencia en el Senado para exponer sus planes con la cámara alta. “Convertirla en una cámara de representación territorial, como el Bundesrat alemán (órgano de representación de los estados federados), en lugar de en un cementerio de elefantes”, explicó. Una reforma que, según añadió, serviría “para coger al toro por los cuernos respecto a al cuestión territorial”.

Pidiendo a gritos un segundo asalto con Albert Rivera, el líder de Podemos tampoco quiso perder de vista al que hace solo unos meses se consideraba como su principal competidor político, Pedro Sánchez. “Ahora dicen lo que llevábamos diciendo nosotros desde hace un año y medio (sobre el denominado impuesto a los ricos y la renta mínima), pero al mismo tiempo dejan a miles de trabajadores sin convenio colectivo”, sentenció poniendo en duda que “puedan estar al mismo tiempo al lado de los que desahucian y de las familias desahuciadas”.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios