PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA ECONÓMICO SOCIALISTA

El milagro económico de Sánchez: recaudar 25.000 millones del fraude y con impuestos

El candidato protagoniza la puesta de largo de su apuesta fiscal. El PSOE matiza sobre el IVA cultural: lo bajará al tipo reducido (hoy en el 10%) y negociará con la UE para llevarlo al superreducido

Foto: Pedro Sánchez y el coordinador del área económica del programa socialista para el 20-D, Jordi Sevilla, este 22 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez y el coordinador del área económica del programa socialista para el 20-D, Jordi Sevilla, este 22 de octubre. (EFE)

El PSOE comienza a concretar algo su programa económico, a poner números a una de sus propuestas estrella, la reforma fiscal, aunque irá racionalizando los estímulos según se vaya acercando la campaña del 20-D, consciente de que es una de las partes más golosas. Y una de esas primeras cifras es esta: 25.000 millones de euros más de recaudación al final de la próxima legislatura. De ellos, 10.000 vendrían de la lucha contra el fraude y 15.000, de la subida impositiva, a los más ricos y a las grandes empresas

Pedro Sánchez puso sobre la mesa esos números en la presentación del área económica del programa, coordinada por el exministro Jordi Sevilla, y adelantada a los medios horas antes [consúltala aquí en PDF]. En primera fila, en la pequeña Sala Colón de Madrid, se sentaron, junto al líder, su número dos, César Luena; la número cuatro por Madrid, Irene Lozano (ex de UPyD); la portavoz del comité electoral, María González Veracruz, y el cinco de la candidatura madrileña y portavoz de Empleo en el Congreso, Rafa Simancas. Entre el público también se podía ver a otro de los fichajes del secretario general, la excomandante del Ejército de Tierra Zaida Cantera, y al responsable de Economía de la ejecutiva federal, Manuel de la Rocha Vázquez, números seis y 11 por Madrid. Al acto acudió un centenar de asistentes.

El candidato socialista a La Moncloa, durante su intervención [la puedes leer aquí en PDF], se comprometió a llegar a 2019 con "las cuentas [del Estado] cuadradas", lo que supone que, al concluir la siguiente legislatura, se llegaría al 1% de déficit. Eso implica atenuar la senda de ajuste, ya que el Ejecutivo del PP pretende llegar al -0,3% en 2018. "Lo haremos de una forma gradual y equilibrada, distinta a la propuesta por el PP, que está exclusivamente centrada en el recorte del Estado del bienestar". Sánchez insistió en que su partido no subirá los impuestos "a la clase media y trabajadora", así que lo que pretende es repartir los ingresos derivados "de la recuperación" de forma "distinta" a como lo ejecuta el Gobierno de Mariano Rajoy. 

Los socialistas pretenden alcanzar el 1% de déficit en 2019, de una forma “gradual y equilibrada“

Los socialistas combinarán, por tanto, dos herramientas básicas, una reforma fiscal "progresiva", que "alivie el esfuerzo fiscal de la mayoría y exija más a quien más tiene", una reforma "en defensa de la clase media trabajadora, libre de los copagos de la nueva derecha [en referencia a Ciudadanos] y de las amnistías fiscales de la vieja derecha [por el PP]". 

Mínimo del 15% para las grandes empresas

Con esos pilares, el objetivo, dijo, sería llegar a recaudar "25.000 millones de euros adicionales en 2019 respecto al año 2015", que es el ejercicio base. Sánchez explicó que 10.000 millones se obtendrían a través de un "ambicioso plan de lucha contra el fraude fiscal". En su propuesta, los socialistas hablan, por ejemplo, de incrementar en 5.000 el número de efectivos de la Agencia Tributaria, adquirir el "firme compromiso de no aprobar una nueva amnistía fiscal" y que esta figura se prohíba por ley, exigir a los bancos que operan en España que notifiquen a las autoridades del país los clientes que tienen cuentas en paraísos fiscales y, si no colaboran, sancionarlos, o establecer un mayor control de las sicav

Pedro Sánchez, César Luena, Irene Lozano, María González Veracruz y Rafael Simancas, este jueves. (EFE)
Pedro Sánchez, César Luena, Irene Lozano, María González Veracruz y Rafael Simancas, este jueves. (EFE)

Los socialistas revisarán "en profundidad" el Impuesto de Sociedades para "ensanchar las bases imponibles y acercar el tipo nominal al tipo efectivo", y entretanto van a estabecer "un tipo mínimo del 15% sobre el resultado contable de las grandes empresas". Otro punto clave será, para el PSOE, fijar un tipo mínimo común en toda España en el Impuesto de Sucesiones y en el de Patrimonio, "para evitar en la práctica su vaciamiento" y acabar con la guerra tributaria a la baja entre comunidades. Pero sobre este aspecto no hay cifras, y tampoco quisieron facilitarlas, por el momento, desde la dirección del partido. Tampoco precisaron cuánto se tocará el IRPF. "De eso no hemos hecho nada", insistían fuentes del equipo económico del PSOE. Sánchez no precisó más a requerimiento de los periodistas. Sencillamente, porque se trataba de un acto con intervención suya y de Jordi Sevilla, y nada más. Sin preguntas. 

La reforma fiscal “progresiva“ estará “libre de los copagos de la nueva derecha y de las amnistías fiscales de la vieja derecha“, proclama Sánchez

Sí se aclaró un asunto que no se precisa en el borrador de programa, el IVA cultural. Sánchez se había comprometido en reiteradas ocasiones a bajarlo del 21% al 5%. Así lo dijo, por ejemplo, en Burgos, el pasado 11 de octubre: "Bajaremos el IVA cultural al 5% para que tengan la posibilidad de poder crecer durante los próximos años". En el documento facilitado el lunes y enviado a las agrupaciones para que aporten sus enmiendas se habla, simplemente, de "rebajar el tipo del IVA a las actividades culturales, como cine, teatro y música, en línea con el impuesto aplicable en otros países de nuestro entorno". 

Fuentes de la dirección explicaron que, si Sánchez llega a La Moncloa, lo bajará al tipo reducido, ahora mismo en el 10%, porque eso sí depende de la decisión del Gobierno. Y, a continuación, negociará con las autoridades europeas para que se pueda aplicar a la cultura el IVA superreducido, que ahora está en el 4% y es el que se utiliza para productos de primera necesidad y para libros, periódicos o revistas en papel. Por cierto que tampoco hay previsión de cambiar los tipos de IVA actuales: el superreducido del 4% y los dos que subió el PP, el reducido (Rajoy lo tocó al alza, del 8% al 10%) y el general (que pasó del 18% al 21%). 

[Consulta el borrador del programa del PSOE íntegro, aquí en PDF]

Hacia la riqueza y los recursos naturales finitos

También se pretende impulsar la puesta en marcha de un Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), tipo tasa Tobin, y poner en marcha una fiscalidad ambiental "adecuada" que acerque a España a los estándares europeos. En definitiva, se trata de dar vida a una "nueva política fiscal, para que no ocurra lo que hasta ahora, que siempre son los que tienen una nómina los únicos que pagan impuestos". "Nuestro actual sistema fiscal descansa, y mucho, sobre la tributación de la renta anual y del factor trabajo. Aspiramos a desplazar el peso de la carga tributaria, en buena medida, hacia la riqueza y el uso de recursos naturales finitos". 

Sánchez insistió en que es necesario, junto a los ingresos, ocuparse de los gastos, de forma que se garantice la "eficiencia e impacto de cada euro público". Para ello, los socialistas prometen reforzar "la evaluación, la transparencia y la rendición de cuentas del gasto público" y se llevará a cabo una "auditoría de ese gasto público, para eliminar el gasto superfluo y reducir las inercias presupuestarias". 

Los recursos adicionales que se obtengan se destinarán a tres "retos" básicos para la siguiente legislatura: impulsar el crecimiento y crear "más y mejor empleo", reparar los "daños" del sistema de bienestar "creados por los ajustes de la derecha" y "luchar contra la pobreza". De ahí que las prioridades serán educación, sanidad, el ingreso mínimo vital -unos recursos base para los más vulnerables-, "recuperar" la Ley de Dependencia, incrementar la ayuda al desarrollo, duplicar la inversión en I+D+i o impulsar la "transición energética". Se trata, pues, a ojos de los socialistas, de "redefinir el modelo económico y avanzar en el bienestar" de los ciudadanos. 

Sánchez alerta contra el “riesgo de no hacer nada“ y contra las “ideas conservadoras vestidas de ropa nueva“ y las que son “del siglo XIX o del XX“

Una vez que la economía ya alcanzó el fondo, toca "fomentar la confianza apelando al futuro". "El peor riesgo es no hacer nada, la mayor incertidumbre es aferrarse al pasado -subrayó el secretario general, en alusión a Rajoy-. Es momento para emprender, para innovar, para hacer las cosas distintas a como se han hecho siempre". Ahora no ganan "los que generan miedo ni los que generan incertidumbre". Es uno de los mensajes claros de la campaña socialista: Sánchez representa el cambio "seguro" frente a los "inmovilistas" del PP y los "rupturistas" de Podemos, y ya no vale el discurso del "miedo" que agita Rajoy. El candidato se aleja de las recetas del PP y las de los emergentes: "España no va a comprar esas ideas conservadoras aunque se vistan de ropa nueva [por Ciudadanos], ni tampoco podemos entregarnos a las soluciones del siglo XIX, o incluso del XX, para problemas del siglo XXI [por Podemos]". 

Pedro Sánchez, leyendo su intervención esta tarde, con ayuda del 'teleprompter'. (EFE)
Pedro Sánchez, leyendo su intervención esta tarde, con ayuda del 'teleprompter'. (EFE)

Sevilla, por su parte, apuntaló los argumentos de su jefe. Insistió en que el programa que ha coordinado "no es una cosa que se haga en dos tardes", ironizó, es "de gobierno", para "el cambio", el del crecimiento "justo" y equilibrado, el que puede corregir el "vuelco al poder social" dado por el PP, al perjudicar con sus políticas "a la inmensa mayoría". El exministro alertó de que la "recuperación" que vive España es "frágil" porque se apoya en elementos "volátiles", en los "vientos de cola del exterior", y es "incierta" e "ineficaz", porque no combate la lacra del paro.

El PSOE, defendió Sevilla, presenta un programa "socialdemócrata tradicional", "de toda la vida", que tiene por objetivo "crecer y repartir", y "cambiar el modelo productivo para competir en valor añadido y no en precio", aumentando el tamaño medio de las empresas, invirtiendo en innovación, en la digitalización o en la transición energética. 

Y una anécdota: el acto se celebró horas más tarde de lo previsto. Se pasó de las 12:30 a las 17:00. El avión que tenía que traer a Sánchez de regreso de París, donde se entrevistó con el presidente francés, François Hollande, y su primer ministro, Manuel Valls -este participará en la campaña del 20-D-, se retrasó. Así que la presentación de la parte económica del programa, también

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios