el gobierno suma acontecimientos para fin de mes

Traca final de Rajoy ante el 20-D: aval de Merkel, Presupuestos y salida de Afganistán

El PP va a por todas con Sáenz de Santamaría en las televisiones, enmiendas con guiños electorales en los presupuestos y todo el centro derecha de la UE en Madrid para apoyar la política de Rajoy

Foto: Visita sorpresa de Rajoy a la base de Herat en Afganistán en 2012. (EFE)
Visita sorpresa de Rajoy a la base de Herat en Afganistán en 2012. (EFE)

A Mariano Rajoy le quedan los recursos del poder, el BOE y los apoyos internacionales para intentar la remontada ante las elecciones del 20 de diciembre. Para las jornadas previas a la convocatoria de los comicios se ha asegurado la presencia de todo el centro derecha europeo en Madrid, con Angela Merkel al frente, para apoyarle en el congreso del PPE frente a "la amenaza del populismo". El aval llegará mientras el Congreso aprueba el 22 de octubre los Presupuestos Generales del Estado para 2016, un compromiso de estabilidad económica que también es el pilar de la oferta electoral del PP para la campaña.

En esa apoteosis de fin de legislatura que se prepara el presidente del Gobierno, última semana parlamentaria hábil y con el decreto de disolución de las Cortes en marcha, las tropas españolas dejarán Herat, su último destino en Afganistán. Será una guinda de política exterior para cerrar del todo la misión que más bajas mortales (101) ha costado a las Fuerzas Armadas y fondos al Estado (unos 3.700 millones de euros) después de casi 14 años de presencia en el país de los talibanes.

Los 440 militares, en su mayoría cazadores de montaña, que quedan en la base de Herat forman el último contingente de las tropas españolas en el conflicto afgano, desde 2014 dentro de la operación 'Resolute Suppor'. Son de la misma unidad encargada en enero de 2002 de desplegar en Afganistán los primeros 350 soldados españoles en la operación original de la OTAN, la ISAF, para frenar la ofensiva talibán.

La salida completa del país asiático, pactada con el resto de los aliados, culminará los acontecimientos de relieve que Rajoy ha dejado para cerrar la legislatura

A partir de la última semana de octubre, sólo seguirán dos docenas de militares en la capital, Kabul. Y se pasará la página de una misión marcada por la tragedia aérea del Yak-42 (62 muertos) en viaje de regreso a España, la caída de un helicóptero Cougar (otros 17) en zona de combate y las 22 bajas mortales en atentados, emboscadas y enfrentamientos directos con los talibanes. Esas últimas se registraron en la fase de guerra abierta en Afganistán que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se negó a reconocer como tal.

La salida completa del país asiático, prevista y pactada con el resto de los aliados para finales de este año y ahora concretada para este mes, culminará los acontecimientos de relieve que Rajoy ha dejado para cerrar la legislatura. No se queda todo en la ofensiva desesperada para mejorar la imagen del Gobierno que tiene su mejor ilustración en el peregrinaje de la vicepresidenta por los programas de televisión, los pasos de baile con Pablo Motos y los de escalada que le quedan con Jesús Calleja. El jefe del Ejecutivo se trae a Madrid a todo el centro derecha de la UE para lanzar su precampaña electoral.

Entre el 20 y el 22 de octubre el Partido Popular Europeo se reunirá en Madrid para celebrar su congreso anual. Asistirán todos sus jefes de Estado y de Gobierno, Angela Merkel la primera, más sus principales representantes en las instituciones de la UE. Vienen a respaldar y aplaudir a Rajoy y su política de reformas por haber sabido sacar a España de la recesión económica y para ponerle de ejemplo de coherencia frente a los fracasos de la izquierda.

La canciller Angela Merkel y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Alemania. (Reuters)
La canciller Angela Merkel y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en Alemania. (Reuters)

El PP aprovechará para apuntalar con ese aval el núcleo de su oferta electoral: estabilidad económica frente a la incertidumbre del posible regreso del PSOE al poder aliado con Podemos o con los 'aficionados' de Albert Rivera. La dirección de los populares ya se ha fijado como uno de los ejes de su campaña dirigirse a su propio electorado con la advertencia de que si no van a votar (o lo hacen a Ciudadanos) se pueden encontrar en el Gobierno central coaliciones con partidos extremistas, populistas o nacionalistas como los que ahora controlan los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza o Cádiz. Y son justo las circunscripciones donde el PP se juega las posibilidades de ganar las elecciones.

Rajoy recibirá el respaldo de Merkel en las mismas fechas en que Congreso terminará de aprobar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, su gran apuesta para cerrar la legislatura con todo un programa económico para 2016 que no puede quedar más detallado. El presidente del Gobierno forzó la maquinaria de las Cortes precisamente para dejar clara esa oferta de estabilidad (ante los mercados, las instituciones de la UE y los ciudadanos) dejando hechas las cuentas antes de los comicios.

Pasos de baile y rotondas para preparar el CIS

Los Presupuestos no son sólo una baza macroeconómica, con bajada de impuestos incluida, para ir a las elecciones. También contiene argumentos para que muchos cabezas de lista del PP puedan presumir, por ejemplo, de haber desatascado viejos problemas de infraestructuras en su provincia. Hay enmiendas introducidas en el Senado a última hora que llevan nombres y apellidos, como la 'rotonda Maíllo', una inversión de un millón de euros en Zamora para acabar con un tramo viario peligroso en la provincia por donde se presenta el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez Maíllo.

Soraya Sáez de Santamaría baila la canción de inicio de El Hormiguero 3.0

Las encuestas dirán si esa acumulación de acontecimientos que Rajoy ha dejado para las mismas fechas de la convocatoria de elecciones surten efecto positivo sobre las alicaídas predicciones previas para el PP. No se sabrá qué puede dar más votos al partido en el poder; si Merkel, los bailes de Sáenz de Santamaría, la salida de Herat o las rotondas de última hora. Pero al menos indicarán si tienen margen de recuperación antes del 20 de diciembre. El CIS hará su trabajo de campo justo en esas fechas: entre el congreso del PP europeo y el fin de la operación en Afganistán.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios