LOS NOMBRES DE LAS GENERALES

El PSOE retrasa la elección de la lista por Madrid para que no interfiera con el 27-S

La candidatura de Sánchez será aprobada por el PSOE-M el 29 o 30 de septiembre, algunos días más tarde de la fecha fijada por Ferraz. Lo suficiente como para no desviar el tiro en plena campaña

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por Antonio Hernando, a su derecha, y César Luena, en la reunión del Grupo Socialista, este 14 de septiembre en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por Antonio Hernando, a su derecha, y César Luena, en la reunión del Grupo Socialista, este 14 de septiembre en el Congreso. (EFE)

El PSOE está sumergido de lleno en el proceso de elaboración de listas. O eso se supone, porque todavía ha trascendido poco y la discusión está aún en una fase muy embrionaria. Y además, el titular más jugoso, el de quién acompañará a Pedro Sánchez como número dos en la lista por Madrid, tardará en salir un poco más. La candidatura no saldrá elegida por los órganos regionales hasta el 29 o 30 de septiembre. Hasta pasadas las elecciones catalanas, por tanto. Y con un retraso de unos días sobre el calendario oficial porque la dirección madrileña necesita tiempo para organizarse internamente y porque Ferraz estaba de acuerdo en posponer la aprobación de la lista para no interferir con el 27-S.

El Comité Federal del pasado 5 de septiembre sancionó el calendario de confección de las candidaturas. Primero, el debate en las agrupaciones locales, facultadas para proponer nombres: del 11 al 18 de este mes. Segundo, el paso por las ejecutivas provinciales (o autonómicas, en el caso de las comunidades uniprovinciales), del 21 al 24. Tres, la aprobación de las listas por los comités provinciales, del 24 al 26. Cuatro, el informe de las ejecutivas regionales en el caso de las federaciones con más de una provincia (que no es el caso de Madrid, obviamente). Cinco, la discusión en el seno de la Comisión Federal de Listas, del 1 al 16 de octubre y, finalmente, la aprobación definitiva de todas las candidaturas a Congreso y Senado el sábado 17, en una nueva reunión del Comité Federal.

La “mejor colocada“ como segunda de Sánchez es, por ahora, Luz Rodríguez, aunque no se descarta nada

Según ese timing, en consecuencia, el Comité Regional del PSOE-M tendría que validar la lista, como máximo, el 26 de septiembre. Lo hará entre tres y cuatro días más tarde, el 29 (jornada más probable) o el 30. Lo justo para que pasen las catalanas y se desplace el foco. Así lo consensuó la ejecutiva madrileña el pasado sábado. Fuentes del aparato autonómico señalan que fue el PSOE-M quien demandó esa tregua de unos días porque, tras el congreso extraordinario del 31 de julio, que eligió como nueva secretaria general a Sara Hernández, aún no ha constituido el Comité Regional al completo, con sus 350 miembros. El Comité madrileño se nutre de los elegidos por el cónclave —49—, de los integrantes de la ejecutiva —43— y de los votados por las agrupaciones locales. Esos más de 250 miembros son los que aún no han sido nombrados. El Comité Regional, de hecho, se constituirá el mismo día de aprobación de las listas a las generales. Otros cargos de la cúpula consultados por El Confidencial apuntan que la dirección federal "pidió" ese pequeño oxígeno para no desviar la atención de la campaña del 27-S, en la que el partido se juega mucho (y no sólo el PSC). Sin embargo, desde el área de Organización, que pilota Enrique Rico, se indica que Ferraz "no reclamó nada", aunque sí estuvo de acuerdo en el retraso, siempre que se concluyera el proceso antes de que acabase el mes.

Sánchez: "Tengo cierta idea" de la dos

En definitiva, como indican en la dirección autonómica, ha habido una "conjunción de intereses" entre Ferraz, la sede federal, y Callao, el cuartel general de los socialistas madrileños. "A nadie le interesa interferir con el 27-S —subraya un cargo del PSOE-M—. También en política hay que buscar el mejor momento, la oportunidad. Es de cajón". "Es que no tendría sentido, ahora el tema es Cataluña y todo el partido está en eso", asegura otra conocida dirigente. El aparato madrileño reconoce que no tendría razón de ser enturbiar la recta final de la campaña con la discusión de nombres. En Ferraz, fuentes de la Secretaría de Organización, que dirige César Luena, prefieren guardar silencio y respetar los ritmos de las federaciones.

El propio Sánchez ya dio pistas sobre sus tiempos y sobre sus intenciones en una entrevista publicada la semana pasada en El Huffington Post. Cuando se le pedía que adelantara el nombre de la número dos, el secretario general se negó: "No, antes tenemos las elecciones catalanas". El candidato a la Moncloa daba unas mínimas pistas de la persona que tiene ya en mente ("tengo cierta idea" de quién será, dijo): militante del PSOE, no "ultraconocida", pero sí "un referente en su ámbito sectorial".

Luz Rodríguez, secretaria de Empleo del PSOE, el pasado 26 de julio. (EFE)
Luz Rodríguez, secretaria de Empleo del PSOE, el pasado 26 de julio. (EFE)

Las quinielas dentro del PSOE-M, y también en Ferraz, apuntan hacia una persona por ahora: Luz Rodríguez, la responsable de Empleo de la ejecutiva federal, una mujer de la total confianza del secretario general, a la que incluyó incluso en el comité de sabios que elabora el programa electoral. Nació en Valladolid en octubre de 1964, aunque ha hecho carrera política y profesional en Madrid y Castilla-La Mancha. Profesora titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad manchega, y anteriormente docente en otros campus, fue asesora del Gabinete del ministro Jesús Caldera entre 2005 y 2007, consejera del Gobierno manchego de José María Barreda (2007-2010) y secretaria de Estado de Empleo del Ejecutivo central de 2010 a 2012. Rodríguez es "la mejor colocada" en este momento, según confiesan distintos dirigentes del PSOE-M. Pero nada es seguro y "nada se descarta". Ella, desde luego, no tiene noticias de las intenciones de su jefe, confirman en su entorno. La elección de la número dos es una prerrogativa del candidato, y lo ha sido siempre, aunque se consensúe con Madrid. En 2011 fue Elena Valenciano (posteriormente vicesecretaria general de Alfredo Pérez Rubalcaba); en 2008, Pedro Solbes y en 2004, Mercedes Cabrera, por citar las tres últimas generales.

El encaje de Madina

En cualquier caso, la maquinaria del PSOE está volcada en las catalanas, para las que ha diseñado una implicación a fondo de Sánchez, de su ejecutiva —la propia Rodríguez pasará dos jornadas en Cataluña—, de varios presidentes autonómicos, empezando por Susana Díaz, y hasta de Felipe González. El partido se dice "animado" después de las últimas encuestas que pronostican bajón del PSC, pero no hundimiento.

Madina pidió ir por Madrid, y su número podría ser el cinco, pero depende de la voluntad del candidato

Si Rodríguez no fuese la elegida, se da por seguro de todos modos que entrará en listas en puestos de salida. Bien por Madrid (como número cuatro, por ejemplo) o bien como cabeza de lista por Toledo, donde ella milita. El PSOE manchego está a la espera de que Ferraz le despeje la duda de dónde quiere ubicar a la secretaria de Empleo, según fuentes próximas al secretario regional y presidente de la Junta, Emiliano García-Page. No sólo es el único nombre en liza: también es de la confianza de Sánchez Magdalena Valerio, diputada por Guadalajara y miembro de su comité de sabios. Valerio no tiene demasiada aceptación en su provincia, de modo que si finalmente repitiera sería por la intercesión de Ferraz.

En la lista por Madrid también se cuenta con que figurarán el actual portavoz en el Congreso, Antonio Hernando —este lunes Sánchez le agradeció su "brillante" trabajo en el grupo—, como número tres; Eduardo Madina, como cinco, y probablemente José Enrique Serrano, jefe de Gabinete de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, de siete, en caso de que este quiera, cosa que aún no ha comunicado a la dirección. Está por ver el encaje del ex secretario general de los socialistas madrileños Rafael Simancas y del secretario de Economía de la ejecutiva federal, Manuel de la Rocha Vázquez. Alguno podría concurrir por el Senado para evitar la plaza 11, de difícil elección.

Eduardo Madina, el pasado 19 de febrero en el Congreso. (EFE)
Eduardo Madina, el pasado 19 de febrero en el Congreso. (EFE)

Madina pidió ir por Madrid a la vista de que la candidatura por su circunscripción natural, Bizkaia, será liderada por el exlehendakari Patxi López, miembro de la dirección y muy próximo a Sánchez. El secretario general ve como "lógico y razonable" que el que fuera su rival en las primarias internas del año pasado represente a la "tierra que le aprecia y le quiere", por el País Vasco. O más concretamente, por Álava, ya que el número uno de 2011, Ramón Jáuregui, es desde 2014 eurodiputado en Bruselas. Pero no es seguro que el PSE, muy debilitado electoralmente y dividido en esa circunscripción, saque siquiera allí un escaño. De modo que Madina sólo contempla la opción de ir por Madrid. En los mentideros socialistas se especulaba con que pudiera concurrir por otra provincia (incluso alguna andaluza), pero fuentes de su entorno no barajan esa opción. Eso hace que, para que no peligre su puesto, se le sitúe en el partido como probable número cinco. El PSOE logró en Madrid, en 2011, 10 escaños, pero ese listón puede bajar dada la competencia con el PP, Podemos y Ciudadanos. Se considera que a partir de la octava plaza, se entra en zona de riesgo. En última instancia, que Madina pueda repetir o no en el Congreso dependerá de la voluntad de Sánchez.

Más dudas con las mujeres

La candidatura será cremallera. Como todas las que se presenten en las generales, y como sucedió en las autonómicas y municipales y en las europeas, pues el partido ya aprobó que en las listas se alternarían hombre y mujer. En el caso de Madrid, los puestos de mujeres no están tan claros, aparte del de Rodríguez, si se confirmase. Se espera que repita Ángeles Álvarez, secretaria de Igualdad y Diversidad del PSOE-M y próxima a Sánchez, como número seis. Circula asimismo el nombre de Yolanda Besteiro, presidenta de la Fundación de Mujeres Progresistas y concejala de Igualdad en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares. No se sabe si seguirá Delia Blanco, expresidenta de los socialistas madrileños y con 15 años en la Cámara a sus espaldas.

El PSOE-M también podría tener que encajar en su lista a Trinidad Jiménez. La exministra de Exteriores se presentó como número uno por Málaga en 2011, pero ya ha confirmado al secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, que no quiere repetir por esa circunscripción, según fuentes de su entorno. Ya se daba por descontado, además, que quien lideraría la plancha sería el propio Heredia, hombre de la confianza de Susana Díaz. Si Pedro Sánchez apuesta por la continuidad de Jiménez en la Cámara baja, en consecuencia, podría ubicarla por Madrid, un territorio que no le es ajeno porque ya fue portavoz en el Ayuntamiento de la capital de 2003 a 2006 y rival de Tomás Gómez en las primarias autonómicas de 2010.

El líder socialista presenta al PSOE como el partido de la “convivencia, la igualdad y la confianza“

No obstante, hay quien advierte en el PSOE-M de que colocar en la candidatura a tres dirigentes no ligados directamente a la vida de la Comunidad (Luz Rodríguez, Eduardo Madina y Trinidad Jiménez) podría tener "dificultades", aunque los cuadros de la federación sean conscientes del cariz nacional de la lista. Además, en estas semanas que quedan hasta que se descubran todas las caras, la ejecutiva regional podría intentar colar a algún representante de su confianza (aparte de Ángeles Álvarez) y el federal, a su vez, sugerir "algún tapado", algún independiente con el que intentar fortalecer la candidatura. Sánchez ha defendido en numerosas ocasiones que al PSOE le sentó bien situar a profesionales muy reputados en sus listas, como el exministro Ángel Gabilondo, que desplazó a Gómez como cabeza de cartel en las últimas autonómicas y superó sus resultados en número de escaños, aunque no llegó a arrebatar el Gobierno al PP.

Por el momento, los nombres sólo se mueven en pasillos, pero, siempre según fuentes de la ejecutiva regional, no hay nada formal. "Ninguna sugerencia" de candidatos por parte de Ferraz.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, el pasado domingo en Lleida. (EFE)
Pedro Sánchez y Miquel Iceta, el pasado domingo en Lleida. (EFE)

En el resto de federaciones, las cosas caminan un poco en el mismo sentido, sin que haya aún decisiones en firme que hayan trascendido. Se cuenta con que la mayoría de los miembros de la ejecutiva de Sánchez tendrán sitio en las listas en puestos de salida, cada uno por su circunscripción. Son los casos de César Luena (La Rioja), Antonio Pradas (Sevilla), Susana Sumelzo (Zaragoza), Patxi López (Bizkaia), Meritxell Batet (Barcelona), Pilar Lucio (Cáceres) o María González Veracruz (Murcia). La segura es Carme Chacón, por Barcelona, porque ya ha sido elegida por el PSC. En la Comunidad Valenciana es forzada la renovación: Ximo Puig, cabeza por Castellón en 2011, preside la Generalitat, y Carmen Montón, número cuatro por Valencia hace cuatro años, es su consellera de Salud. Leire Pajín, que lideró Alicante, está despegada de la política. E Inmaculada Rodríguez-Piñero, que capitaneó la plancha por Valencia, es eurodiputada y no quiere moverse de Bruselas.

Jordi Sevilla, coordinador del área económica del programa de las generales, no tiene intención de figurar en las listas por Valencia o Castellón, según indican todas las fuentes consultadas. Se reserva, eso sí, para ser ministro (o vicepresidente económico incluso) en caso de que el PSOE llegue a la Moncloa y Sánchez le fiche.

La "estabilidad política"

Sánchez, en su discurso este lunes ante su grupo parlamentario en el Congreso, no hizo mención a la composición de las candidaturas. Tampoco era el foro adecuado. Sí agradeció el trabajo a diputados, senadores y europarlamentarios. No introdujo elementos nuevos en su discursó. Habló tanto del "fraude" de Mariano Rajoy como del PSOE como el partido "de la convivencia, de la igualdad, de la confianza y de las oportunidades de catalanes y del conjunto de los españoles". Convivencia, dijo, frente al "no" que ofrecen tanto Mariano Rajoy como Artur Mas a una salida política y dialogada al conflicto en Cataluña. Sánchez subrayó, frente al discurso del miedo del presidente, que la "estabilidad política" se garantiza con Gobiernos y partidos "que sean capaces de aunar, de conciliar posiciones" y de llegar a acuerdos. "Me han llamado muchas cosas en la vida, pero radical, no tengo yo mucha pinta", ironizó, acusando al jefe del Ejecutivo de querer amedrentar a los ciudadanos.

Tras su intervención, pocas palabras y todas en línea con el secretario general. Fueron las de los catalanes Isabel López i Chamosa y Joan Rangel, el asturiano Antonio Trevín y el diputado por Granada Pepe Martínez Olmos. No hubo contestación ni malestar. Al revés, "cohesión" del grupo, según manifestaron varios asistentes a este periódico. El PSC agradeció la implicación del PSOE en la campaña. Más intensa de lo previsto incluso en el caso de Sánchez, que acudirá tres días más de los siete programados inicialmente a Cataluña para apoyar al candidato a la Generalitat, Miquel Iceta. Además de los ya fijados (10, 12, 13, 19, 20, 24 y 25 de septiembre), se suman el 17, el 18 y el 23, según fuentes del PSC, informa Efe. El secretario general no quiere ruidos internos de listas. Su prioridad es el 27-S. La piel del PSOE y del PSC está en juego.

Elecciones Generales

El redactor recomienda