Es noticia
Menú
Las grandes fuerzas políticas dibujan un futuro de pactos tras las generales
  1. Elecciones Generales
FORO 'EL CONFIDENCIAL' Y BANCO SABADELL

Las grandes fuerzas políticas dibujan un futuro de pactos tras las generales

Representantes del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos han abordado el futuro político español y han llegado a un punto común: aceptar que se acabaron las mayorías absolutas y que habrá que pactar

Cada partido tiene una visión y sus propias condiciones, pero si en algo coinciden todos es en aceptar que el actual panorama político español no contempla más mayorías absolutas y la gobernabilidad tras las elecciones generalesestará sujeta a pactos entre las distintas fuerzas. Precisamenteel debate que gira en torno a los partidos emergentesyel futuro político entre el cambio y el inmovilismo fue lo que este jueves motivó la mesa redonda organizada por El Confidencial y el Banco Sabadell, en la que participaron representantes de los cuatro grandes partidos actuales.

El secretario de organización de Podemos, Sergio Pascual, valoraen primera instancia la irrupción de la formación que lidera Pablo Iglesias en las instituciones el 25 de mayo de 2014tras las elecciones europeas. Partidoque llegó"para dar voz a las demandas insatisfechas de una sociedad que yano se sentía representada". Pascual aseguraque los nuevos partidos como el suyo están llamados a dar voz al nuevo sentido comúnque "la España del bipartidismo se ha visto incapaz de escuchar y representar" en los últimos tiempos. El origen de esteescenario es en su opiniónla crisis política e institucional iniciadaen 2011,año en el que surgió el 15M como manifestación explícita del hartazgo de los ciudadanos, queha terminado por reconfigurar el panorama político,algo "netamente positivo porque ahora los ciudadanos tiene más opciones entre las que elegir", apunta el que es uno de los'pesos pesados' de Podemos. Pascualcritica tambiénel empeño delos "viejos partidos" –en referencia a PP y PSOE–, en ver como una "humillación" la incorporación deideas y medidas de terceros.

Una perspectiva que el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, no comparte en absoluto, para empezar porque, en su opinión, "el bipartidismo y las mayorías absolutas en sí mismas no son buenas ni malas". Según el diputado nacional, "aveces hay programas electorales que arrasan y la confianza de la sociedad procura mayorías, que también es democracia". Aunque Casado también reconoceque "España es un país de pactos", política que su partido defiende "si los principios y valores entre partidos" lo permiten. Precisamente el PP está en estos momentos acelerando la reforma de la ley electoral para que gobierne la lista más votada, una iniciativa que sus compañeros no ven con buenos ojos.Según Sergio Pascual, "no se pueden cambiar las reglas cuando uno quiere". Sin embargo, el PP insiste en su objetivo:"Lo que no tiene sentido es que gobierne la suma de los perdedores", afirmael responsable de comunicación de Génova.

También en favor de los pactos se pronunciala portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, quien aseguraque una de las principales máximas de la formación 'naranja' es "mejor un acuerdo que un mal juicio". Eso sí, la abogada recuerdalas condiciones de Ciudadanos: "Somos muy duros negociando. Pedimos los mismos requisitos para todos los territorios y los principales son la transparencia y la lucha contra la corrupción".

A pesar de recibir quejas por parte de sus rivales acerca de los gobiernos que el partido de Albert Rivera ha permitido formar tras las eleccionesautonómicas, comoexpresó Casado, por ejemplo, al afirmar que han sido "menos exigentes en Andalucía que en la Comunidad de Madrid", Villacís se mostró firme: "Pedimos lo mismo en todas partes". La portavoz de C's en el Consistorio reconoceque la filosofía de su partido piensa que pactar es "democrático y sano"y animaal resto de fuerzas a que se acostumbren porque es la "nueva forma de hacer política". De hecho, Villacís sólo descartalos pactos con Podemos, tras las generales,mientras que aseguraque, siMariano Rajoy o Pedro Sánchez necesitaran el apoyo de Rivera para gobernar, "estarían en la misma situación" y deberían someterse "a las mismas condiciones".

La diputada nacional y secretaria de Ciencia y Participación del PSOE, María González Veracruz, apostillatambién lo positivos que han sido los pactos para España durante todos los años de democracia. "Quiero resaltar que los grandes avances en este país se han conseguido a través de acuerdos", aseguró mientras recordaba que "nunca un Gobierno socialista ha hecho una ley educativa sin acuerdos". Veracruz remarcólas líneas rojas de su partido: "Nunca pactaremos con PP ni Bildu", descartando por completo la posibilidad de un gobierno de gran coalición: "Eso jamás ocurrirá por parte del PSOEdespués de estos cuatro años de sufrimiento", señaló mirando al 'popular' Pablo Casado. A pesar de ello, sí reconoceque los grandes temas que afectan a la sociedad como laeducación, sanidad y justiciadeben ser objeto depactos de Estado. La socialista insistetambién en que no se trata de seguir debatiendo sobre el efecto del bipartidismoo analizar cuántos partidos entras en las instituciones, "sino de cambiar realmente nuestra relación con los ciudadanos y hacer una nueva política".

Cataluña despierta distintos puntos de vista

Es el tema de máxima actualidad. Se acaba de conformar una lista unitaria por Convergència y ERCque, aunque podría no alcanzar la mayoría absoluta en las elecciones de septiembre, una gran coalición con la CUP terminaría garantizándola. El futuro en Cataluña también está por escribir y las grandes fuerzas nacionales tienen voz y voto.

En un mismo lado se encuentran Ciudadanos y PPcompartiendo una línea infranqueable: el nacionalismo. Begoña Villacís se mostró muy clara al respecto: "Probablemente propiciaríamos una confluencia de fuerzas no nacionalistas". El 'popular' Pablo Casadoaseguró que, además de la estrategia judicial que Génova maneja para frenar el desafío soberanista, si gana los comicios esta lista unitaria sus representantesafirman que en unos meses declararán la independencia;en el PP abordan la situación con máxima tranquilidad y confianza: "España no se va a romper. Antes se rompería Cataluña, como ya está ocurriendo".

En cuanto a Podemos, Sergio Pascualafirmó que la apuesta de su partido para Cataluña se establece en el marco de un debate constituyente, que pasaría por una reforma de la Carta Magna para que cada una de las "nacionalidades históricas que se sienten agraviadas, seguramente por culpa del PP", pasen a sentirse "escuchadas". Eso sí, Pascual aseguró que Podemos, en ningún caso "comparte el plan de Artur Mas". La socialista María González Veracruz planteó la urgencia de "fórmulas de unión entre España y Cataluña" para dejar de "tensar la cuerda", que es lo que han estado haciendo Mas y Rajoy. Para la diputada, la única vía, "aunque suene inocente", es "recuperar el cariño" y, en la misma línea de Podemos, reformar la Constitución.

Cada partido tiene una visión y sus propias condiciones, pero si en algo coinciden todos es en aceptar que el actual panorama político español no contempla más mayorías absolutas y la gobernabilidad tras las elecciones generalesestará sujeta a pactos entre las distintas fuerzas. Precisamenteel debate que gira en torno a los partidos emergentesyel futuro político entre el cambio y el inmovilismo fue lo que este jueves motivó la mesa redonda organizada por El Confidencial y el Banco Sabadell, en la que participaron representantes de los cuatro grandes partidos actuales.

Pablo Casado Begoña Villacís
El redactor recomienda