los anuncios de rajoy centrarán la conferencia

Cospedal se reserva abrir el debate sobre regeneración, aforados e incompatibilidades

En la conferencia del PP se hablará de casi todo, hasta de primarias, pero los anuncios importantes quedan para Rajoy y los principales debates estarán enmarcados por Cospedal

Foto: La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)
La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)

En la Conferencia Política del Partido Popular se hablará de casi todo, hasta de las primarias y porque “están de moda”, como dice Mariano Rajoy; pero los anuncios importantes los hará el presidente para cerrar la asamblea y el enunciado de los debates internos quedan para la secretaria general, María Dolores de Cospedal. La número dos del PP abordará cuestiones de la llamada “regeneración democrática” (institucional e interna) como la reducción de aforados o las incompatibilidades en el desempeño de altos cargos.

En la dirección del PP insisten en que la conferencia será “muy abierta” para que los dirigentes, militantes e invitados puedan plantear cuantos asuntos quieran. Y al mismo tiempo recuerdan que todas las ideas aportadas se podrán tener en cuenta pero que los cambios en la organización del partido se tienen que aprobar en un congreso nacional (el próximo toca a principios de 2016) y las propuestas dirigidas al electorado en el programa que tendrán que hacer a partir de septiembre.

La expectación interna está sobre todo en los anuncios concretos que hará Rajoy en la conferencia, tanto de aprobación inmediata por el Consejo de Ministros como de inclusión en el proyecto de Presupuestos del Estado. Se trata de nuevas rebajas de impuestos, aumento de las inversiones en infraestructuras, ayudas a las familias, más fondos para la dependencia subidas de pensiones. Es la llamada “agenda social” que el Gobierno quiere impulsar como argumento práctico para reconciliarse con las clases medias antes de las elecciones generales del próximo otoño.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (EFE)
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (EFE)

Antes de esos anuncios de Gobierno, María Dolores de Cospedal abrirá la asamblea con un discurso en el que dejará planteado el debate sobre medidas de regeneración de las instituciones y del funcionamiento del propio partido. En fuentes de la dirección del PP apuntan que la secretaria general, puede recuperar el viejo proyecto, no acometido desde el Gobierno por falta de competencias en el ámbito autonómico, de reducir drásticamente el número de políticos y altos cargos con aforamiento.

El Ejecutivo de Rajoy manejó la posibilidad de acometer esos cambios en su ámbito, la administración central, pero la situación más peculiar sigue siendo la de los casi 1.200 de parlamentarios autonómicos, equiparados a diputados y senadores a la hora de enfrentarse a los tribunales. Sólo pueden ser enjuiciados por el tribunal superior de justicia del ámbito regional.

En la conferencia del PP también está previsto que se abra el debate sobre el problema de las incompatibilidades de cargos. Los estatutos del partido establecen el principio de “un dirigente, un puesto de responsabilidad”, pero como la dirección está facultada para establecer excepciones se habían multiplicado los casos de diputados y senadores que eran alcaldes o concejales.

Después de la debacle electoral del 24-M no han quedado casi parlamentarios con puesto añadido y en sectores de la organización consideran que es la hora de acotar aún más las excepciones ante la drástica reducción del poder autonómico y local que ha sufrido el partido. Además, hay Comunidades autónomas como la de Andalucía que prohíben a los alcaldes ser diputados regionales al mismo tiempo.

Sobre el debate de las elecciones primarias para la elegir a los dirigentes, el escepticismo es total en medios de la dirección y de los grupos parlamentarios

Sobre el debate de las elecciones primarias para la elegir a los dirigentes, el escepticismo es total en medios de la dirección del partido y de los grupos parlamentarios. Admiten que conviene “democratizar” todo sistema de elección y quitarse el cartel del “dedazo” en los nombramientos, pero no les parece serio ni práctico montar las “operaciones de imagen” del PSOE o de los partidos emergentes para presentarse como ejemplo de transparencia y participación.

Insisten en el PP en que las primarias de los socialistas, Podemos o Ciudadanos son un engaño porque, a la hora de la verdad, nadie puede concurrir sin el apoyo del aparato por la vía de exigir una cifra de avales que sólo está alcance de quien decida ese aparato, central o local. Según los estatutos del partido, los militantes eligen directamente a los compromisarios que acuden a los congresos y son esos compromisarios electos los que deciden después sobre la dirección del partido. Igual que hace los ciudadanos cuando votan a los diputados, no directamente al candidato a jefe del Ejecutivo.

El cargo de presidente lleva asociado el de candidato a la presidencia del Gobierno y así se evita la bicefalia. Hasta ahora, sólo el dirigente del PP de Madrid Íñigo Henríquez de Luna (fiel a Esperanza Aguirre) ha defendido en público el sistema de las primarias. Rajoy suele despachar el asunto con ironía al comentar que ya sabe que están de moda pero que en los partidos que presumen de ello luego ni se celebran. El último caso es el de Pedro Sánchez con su proclamación para optar a las generales y su anterior golpe en Madrid para quitar en Madrid a Tomás Gómez y nombrar candidato a Ángel Gabilondo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios