Génova quiere renovación ante las generales

El PP insta el relevo de Bauzá y busca la fórmula para 'renovar' a Aguirre y Fabra

La dirección del PP se niega autorizar congresos regionales antes de las próximas elecciones, pero busca cómo dar salida a sus barones derrotados el 24-M que quieren retirarse

Foto: El presidente del PP balear, José Ramón Bauzá. (EFE)
El presidente del PP balear, José Ramón Bauzá. (EFE)

La dirección del Partido Popular se niega autorizar congresos regionales antes de las próximas elecciones, pero al mismo tiempo busca cómo dar salida a sus barones derrotados el 24-M que quieren reitirarse. En el caso Baleares, desde la sede de Génova han pedido al PP de las islas que nombre antes de las vacaciones a la persona o equipo que se pondrá al frente de la organización en lugar de José Ramón Bauzá para afrontar las elecciones generales. Para Madrid y la Comunidad Valenciana, también buscan fórmulas para dejar en segundo plano a Esperanza Aguirre y Alberto Fabra con el objetivo de garantizar la movilización del partido a partir de septiembre y ofrecer imagen de renovación.

En fuentes del comité ejecutivo se resisten a hablar de "gestoras" porque no quieren señalar desde la dirección a los dirigentes que consideran más cualificados para afrontar esa etapa de transición hasta que se puedan convocar los congresos regionales, siempre después de los comicios del próximo otoño, e incluso del congreso nacional que toca celebrar entre enero y febrero de 2016. Son las órdenes transmitidas por Mariano Rajoy a través de María Dolores de Cospedal después de la debacle de las elecciones locales y autonómicas ante el empeño de varios de los barones y lideresas perdedoras en reunir las asambleas regionales para irse o para renovar la organización.

Bauzá asume responsabilidad y dejará la presidencia del PP de Baleares

En la sede de Génova consideran que el objetivo prioritario ahora es afrontar las elecciones generales sin generar problemas añadidos. Pero cada caso regional es distinto. Bauzá fue el primero en defender la idea de un congreso regional para irse de la presidencia del partido (aunque con destino al Senado) y se ha enfrentado a un movimiento de alcaldes y cuadros del partido que quieren que lo haga cuanto antes. En la dirección nacional no quieren conflictos internos y el nuevo responsable de organización, Fernando Martínez Maíllo, ha instado a Bauzá y a sus oponentes a que se pongan de acuerdo para nombrar un presidente provisional o un equipo directivo que se haga cargo de la organización hasta final de año.

En Madrid a Esperanza Aguirre también le han dicho que se olvide de su plan de hacer un congreso extraordinario en el que no iba a optar a la reelección, pero en la dirección nacional admiten que no quieren enfrentarse a los comicios con la lideresa en primera fila en una circunscripción clave. Insisten en fuentes de los populares que lo de menos es la presidencia porque el PP en Madrid lo que necesita es volcarse en la movilización de los cuadros y militantes desde septiembre. No quieren hablar de gestora pero le dan vueltas a la idea de que haya al menos un equipo que garantice esa movilización y que se vuelque en la campaña ya.

Los dirigentes populares Alberto Fabra (c) y Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. (EFE)
Los dirigentes populares Alberto Fabra (c) y Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. (EFE)

Aguirre se dedica de momento a sus responsabilidades en el Ayuntamiento de Madrid y el secretario general del partido es Ignacio González, sin cargo institucional después de dejar la presidencia de la Comunidad. No entró en ninguna lista. En clave de imagen, la apuesta será clara: Cristina Cifuentes a todas horas como la mejor figura que puede representar un PP madrileño renovado que dé soporte a la candidatura para las generales. Rajoy concurre a las elecciones por Madrid.

El caso de Alberto Fabra es distinto. Dista de controlar la organización regional de la Comunidad Valenciana como hace Aguirre en Madrid y empieza a tener una contestación interna casi como la de Bauzá en Baleares. Fabra también aspira a ser senador desde este mes y en Génova, de acuerdo con amplios sectores de la organización regional, prefieren que pase a segundo plano para que deje todo el protagonismo a la actual coordinadora general del partido, Isabel Bonig. Pero está por decidir con qué cargo además del papel que puede jugar en la transición Rita Barberá.

Frente a las interinidades más conflictivas de los dirigentes regionales de salida está el caso de Luisa Fernanda Rudi al frente del PP aragonés. Tiene la confianza plena de la dirección para que prepare su propia sucesión ante el congreso regional de 2016 y para que afronte antes el reto de las elecciones generales de este otoño.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios