con su mano derecha dirigiendo la campaña

Rajoy asume la coordinación Gobierno-PP y zanja la pugna eterna Santamaría-Cospedal

Los dirigentes populares ya no podrán culpar a la pugna entre la vicepresidenta y la secretaria general de la incomunicación entre el Ejecutivo y la sede de Génova

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy en el Congreso de los diputados (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy en el Congreso de los diputados (EFE)

Mariano Rajoy ha cambiado la estructura y algunas caras de la dirección del PP para afrontar las próximas elecciones generales, pero sobre todo se ha puesto al mando directo y personal del aparato y, de paso, ha zanjado un viejo problema del Gobierno: la descoordinación con el partido. Los dirigentes populares ya no podrán culpar a la pugna entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, de la incomunicación entre el Ejecutivo y la sede de Génova porque él mismo pasará a presidir el comité de dirección, “como si fuera el Consejo de Ministros”.

El anuncio de introducir cambios en sus equipos “poco a poco” que hizo Rajoy después de la debacle electoral del 24-M se empieza a hacer realidad en la dirección, pero sin romper los equilibrios que tanto le gusta guardar. La continuidad de Cospedal en la Secretaría General, confirmada en pleno trauma interno por los resultados de los comicios, se compensa ahora con una renovación casi total de los vicesecretarios, con caras nuevas y de jóvenes duchos en las tareas del debate y la comunicación.

Puestos en marcha los cambios en el PP, quedan pendientes los del Gobierno

Se recupera la vicesecretaría de Comunicación para Pablo Casado, uno de los cambios 'cantados', y se crea una nueva Sectorial para Javier Maroto, exalcalde de Vitoria. La vicesecretaría que hasta ahora llevaba Esteban González Pons es para Andrea Levy, joven, procedente de Cataluña y también curtida, como Casado, en las tertulias y en las redes sociales. En la vicesecretaría de Organización se sitúa Fernando Martínez Maílloprocedente de Zamora y que contaría con el beneplácito de Cospedal. Los cambios de vicesecretarios no han afectado al más veterano de ellos: Javier Arenas. El exvicepresidente del Gobierno y exsecretario general del partido continúa al frente del área de Política Autonómica y Municipal de la dirección.

Floriano, el gran señalado

Sólo sale perdiendo Carlos Floriano, inevitable baja como número tres del partido y responsable de las dos últimas campañas electorales: las europeas de mayo del pasado mayo y las locales y autonómicas. Nadie le culpa directamente de los malos resultados, y ayer fue despedido del cargo entre grandes aplausos, pero se había convertido en la cara de los retrocesos del PP.

Rajoy destacó que han sido peores los resultados en "términos de poder real (tras los pactos) que en número de votos", y que el PP, por tanto, sigue siendo la fuerza más votada aunque se haya quedado en muchas ciudades y comunidades "a un solo escaño o un solo concejal de poder seguir gobernando en ellas". "No podemos defraudar a todos esos votantes: somos la primera fuerza política", ha insistido Rajoy. Y quiso dejar claro que el voto "se ha perdido por el centro y por la abstención". ¿Por qué? Es obvio que muchos se sienten defraudados: hemos pedido muchos esfuerzos a los españoles y sólo ahora se ven los resultados. No quedaba otro remedio, pero el remedio era muy duro: pérdidas de empleo, de ahorros, impuestos...", ha añadido Rajoy. "Hemos hecho lo importante, pero no es suficiente".

Rajoy asume en clave interna la responsabilidad general en el desgaste por el coste de impopularidad de las reformas o la factura en imagen por los casos de corrupción, pero es el presidente del Gobierno y alguien por debajo de él tenía que pagar por la magnitud de los fracasos en las urnas. Cospedal, en su doble función como delegada en la sede de Génova y como presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha, que se ha quedado a un puñado de votos de renovar su mayoría absoluta, también queda al margen de los relevos. No estuvo al frente de la campaña.

Si Floriano era hasta ahora la mano derecha de Cospedal en el aparato para asuntos de organización y campañas, el jefe del Ejecutivo zanja ese relevo con el nombramiento de su director de gabinete en la Moncloa, Jorge Moragas. En fuentes del PP apuntan el dato de que Rajoy, responsable directo de varias campañas del partido como la de la mayoría absoluta de José María Aznar en 2000, toma el control directo de esta a través de Moragas, que no es ni de los fieles de Cospedal ni de la vieja guardia de Génova.

Cospedal no entrará en el Gobierno

El presidente del Gobierno no citó a Cospedal en su discurso ante el comité ejecutivo para comunicar los cambios. Sólo habló de los vicesecretarios salientes y entrantes y del director de campaña. En medios de Génova insistieron en que no tenía nada que decir porque los anuncios no afectaban a la secretaria general. Está descartado que pueda entrar en el Gobierno y prepara ya su intervención en el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha convocado para la investidura de Emiliano García-Page.

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)
La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. (EFE)

En fuentes del PP se sigue insistiendo que los cambios en el Ejecutivo serán mínimos. Descartada la entrada de Cospedal, las fuentes consultadas insisten en limitarlo a la salida de José Ignacio Wert y dar más visibilidad y peso político mediante su sustituto, lo que podría suponer un intercambio de carteras. Ahora, la incógnita es saber cuándo se anunciarán. Este domingo es la proclamación de Pedro Sánchez como candidato del PSOE en un acto oficioso de inicio de campaña. Y no son pocos los que creen que será un buen momento para intentar opacarlo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios