Análisis de la derrota

Díaz ignora la renovación que pide Ferraz: "Al PSOE no lo pone de rodillas nadie"

La líder socialista deja claro que seguirá al frente del partido ante las próximas municipales y carga sobre Cs el peso de un acuerdo con Vox: "Rivera debe decidir si es Macron o Salvini"

Foto: La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, recibe los aplausos de los miembros de la ejecutiva en la reunión del Comité Director. (EFE)
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, recibe los aplausos de los miembros de la ejecutiva en la reunión del Comité Director. (EFE)

La líder del PSOE andaluz y presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, compareció este lunes por la tarde ante el Comité Director de su partido, el máximo órgano entre congresos, tras la derrota del pasado 2 de diciembre. Díaz no piensa dimitir ni mentó la renovación que le exige Ferraz. Tras recibir un sonoro aplauso, la dirigente del PSOE andaluz aseguró que va a intentar formar Gobierno y abrirá negociaciones con todos los partidos excepto Vox. “Soy la candidata del partido con mayor respaldo electoral”, sostuvo. “Al PSOE no lo pone de rodillas nadie”, agregó.

De momento, la cura de humildad que muchos piden en las filas socialistas después de la caída del PSOE en las urnas el pasado domingo ni se ve ni se escucha. Díaz se mostró fuerte y dejó claro que va a seguir al frente del partido para las próximas municipales, en el superdomingo de mayo, ayudando, dijo, para que los alcaldes socialistas recuperen la pérdida de votos del pasado domingo y quienes se han quedado en casa “entiendan la importancia de ir a votar”.

Díaz ya dejó claro en la ejecutiva del día después de las elecciones andaluzas, y pese a los amagos de Ferraz de intervenir en Andalucía para imponer “la renovación” del partido, que no piensa dar un paso a un lado. Reivindica su victoria electoral para defender una ‘operación Vara’, poniendo como ejemplo que el presidente de Extremadura perdió en 2011 pero continuó como líder del PSOE de Extremadura, renovando su mandato en un congreso regional y volviendo a lograr la Junta en 2015.

A puerta cerrada, hubo algunas voces críticas. Fuentes de la reunión aseguraron que uno de los principales sanchistas en Andalucía, el delegado del Gobierno, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, intervino para dar su apoyo a que la candidata socialista intente formar gobierno pero exigió que el PSOE andaluz vuelva a "resintonizar" con el federal ante las próximas municipales y generales. Desde el sector sanchista piden "un partido inclusivo" y diálogo y "generosidad" para "no fracturar" el PSOE.

Hasta ahora Díaz, que intentará formar Gobierno pero que no tiene posibilidades de volver a ser presidenta, maniobra para quedarse como líder de la oposición en el Parlamento y desoye las voces que desde el entorno de Pedro Sánchez le piden cambios en el partido. De hecho, la dirigente socialista ha encontrado el respaldo de otros barones que temen que lo sucedido en Andalucía se extienda en otros territorios y reciban el voto de castigo por el papel de Pedro Sánchez en Cataluña y su pacto de investidura con los independentistas. En el grupo parlamentario del PSOE no hay ni un solo afín a Sánchez.

El análisis

La líder del PSOE andaluz admitió por primera vez "sin paños calientes" que pueden perder el Gobierno andaluz y analizó cinco puntos que pueden haber provocado la caída del PSOE de 47 a 33 diputados. La crisis económica y el deterioro de los servicios públicos, los 37 años del PSOE en la Junta, el incremento de la abstención y el hecho de que se hayan duplicado los votos nulos como síntoma del descontento de la izquierda, que mayoritariamente se quedó en casa mientras que los votantes de derecha se movilizaban, la corrupción con el caso ERE y dos expresidentes en el banquillo. Y sobre todo, insistió Díaz, la política nacional y Cataluña, dejando claro que solo han crecido los dos partidos, Cs y Vox, que han hecho de este asunto el eje central de su campaña. “Comparto con Borrell su análisis de lo ocurrido”, dijo escudándose en el ministro de Exteriores para lanzar una crítica al Gobierno de Sánchez respecto a Cataluña. “Doy todo mi apoyo al Gobierno en estos momentos”, puntualizó sobre las revueltas y las nuevas embestidas del presidente de la Generalitat, Quim Torra. “Estaré siempre en la defensa del Estado de derecho, de la Constitución y de la unidad de España”, agregó.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Susana Díaz insistió en hacer las cuentas sobre las mayorías del Parlamento ignorando a Vox, con 12 escaños fruto del voto de 398.000 andaluces. Si se excluye a Vox, repitió, la izquierda de PSOE y Adelante Andalucía suma 50 escaños frente a los 47 de PP y Cs. Descargó en Cs la decisión de pactar con un partido "xenófobo, homófobo, racista y que justifica la violencia hacia las mujeres", como se refirió a Vox. "Rivera tiene que decidir si quiere ser Macron o Salvini", sostuvo. Mientras que Cs pide la abstención del PSOE para que salga adelante un Gobierno de PP y Cs sin necesitar los votos de Vox, la líder socialista insiste en que es ella la más votada y la que ha ganado las elecciones, y exige la abstención de Cs. El Comité Director continuó a puerta cerrada tras la intervención de Díaz.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios